TRIPLE CUBACEL | Manda 20 CUC y llegan 60 CUC a Cuba| Recarga ahora >
Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Ilegalidad y precios topados: el problema del alquiler en Cuba

Noticias de Cuba

Ilegalidad y precios topados: el problema del alquiler en Cuba

En la isla no hay una regulación de precios sobre las rentas de cuartos o viviendas, mucho menos un contrato que señale los derechos y obligaciones de los usuarios

La mayoría de los cubanos que buscan alquilar un cuarto es por estar más cerca de sus centros de trabajo (PERIÓDICO CUBANO)

La mayoría de los cubanos que buscan alquilar un cuarto es por estar más cerca de sus centros de trabajo (PERIÓDICO CUBANO)

Mariana, una española con residencia permanente en Cuba, asegura que vivir en La Habana en tema del alquiler, “es simplemente una locura”.

En declaraciones a Cibercuba, la mujer sostiene, por otro parte, que “hay muchísimas más opciones”. “Allá (España) estar alquilado es normal, es algo común y no hay que dar tantas explicaciones. Me vine para Santiago de Cuba porque me enamoré y aquí es completamente diferente”, contó

Asimismo, señala que solo con escuchar el acento de su voz, ya le quieren cobrar 15 CUC por día, pero les termina diciendo que es residente en la isla.

“Es cierto que aquí los alquileres son más baratos, muchísimo más barato, pero también hay muchos menos opciones para quien no paga 15 CUC al día, sino para el que busca un alquiler de 30, 40, 50 o 60 CUC por mes, y además hay muchísimo miedo entre quienes lo hacen”.

Precisamente, es aquí donde las personas trabajadoras son las que más sufren con el tema de los alquileres, porque les resulta imposible pagar 15 CUC, más menos, por noche, y opciones por un precio que oscila los 30, 40, 50 o 60 CUC por mes, no son las más comunes.

Mariana indica que también existe otra situación como el temor a los vecinos.  “Aquí en Santiago, a diferencia de lo que sucede en La Habana, las personas tienen mucho miedo a alquilar por tres o cuatro meses a un cubano, o en mi caso por ser española, aunque tenga residencia permanente aquí. No es como en La Habana que todos se buscan la vida de cualquier forma”.

“No existe tampoco la cultura de alquilar habitaciones o pisos a los cubanos por varios meses, por tiempos largos, solo a los turistas por 20 CUC la noche. Siempre hay quien lo hace, pero es mucho menos pues lo habitual es que no se haga con permiso y por tanto hay mucho más miedo. Es diferente, es más difícil encontrar piso”, dijo.

La residente española indicó que los “caseros” le piden que no socialice mucho con los vecinos, “que trate de no hablar mucho en el barrio y que por todos los medios trate de pasar desapercibida, que evite las fiestas y amigos solo los imprescindibles, que haga de todo por ser transparente”.

Otro ejemplo de esta situación la explica Rafael, químico que vive en Santiago de Cuba, pero que nació en Granma, “de donde soy lo más cercano que haría a mi profesión sería profesor en una secundaria o hacer prú en mi casa, aquí trabajo en una industria”, dice.

Explicó que vive en Santiago de Cuba por gusto, sino porque donde nació no hay industria, “Estoy aquí porque no estudié cinco años para ser profesor o dedicarme a hacer cremitas de leche en mi hogar. Soy químico y quiero ejercerlo, pero pagar 40 CUC al mes siempre me recuerda al dicho de que quien alimenta perro ajeno se queda sin pan y sin perro”.

Describe que a lo largo de su búsqueda por un alquiler a vivido diversas situaciones como las llamadas desesperadas a un amigo para que le de momentáneamente un espacio, poner a correr a los amigos para no molestar a los vecinos, caminar por las calles con dos maletas de ruedas una con ropa, otras con vasijas, un ventilador y una olla arrocera, de casi suplicar para no ser lanzado a la calle, regatear precios, de sonreírle a la dueña de la casa y por dentro tener ganas de ahorcarla, también conoce de que se roben sus alimentos en refrigeradores ajenos, “de tragar buches de sangre”, esa es la realidad de quien sufre los vaivenes y avatares de los alquileres.

Menciona que el principal problema es  la falta de legalidad sobre la renta de cuartos o viviendas, “no existe contrato, no puedo exigirle nada pues no tengo derechos recogidos en ningún documento, en fin, que te acostumbras a vivir el día a día, o el mes a mes, y con suerte suplicas para que la suerte te dure un tiempo”. Estabilidad es un raro lujo y privilegio”, asegura.

Con información de Cibercuba

 

Si quieres recibir más noticias como esta, escríbenos por Whatsapp al +1(786) 725-1960. Es gratis y funciona las 24 horas.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram. No te pierdas ninguna noticia.

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement
Advertisement

Noticias de Cuba

Advertisement

Suscríbete Gratis

Advertisement
To Top