Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

El socialismo cubano busca salvarse con doctrinas capitalistas (una vez más)

Noticias de Cuba

El socialismo cubano busca salvarse con doctrinas capitalistas (una vez más)

El modelo cubano busca sobrevivir con fórmulas de libre mercado

Cuentapropistas podrán importar y exportar, pero solo a través de una empresa estatal

Mercado agropecuario de cuentapropistas cubanos. (Foto ilustrativa: Periódico Cubano)

Cuba es un país de eufemismos, donde a la crisis económica se le llama “período especial” y a las terapias de choque estilo FMI: “tarea ordenamiento”.

Un lugar donde el pujante sector privado trata de convertirse en algo que no existe. No hay “empresarios”. Solo “cuentapropistas”, algo así como “autónomos” o “autoempleados”.

Sin embargo llamar las cosas por su nombre o hacer el uso de un lenguaje comercial puede resultar algo confuso en la isla, debatir sobre los “cuentapropistas” es entender de alguna manera que paradójicamente el 40% de la población de una economía comunista tenga tipo de ingreso del sector privado o de la economía sumergida.

Esas paradojas son reflejo de un sistema como el cubano, en el que el ciudadano de a pie engaña a su jefe, que suele ser el Estado, que a su vez le engaña a él, y los dos engañan a sus clientes, que tienden a ser el Estado, que a su vez les engaña a ellos, y todos saben que los otros les engañan, y todos también saben que los otros saben que ellos les engañan.

Es la corrupción institucionalizada como forma de supervivencia.

En enero, el Gobierno acabó con la locura del sistema monetario dual, que establecía dos divisas principales, el peso (para los cubanos) y el peso CUC (convertible, para los extranjeros que visitan la isla, a un tipo de cambio con las divisas extranjeras).

A partir de este año, solo se mantendrá el peso normal, a un tipo de cambio de 24 unidades por dólar. Es una devaluación monstruosa para los “cuentapropistas”, y el reconocimiento de que la economía cubana está, una vez más, colapsada.

Y más que lo va a estar, porque La Habana ha anunciado recortes en los subsidios a las empresas estatales.

El siguiente paso será la apertura económica. Hasta ahora, solo se permitía a los cuentapropistas en 124 sectores de actividad. A partir de ahora, lo que el Gobierno cubano va a hacer no es decir dónde autoriza la iniciativa privada, sino dónde no la permite.

Esas medidas forman parte del viejo manual de instrucciones de los regímenes comunistas, en el que juega un papel destacado dejar vía a la iniciativa privada cuando la economía se derrumba.

Lo hizo Fidel Castro, cuando el colapso de la URSS dejó a Cuba sin su “subvencionador”.

Y lo están reiterando, Raúl, y su número dos, Miguel Díaz-Canel, después de que el PIB se desplomara un 11% el año pasado por el efecto combinado, del colapso de Venezuela, la caída de las remesas de los emigrantes y exiliados, el hundimiento del turismo por el Covid-19 y las sanciones de EEUU.

Es una reforma fruto de la desesperación, no de la convicción. Y, como tal, su único objetivo es que garantizar la supervivencia de ese modelo comunista en el que el 40% de la población vive del sector privado.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top