CASOS DE CORONAVIRUS EN CUBA (Estadísticas actualizadas)
Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Juana Martín, la cubana que descansa en la Tumba del Dominó

Historia de Cuba

Juana Martín, la cubana que descansa en la Tumba del Dominó

Lo que sucede con el dominó, es que es un juego donde puede que se hagan muy buenas relaciones

Juana Martín de Martín la tumba del Dominó

La ficha del doble tres marca el lugar donde descansan sus restos.

En cualquier cronología del cementerio de Colón, ese emblemático camposanto habanero que alberga el sepulcro de grandes figuras de la historia de Cuba, se menciona la tumba del dominó. Es curioso que haya una representación de ese juego, uno de los más generalizados en Cuba, que le disputa el título a la pelota y al fútbol.

Contrario a lo que se pueda pensar, con la ficha del doble tres no se marca el lugar donde descansan los restos de un hombre, fanático por excelencia de este juego, sino de una mujer, Juana Martín de Martín.

Esta cubana fue una jugadora apasionada del dominó. Se dice que era muy buena y que no le gustaba perder. Para ella, cualquier ocasión era buena para echar una partida. Incluso cuando no tenía contrincantes, inventaba una excusa para reunir a tres en una mesa o retar a amigos a un duelo.

Lo que sucede con el dominó, es que es un juego donde puede que se hagan muy buenas relaciones y se consoliden lazos de amistad, pero en varias ocasiones, se termina con un disgusto. Al depender de las jugadas de otras personas, no siempre se pueden llevar a cabo las estrategias planificadas y esto molesta a más de uno.

Juana Martín de Martín la tumba del Dominó en el Cementerio de Colon

Una insospechada jugada provocó en Juana tres infartos, uno detrás del otro.

Según el cronista Ciro Bianchi, “La llamada Vieja del Doble Tres –en alusión a Juana Martín- no soportó verse en una situación semejante y sufrió una trombosis cerebral ante el mismo tablero”.

Algunos archivos recogen que esa “situación” a la que se refiere el periodista se dio el 12 de marzo de 1925. La partida inició con el doble ocho –técnica empleada muy frecuentemente (salir con un doble)- y cuando solo había 15 fichas sobre la mesa, llegó un momento en el que Juana pensaba pegarse –es decir, colocar la última ficha para terminar la partida y coronarse como vencedora-. Sin embargo, al parecer, alguno de sus contrincantes trancó el juego y se viró con el doble blanco, con menos cantidad de puntos que ella.

Este insospechado movimiento provocó en Juana tres infartos, uno detrás del otro. La que iba a hacer una partida fácil, según le había pronosticado una espiritista que consultara, se convirtió en su última partida. Su vida terminó al finalizar, como perdedora, un juego que ella esperaba ganar. Resulta ser que esta partida rompería la mala suerte que venía teniendo, luego de perder varias seguidas. No llevaba, como se dice comúnmente, muy buena racha.

El testimonio de los participantes y observadores de aquel fatídico juego, puntualiza que incluso después de fallecida, Juana se aferraba a la ficha del doble tres, esa que sería su cierre perfecto.

Quizás este último gesto haya motivado a sus hijos Luisa y Antonio y demás familiares, a inmortalizar su esencia. Sobre el mármol de la losa del panteón donde la enterraron se reprodujo la partida completa, solo que, a diferencia del momento en cuestión que la llevó a su muerte, la Dama del Dominó, como se le conoce, logra colocar su ficha -el doble tres-, el cual sirve de jardinera a su tumba.

 

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete a nuestra web.

1 Comment

1 Comment

  1. Avatar

    Marisol

    26 febrero, 2020 at 9:35 am

    Descansa Juana. Como tu conozco a alguien más pero tiene un marcapasos, jajaja “TONTOS “

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top