SÚPER recarga por solo $19.99 ¡Con todo!
Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

El día que el régimen le preguntó por su comida favorita a un pueblo sin opciones

Noticias de Cuba

El día que el régimen le preguntó por su comida favorita a un pueblo sin opciones

Al hacer esa publicación, el gobierno deja claro que su evento no está dirigido a los cubanos, y menos al cubano de a pie

Pastas. (Collage: Festival San Remo Music Awards Cuba-Facebook)

La página oficial de Facebook del Festival de San Remo en Cuba compartió una publicación que despertó la indignación de decenas de usuarios. (Collage: Festival San Remo Music Awards Cuba-Facebook)

Las muestras de cinismo del régimen de Cuba no son pocas. Desde culpar a Estados Unidos por todas las carencias de la Isla, hasta jurar que la Fiscalía actúa con legalidad y respeto a los derechos humanos.

O incluso su victimización sobre un supuesto “terrorismo cultural” por la señalización de sus abusos, mientras alberga en su territorio a miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) responsables de un verdadero acto terrorista, que dejó 23 muertos y más de 80 heridos, protegiéndolos de la justicia colombiana.

Quizás como estamos acostumbrados a las anteriores, la exhibición de descaro del pasado 31 de enero en la página oficial del Festival de la Canción San Remo ha sido la más impresionante, al menos esta semana.

La página oficial de Facebook del Festival de San Remo en Cuba compartió una publicación alusiva a Italia, país del que es originario el evento, y que despertó la indignación de decenas de usuarios, básicamente todos los que la han visto.

Aunque la publicación data del 31 de enero, recién se viralizó debido al poco seguimiento que tiene el festival entre los cubanos, que lo rechazaron -no sin razón- desde que se anunció.

El festival en sí ha resultado una muestra de la capacidad económica, logística y material del régimen, que a pesar de esta se ningunea y autocompadece al momento de rendir cuentas, excusándose en una supuesta falta de recursos para hacer realidad cualquier mejora a la calidad de vida de sus ciudadanos.

Pero la publicación se enfocó a solo una de diferencias entre gobernantes y gobernados: la comida a la que tienen acceso, que conocen y que, por tanto, desde el privilegio, pueden preferir.

Con unos datos curiosos sobre el alimento más popular de Italia, la pasta, el texto pide al usuario señalar cuál prefiere, con una reacción de “me gusta” si son los ravioles, o de “me encanta” si es el fusilli. Dos tipos de pasta con un corazón y un dedito para distinguirlos y que bien podrían ser cualquier otro tipo de alimento, la reacción habría sido la misma.

Y es que mientras los cubanos tienen que formarse por horas afuera de las bodegas para conseguir apenas lo básico -como el pan, o el aceite, o la harina de trigo- el gobierno, organizador del evento, cuestiona cuál podría ser su tipo de pasta favorito, cuál su forma preferida de prepararla.

Los ciudadanos, que denuncian continuamente la falta de alimentos en la Isla, no conocen los platillos en las fotografías: los ravioles, servidos muchas veces rellenos de carne, a la que no hay acceso sino en las tiendas en dólares y por el salario de un mes. Las múltiples especias de las pastas, y los vinos con los que pueden acompañarse. Los quesos para rallar sobre los platos.

Considerando el estricto sistema con el que el gobierno controla lo que los cubanos pueden y no comer -dándose el lujo de cancelar libretas de abastecimiento porque sabe que faltan miembros en casa- resulta imposible que desconozca que sus ciudadanos no tienen acceso a más de un tipo de pasta, y que si la consiguen no se encuentra preparada ni de cerca a cómo lo muestran las fotografías.

No parece tampoco que le sea ajeno que sus ciudadanos además no tienen acceso a lo que podría encontrarse en la muestra gastronómica del festival, a los mariscos de lujo o la carne de res.

Aunque en las tiendas en MLC hay algunos productos más, ni estos son suficientes para preparar la gran variedad de pastas mencionadas, además de que se ofertan en dólares, una divisa a la que pocos tienen acceso y que la semana pasada alcanzó los 100 pesos cubanos en el mercado informal.

La realización del Festival San Remo en La Habana ha sido una burla para los cubanos desde el momento en que se anunció, con millones de pesos despilfarrados en una máscara para ocultar la imagen de represores de sus dirigentes, mientras las necesidades del pueblo quedan fuera de la agenda pública una vez más.

Sin embargo, con esto queda patente -otra vez- que la prioridad del régimen sigue siendo el turista extranjero. Al hacer este post, el gobierno deja claro que su evento no está dirigido a los cubanos, y menos a los de a pie, como tampoco lo estaba la “inocente” encuesta sobre nuestras pastas favoritas.

Tanto la publicación, como todo el festival ha estado destinado desde el inicio a ese público extranjero, el que tiene dinero para pagar los lujos que el régimen les reserva limitando la inversión en su propia gente; el que sabe qué lujos pagar porque viene de lugares en los que no tienen que formarse cuatro horas por un litro de aceite, donde este tipo de encuestas sí resultan inofensivas porque, no solo es posible, sino que es normal tener más de una opción a la hora de la comida.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top