Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Internet: un aliado de los cubanos y “enemigo” del régimen

Noticias de Cuba

Internet: un aliado de los cubanos y “enemigo” del régimen

El Partido Comunista alertó de que internet y las redes sociales se han convertido en un escenario “permanente de confrontación ideológica”

Internet en Cuba

Internet: un aliado de los cubanos y “enemigo” del régimen (Foto de referencia: Cubadebate)

Cuba anteriormente permanecía hermética a los ojos del mundo, nadie sabía exactamente que pasaba dentro del país y los cubanos tampoco tenían gran conocimiento del mundo exterior, eran una isla geográfica y virtualmente.

No obstante, la expansión gradual de internet en Cuba ha erosionado en menos de un lustro el control del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal) sobre el acceso a la información y el discurso de la realidad.

La sociedad civil, grupos independientes y la oposición, han aprovechado el auge de la comunicación en línea, para ganar adeptos y esparcir su mensaje contra el régimen, al tiempo que las redes sociales poco a poco van conectando a los cubanos con una realidad que va más allá de lo proclamado por Fidel Castro.

Esto ha representado un desafío para el gobierno, quien han tenido que aceptar la pérdida de terreno en la formación política que venían impartiendo a sus ciudadanos, este tema estará en su VIII congreso, el cual comenzará este viernes.

Cuando convocó el cónclave, previsto del 16 al 19 de abril, el Partido Comunista alertó de que internet y las redes sociales se han convertido en un escenario “permanente de confrontación ideológica” con sus críticos.

La respuesta de los comunistas cubanos ha sido incrementar su presencia en las redes para frenar la “subversión político-ideológica” que, a su juicio, tiene lugar en el espacio virtual.

Esta “guerra cultural y de símbolos” no es más que la posibilidad que brindó internet de transmitir en directo protestas contra el Gobierno, difundir proyectos alternativos, interactuar de “tú a tú” con las autoridades, o reflejar asuntos silenciados por la prensa estatal controlada por el PCC, la única reconocida legalmente.

Pero para el régimen esta es otra batalla que deben ganar, y cada vez hay más cuentas oficiales, con los #somosContinuidad o #Cubasalva, las cuales son encargadas de “desmentir” cualquier información no oficial, o no autorizada por el gobierno.

El propio presidente, Miguel Díaz-Canel, es un defensor a ultranza de la informatización y convocó a sus ministros a abrirse cuentas en las redes sociales, especialmente Twitter.

El denominador común del oficialismo en las redes son las frases o imágenes históricas, anuncios sobre gestión gubernamental y mucha política exterior, con el enfrentamiento con Estados Unidos y el embargo económico siempre presentes.

En contraste con este rígido manual de estilo, estos días se multiplican los “directos” y críticas “en vivo” a las autoridades ante nutridas audiencias de todo el mundo, algo impensable en Cuba hace apenas tres años.

El país caribeño, uno de los más desconectados del mundo, comenzó en 2015 a expandir gradualmente el acceso a un servicio vetado hasta entonces a la mayoría de la población, y los datos móviles llegaron en 2018.

A pesar de esta nueva herramienta, el gobierno no ha dudado en limitar el acceso a diferentes páginas web, sobre todo aquellas que tienen una posición muy adversa contra el modelo castrense y aquellas que ejercen como prensa libre y que plasman asuntos ausentes de los medios estatales.

Un ejemplo de esta nueva oportunidad que tienen los cubanos para poder exigir sus libertades, es la amenaza que representan movimientos como los de San Isidro (MSI) -llamado así por la barriada habanera donde se originó-, o el 27N, cuyos reclamos seguirían en la sombra sin Facebook, Twitter y Whatsapp.

El 27 de noviembre de 2020 más de 300 artistas, intelectuales y activistas se plantaron ante el Ministerio de Cultura para protestar de forma pacífica por el desalojo policial, la víspera, de otro grupo de creadores del MSI en huelga de hambre para exigir la libertad de un rapero condenado por desacato.

Mostrarle al mundo cómo los vecinos de San Isidro evitaron la detención de Maykel Obsorbo -uno de los integrantes del MSI- y corearon consignas contra Díaz-Canel el pasado 4 de abril, o volver viral la canción “Patria y Vida” que pide el fin del comunismo en Cuba forman parte del nuevo escenario.

Si bien un error descomunal del gobierno, sería desconectar nuevamente a los cubanos, la estrategia debe ser más política, si quieren asegurar su presencia en las redes y más difícil aún que su mensaje sea bien recibido.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top