Connect with us
PERIÓDICO CUBANO

PERIÓDICO CUBANO

Exclusiva entrevista con Bonco Quiñongo, un artista cubano comprometido con la libertad de la Isla

FARÁNDULA

Exclusiva entrevista con Bonco Quiñongo, un artista cubano comprometido con la libertad de la Isla

“Pasé por cosas muy tristes y solo”, asegura el humorista a este medio

Boncó Quiñongo revela la causa de por qué le prohíben entrar a Cuba

Boncó Quiñongo ha sido uno de los artistas que más ha utilizado su fama para visibilizar la situación de Cuba. (Foto: Boncó Quiñongo – Instagram)

Tras años de sacrificio y mucho trabajo, sigue siendo uno de los humoristas más queridos por el público. Su innegable talento, risa contagiosa y “eterna juventud”, han colocado a Bonco Quiñongo en un lugar irremplazable en el corazón de millones de cubanos.

Sobre cómo fueron sus primeros pasos al irse de la Isla y todo lo que ha logrado desde entonces, hasta sus más recientes proyectos, fueron revelados por el humorista, en exclusiva para Periódico Cubano.

Conrado Cogle, se iniciaría profesionalmente en el difícil arte de hacer reír, con el grupo humorístico Pagola la Paga. Sería aquí donde conocería a quien, a día de hoy, es uno de sus más grandes amigos, su colega Geonel Martínez, recordado por su personaje de “Gustavito” y otros exitosos colegas como Antolín el Pichón (Ángel García).

Bonco junto a Gustavito (Geonel Martínez) y Antolín (Ángel García).

Tanto Martínez como García, formarían parte, junto a Bonco, Ulises Toirac y Osvaldo Doimeadiós, del elenco de uno de los programas que marcó un antes y después en la televisión cubana, el popular espacio conducido por Carlos Otero, Sabadazo.

Justamente, el personaje que interpretaba aquí, el cual era una representación del tipo “guapo”, proveniente de un estrato social humilde, quien habla casi en un “dialecto” confundiendo y omitiendo parte de los sonidos, sería el que le valió el nombre por el cual Cogle es ampliamente conocido: “Bonco Quiñongo”.

Saliste de Cuba a España, justo cuando tu carrera se encontraba en uno de sus mejores momentos. ¿Cómo fueron esos inicios en un país en el que eras prácticamente desconocido?

Mis inicios fueron durísimos. Imagina lo que es llegar de un país en el que eres famoso a otro en el que nadie sabe quién eres. Te hago una anécdota para que tengas una idea.

La tripulación del avión en el que yo viajé hacia Madrid en 1999, me reconoció y me pasaron para primera clase. Como muestra de afecto, el capitán me invitó a ver el aterrizaje en cabina, que es una de las cosas más bellas que he visto en mi vida.

Pasé de eso, a llegar al aeropuerto de Barajas, nadie sabía quién era yo y me quitaron hasta unas cajas de tabacos que llevaba.

Empezar de cero siempre es difícil, cambiar el sentido del humor que estás acostumbrado a hacer. Pasé por cosas muy tristes y solo, porque no tenía a nadie allí.

Nunca olvidaré que llegué en diciembre, y el día 24, Noche Buena, me lo pasé caminando por las calles porque ninguna de las personas que conocía me podían invitar a estar en su casa porque, cubanos al fin, también vivían agregados.

Ese día comí en una hamburguesería, llorando como un niño, solo, en invierno. Fue muy difícil.

Llegaste a Miami y fuiste una de las primeras voces que, desde el exilio, abogó por un cambio en Cuba.  ¿Crees que se ha logrado algo desde entonces o los reclamos y denuncias siguen siendo los mismos casi 20 años después?

Yo llegué a este país de la mano de “Carlucho”, y si algo le tengo que agradecer, es que me puso cerca de la gente adecuada, amigos que aún conservo y los que moldearon el “Bonco” comprometido con la libertad de Cuba.

Gracias a “Pupi el Colorado”, un cubano que vino como parte de la operación Peter Pan, y a Ramón González, el exdueño de la emblemática discoteca Mistic, que me llevaron a visitar la Casa del preso y la Brigada 2506.

En esa oportunidad, Ramón me explicaba el por qué las nuevas generaciones de cubanos no respetaban la historia del exilio histórico. Y es que, en Cuba, nos habían tergiversado todo, nos habían dicho muchas mentiras, hasta en los libros de textos de las escuelas.

Por mediación de estos hombres, fue que conocí la historia de los plantados, de los presos políticos y de los expedicionarios de la brigada 2506. Esos que nos decían que eran mercenarios y, al conocerlos, supe que eran hombres de honor y, en esa época, niños que solo querían la libertad de Cuba y evitar que fuera la ruina que es hoy.

Me enseñaron que muchos eran jóvenes que sacrificaron su juventud y la de sus padres. Supe que Girón no fue “la primera gran derrota del imperialismo yanqui”, como nos repetían en Cuba, porque ahí no había ni un soldado americano.

Eso me impulsó a utilizar mi voz y mi popularidad dentro de la Isla para llevar el mensaje de la verdad oculta al cubano por parte de la dictadura.

Empecé a trabajar en Radio República, teniendo contacto con la disidencia dentro de la isla en el 2006, año en el que también formé parte de Radio Martí.

Gracias a ese activismo estuve dentro de la Casa Blanca dando una conferencia acerca del racismo en Cuba. Y no lo hice como influencer, sino como un artista cubano comprometido con la libertad de Cuba.

Y sobre si se ha logrado algo, creo que hemos conseguido que el cubano emplee la internet en pos de la lucha por la libertad, con el poder de la información.

Mi padre me decía “la información vale más que el dinero, por eso se puede ser chismoso, lo que no se puede es ser bretero”. El cubano mientras más conozca su historia más hará por defenderla.

Ahora son tiempos de información, por primera vez en muchos años, la dictadura ya no es dueña de los medios de difusión masiva y por eso, no puede confundir y adoctrinar masivamente al cubano.

Eso desató el 11 julio y todo lo que ha seguido.

¿Hacia dónde piensas que se dirige el futuro de Cuba? ¿Realmente el 11J fue la semilla de lo que pueda venir?

Sí, considero que Cuba se prepara para un próximo estallido social. Aunque la historia ha demostrado que los estallidos sociales en el país ocurren cada 15 años más menos.

Después de cada uno de ellos ha existido una ola migratoria. Debido a la información recibida por internet, a la actual crisis y falta de una figura con carisma que sepa guiar al pueblo, estoy seguro de que el próximo se dará antes.

¿Planes en el futuro inmediato?

Gracias a Dios y mis Santos, hoy me encuentro haciendo algo que me encanta y me trae muchísimas satisfacciones y bendiciones que es la radio con Ritmo 95 CUBATON y Más.

Ahí me siento laboralmente realizado junto a mi hermanito Franjio Useche y Yeto el “Más completo”, al que le digo que es mi hijo perdido.

Además, tengo mi show por las redes sociales, los martes y jueves, de 8:00 PM a 10:00 PM, donde acompaño al economista Manuel Milanés.

A estos dos proyectos se les une mi espectáculo en el Flamingo, el cual tendrá lugar el próximo 28 de octubre y se llama ‘El negrito de Oro’.

Y, por si fuera poco, estamos preparando un show junto a la influencer Imaray Ulloa, bajo el nombre ‘El bello y la Bestia’, que estaremos presentando el 20 de diciembre en República Dominicana.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por The Comedy Ring (@thecomedyring)

Suscríbete GRATIS para recibir noticias
Síguenos en Google News y recibe más noticias como esta

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top