coronavirus-cuba
Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

La familia de los Castro sigue expandiendo su poder

Noticias de Cuba

La familia de los Castro sigue expandiendo su poder

La Mansión del ex embajador de España en Cuba fue regalada al nieto de Raúl Castro

Mansión de El Laguito fue ocupada por el nieto de Raúl Castro

Mansión de El Laguito fue ocupada por el nieto de Raúl Castro. (CUBANOS POR EL MUNDO)

Luego de que fuera deshabitada la mansión de El Laguito, donde hace unos días residía el ex embajador español Juan José Buitrago, inmediatamente fue ocupada por Raúl Guillermo Rodríguez Castro. Nada más y nada menos que por el nieto y guardaespaldas de Raúl Castro.

Rodríguez Castro, conocido como El Cangrejo ocupó la casa esta semana, que se encuentra ubicada en la calle 152 entre 19 n y 19, en Playa.

La zona de residencia posee un alto valor intangible y es una de las más exclusivas del país. Se encuentra rodeada de embajadas, residencias de embajadores y casas de protocolo que se rentan a extranjeros donde una noche oscila cerca de los 877 CUC, una millonada que es imposible pagar por un cubano común que vive de su sueldo.

El poder de la familia de los Castro se transfiere de generación en generación, los privilegios aumentan, pues resulta común que las propiedades luego de que sean desocupadas se entreguen a representantes aliados de la dictadura castrista.

Aún se desconoce la razón por la cual el nuevo embajador de España en La Habana, Juan Fernández Trigo, no ocupará la mansión de El Laguito. Desde el Ministerio de Exteriores español no han respondido si la decisión fue influenciada por el régimen cubano.

Con información de Cubanos por el Mundo

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete a nuestra web.

1 Comment

1 Comment

  1. Avatar

    Lorenzo

    29 octubre, 2018 at 2:52 am

    Y que cojan a un médico, un maestro, un trabajador por cuenta propia, etc, levantando una casita así (incluso aunque le hayan mandado el dinero del exterior), que ya verás tú el decomiso que le meten por la cabeza. De entrada es que no nos dan ni permiso. Como decía Geoge Orwell en su libro “Rebelión en la Granja”: “todos somos iguales, pero unos más iguales que otros”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top