Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Muere Sean Connery a los 90 años

Farándula

Muere Sean Connery a los 90 años

No quiso seguir siendo James Bond pero en cierto modo y para todos sus seguidores, lo fue toda su vida

Connery se había retirado de la actividad pública y en 2003 había puesto fin a una carrera de medio siglo como actor.

A lo largo de 49 años de carrera cinematográfica, que inició en 1954, Connery  interpretó decenas de películas, como el inicio de la saga James Bond. También intervino en éxitos como ‘Indiana Jones y la Última Cruzada’, ‘El Nombre de la Rosa’ o ‘La Caza de Octubre Rojo’. . Pero también títulos ‘malditos’ como ‘Zardoz’.

Nacido en Edimburgo, Reino Unido, Thomas Sean Connery llegó al cine tras desempeñar diversos trabajos menores, como lechero, camionero, o alistarse en la marina británica. Antes de llegar a la fama, se dedicó buena parte de su vida a ser modelo, ayudado por los 1,90 m que medía.

Se le aconsejó probar en la interpretación y pasó al teatro y al cine. Consiguió su primer papel en ‘Liliacs in the Spring’ (1954), como poco más que un extra, y el primero como secundario en ‘No road back’ (1957) en la que interpretó a un gangster de poca monta. Fue ya coprotagonista en ‘Brumas de Inquietud’ (1958).

Pese a todos esos papeles, el éxito le llegó en la película ‘Doctor No’ (1962), la primera gran producción cinematográfica con el personaje de James Bond como protagonista. Las novelas sobre Bond, espía y agente secreto creado por el escritor británico Ian Fleming, eran ya un éxito mundial y tras algunas adaptaciones menores a televisión y cine se pensó en una producción de alcance. El personaje estaba pensado para Cary Grant, según es fama, pero este no lo aceptó. Sean Connery tuvo con él un éxito arrollador.

La conquista de James Bond

Sean Connery interpretó a James Bond en seis películas, y fue el actor que creó el modelo del personaje. Abandonó la serie tras Diamantes para la Eternidad (1971) por miedo a ser encasillado, pero no pudo evitar que en el futuro se reconociera, sino como el mejor James Bond, sí como el baremo de los demás actores que le han sucedido en el personaje.

Tras abandonar la serie del Agente 007, Sean Connery quedó siempre asociado a grandes producciones y películas con mayor o menor grado de acción. Sobre todo en los años 70 intervino en todo tipo de producciones. De ciencia ficción ‘maldita’ como ‘Zardoz’ (1974), la aventura polar ‘La Tienda Roja’ (1971), el ‘remake’ espacial de ‘Solo ante el Peligro ‘Atmósfera Cero’ (1981), o ‘El gran Robo del tren’, la primera película de relevancia de Michael Critchon.

Todas estas películas tuvieron alcance limitado, pero Connery intervino también en producciones que pasarán a la historia del cine: la aventura colonial ‘El hombre que pudo reinar’ (1975), fue un Robin Hood crepuscular en ‘Robin y Marian’ (1976), el inolvidable Guillermo de Baskerville en ‘El nombre de la Rosa’ (1986), volvió a ser un James Bond de edad madura en ‘Nunca digas nunca Jamás’ (1983) y en películas como ‘Los Inmortales’ (1986), ‘Indiana Jones y la última cruzada’ (1989) ‘Robin Hood príncipe de los ladrones’ (1991) o ‘Los Intocable de Elliot Ness” (1987) fue un secundario que robaba todo el protagonismo cada vez que aparecía en escena.

La última película de Sean Connery

Su último trabajo como actor fue ‘La liga de los hombres extraordinarios’ (2003), en la que interpretaba al aventurero de ficción Alan Quatermain, en una suerte de cierre de círculo de su carrera. Curiosamente, con frecuencia interpretó personajes identificados con Inglaterra o el Reino Unido, pese a que él era políticamente nacionalista escocés, e hizo campaña a favor de la independencia de Escocia.

Ganó un Oscar como actor secundario por ‘Los Intocables de Elliot Ness’, dos BAFTA y tres Globos de Oro. Y tras su retirada rechazó papeles del nivel de Gandalf en ‘El Señor de los Anillos’.

Fue nombrado caballero del Imperio Británico en el año 2000. Realizó campaña a favor de la salida de Escocia de Gran Bretaña. Residió en Marbella e incluso protagonizó en 1972 un cortometraje para promocionar la Costa del Sol como destino para el turismo de golf, una de sus grandes aficiones.

Siempre se mantuvo en forma: en 1999 fue nombrado “el hombre más sexy del siglo”. Connery, de hecho, era también muy buen futbolista pero aunque tuvo ofertas para ser profesional no quiso seguir ese camino pues pensó que su carrera acabaría con poco más de 30 años. Como actor, en efecto, se alargó hasta los 70 y siempre con éxito.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top