Pintan “Abajo comunistas” en la sede de la Alianza Martiana en Miami
Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

La carne de cerdo en Cuba “sube” sin control ante la falta de regulación

Noticias de Cuba

La carne de cerdo en Cuba “sube” sin control ante la falta de regulación

Algunos comerciantes parecen exceder “el tope” impuesto

El cerdo en los platillos navideños cubanos es toda una tradición. (14YMEDIO)

Como cada año y en vísperas de navidad, el precio de la carne de cerdo ha comenzado a subir, ya que debido a que no existe un control por parte de las autoridades, los comerciantes que la expenden ponen el precio que mejor les acomode, ya que saben que no existe quien regule ni imponga multas por exceder las tarifas máximas autorizadas.

De acuerdo con 14 y Medio, esta semana el producto porcino sin hueso rozó los 50 CUP en el mercado de la calle San Rafael, lo que representa dos días del salario de un profesional a cambio de un trozo de carne que apenas alcanza para una comida de cuatro personas y quizás es como afirma un transportista privado que traslada el producto por la ruta entre Alquízar y La Habana.

“Hay poco y la demanda es la que manda”.

Y es que la presencia del cerdo en los platillos navideños cubanos es importante, ya que mientras en otros lugares es tradición comer pavo o cordero, en Cuba el protagonista de la mesa es un buen pernil, que suele acompañarse con frijoles negros, arroz, yuca con mojo y turrones, claro para aquellos que son capaces de costear una cena navideña, aunque también puede estar en platos más sencillos.

(RECETA CUBANA)

Otra razón que argumentan los vendedores de carne porcina para subir el precio es debido a que los agropecuarios manifiestan falta de alimento para engordarlos, así como a la imposición de precios topados a varios productos, entre los que se incluyen los cárnicos, y que ha hecho perder fuelle a la venta legal de bistec, pierna, manteca, costillas y chicharrones de cerdo.

Por ejemplo, un carnicero para 14 y Medio, comentó: “Esto no hay quien lo tope”, ya que en su puesto de venta expone unos pequeños trozos de lomo y paleta de cerdo sin los precios anotados en la tablilla y cuando los clientes preguntan, responde en voz baja que el lomo está a 45 CUP, pero si es limpio y sin hueso son 55.

Apenas en agosto pasado, el mercado de San Rafael vivió sus primeras jornadas de precios topados, luego de que una disposición oficial congelara las tarifas de los granos, los vegetales y la mayoría de los productos cárnicos para evitar que la subida salarial que recibió el sector estatal un mes antes se tradujera en una inflación que catapultara los precios.

Ante la situación de los altos precios, los cubanos decidieron buscar soluciones para la cena navideña, y por ello muchos decidieron criar sus propios puercos, tal como lo relató un vecino de Alamar.

“Empezamos a cebar el puerquito en febrero y ya tiene buen tamaño para sacrificarlo el mismo 24 de diciembre por la mañana”, asegurando que incluso lo creció en la bañadera.

Sin embargo, a muchos el hecho les molesta, como Milagros, una vecina de la zona 13 de la poblada barriada de Habana del Este, que se queja del mal olor.

“El mal olor se siente en el aire, ya se sabe que hay gente en esta cuadra que está criando otra vez puercos dentro de las casas y en sus patios; hasta les operan las cuerdas vocales para que no chillen y los vecinos no se quejen, pero a mí lo que más me molesta es la peste”.

Los cerdos criados dentro de las viviendas en muchas ocasiones son alimentados con desechos de comida, tal y como comenta un criador que platica que para alimentar a su cerdo busca sancocho (cómo se conoce popularmente a la comida para cerdos) en los latones de basura de la ciudad y a las afueras de los comedores estatales, incluso uno de estos criadores afirma que consigue residuos de un hospital para alimentar al animal.

“Compro la lata de sobras a 20 pesos y me sirve para cebar al puerco que tengo en el patio”.

Para Humberto, un vendedor de hortalizas y verduras es un puerco de poca calidad y de poco peso, “pero a pesar de que no es un producto que rinda mucho la cola comienza desde la madrugada”, detalló.

Pero pese a todo, los cubanos buscan algo para cenar en navidad, así que sin la mínima esperanza de que el precio del cerdo baje continuarán buscando alternativas con las que gasten menos y puedan comer y disfrutar de una modesta cena navideña.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete a nuestra web.

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top