Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

La nueva constitución no representa los ideales de muchos cubanos

Noticias de Cuba

La nueva constitución no representa los ideales de muchos cubanos

Régimen intensifica su campaña a favor del Sí en el referendo

La nueva constitución no representa los ideales de muchos cubanos

Además de aumentar la campaña a favor del Sí, también crece la represión a quienes apoyan el No (RADIO MARTÍ)

A pocos días de que se realice el referendo constitucional en Cuba, el gobierno ha aumentado su campaña mediática a favor del Sí, lo que para muchos ciudadanos es un descaro debido a las situaciones precarias por las que pasa la isla.

Con respecto a la campaña del #YOVOTOSI, el abogado Luis Mario de 29 años opina que se le ha invertido bastantes recursos y esto demuestra a un gobierno desesperado que no soporta que las personas piensen diferentes.

“¿Es que tanto nos cuesta interiorizar que cada ser humano es un individuo y no tiene que pensar en masa? He visto en todos los medios de comunicación, incluso, a los comentaristas deportivos en medio de sus narraciones, decir que todos debemos votar por el ‘Sí’. ¿Por qué? ¿Qué pasa si no estoy de acuerdo y voto ‘No’? ¿Soy tenido como ‘desafecto’?”, añade el litigante.

La nueva constitución no representa los i

(DIARIO LAS AMÉRICAS)

Disgustado, Luis Mario expresó que no entiende por qué si se hace un referendo, los cubanos no pueden expresar libremente su postura en aprobar o desaprobar una constitución sin ser juzgados, lamenta que en pleno siglo XXI aun existan ideas como llamar a un persona “gusano” por tener opinión propia.

“Hay quien piensa que votar por el ‘Sí’ es votar por el progreso de Cuba, pero esa no es la opinión de todos los cubanos”, comentó el ingeniero industrial Liván, quien pide respeto a los que apoyan el No y no calificarlos como contrarrevolucionarios o asalariados del imperio.

“Si la única opción ‘revolucionaria’ y ‘patriótica’ es el ‘Sí’, que dejen solo esa opción en la boleta y así ahorramos tinta. Creo que cada cual tiene el derecho, cada cual tiene el derecho de votar ‘Sí’ o ‘No’ y eso no lo hace menos revolucionario o patriota”, mencionó Liván.

La empresaria Mariam de 46 años manifestó que votar por el No significa el deseo de hacer cambios sustanciales a la Carta Magna, ya que la constitución que se votará en el referendo solo tiene retoques superficiales y se ignoraron muchas modificaciones propuestas.

“Escucharon lo que quisieron en los debates. Los cambios más grandes no se produjeron. Por ejemplo, la nueva constitución dice que la concentración de la propiedad en personas naturales o jurídicas no estatales es regulada por el Estado, el que garantiza, además, una cada vez más justa redistribución de la riqueza”, añade la cuentapropista.

Sin embargo, al mismo tiempo se pregunta cómo será esa regulación y por qué limitar el derecho a las personas a tener propiedades que pueden conseguir con recursos propio.

“Disentir no es malo. Llevamos muchos años de unanimidad y tenemos profundos problemas que parecen no tener fin. Si la reforma constitucional todavía no ha sido refrendada, ¿cómo es posible que digan que la tendremos aprobada en unos días? Sería más democrático decir que el 24 cada cubano con su voto decidirá el ‘Sí’ o el ‘No’. Dejen que el pueblo decida, por favor”, comenta Alberto en la web oficial de Cubadebate.

Otro usuario en el mismo sitio secundó al comentario de Alberto y aseguró que elegirá el No porque no se siente representando en la constitución y ve en ella más de lo mismo que mantiene al pueblo cubano en la escasez y la violación a los derechos humanos.

“No resuelve los problemas medulares del país, nos deja más indefensos y con menos derechos, no es clara en las cuestiones que debería ser muy clara y está pensada para beneficiar a la burocracia de siempre, por encima de la inmensa mayoría del pueblo”, añadió.

Para la profesora Marlén de 38 años la nueva constitución no garantiza que el ciudadano pueda tener bienes o servicios conforme al salario obtenido, además de que el gobierno no contempla valorar el esfuerzo del trabajo, con beneficios como viviendas, financiamientos o créditos.

“Hay que arreglar muchos problemas como el de los salarios y la corrupción de funcionarios públicos. Estoy un poco defraudado. No creo que pueda existir una sociedad próspera, que recupere valores humanos perdidos, mientras no existan leyes que protejan la verdadera libertad de expresión”, concluye.

 

Con Información de CiberCuba

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top