Conecta con nosotros

Periódico Cubano

Laboratorio médico de Artemisa incumple las normas de bioseguridad

NOTICIAS DE CUBA

Laboratorio médico de Artemisa incumple las normas de bioseguridad

“No cumplía ninguna norma de bioseguridad, debido al mal estado de mesetas, fregaderos y estructuras»

Medios de prensa oficialista se han hecho eco de las condiciones de inseguridad biotecnológica en la que se encuentra el Laboratorio de Microbiología José Suárez Blanco, del municipio de Artemisa.

Según un reportaje compartido en el diario oficialista El Artemiseño, la institución de salud pública se encuentra en un alarmante estado de deterioro, lo cual, unido a la escasez de materiales médicos, entorpecen el correcto diagnóstico de enfermedades infecciosas en los pacientes.

Declarado como laboratorio de Microbiología en 1967, en todos estos años ha presentado diversos problemas estructurales y de bioseguridad, los cuales conllevaron a que fuera cerrado y vuelto a reinaugurar en el año 2004.

Sin embargo, en esa oportunidad tampoco se cumplieron con todas las normas necesarias para preservar las muestras de ser contagiadas o al propio personal que allí laboraba.

“No cumplía ninguna norma de bioseguridad, debido al mal estado de mesetas, fregaderos y estructuras. En la planta alta debían ubicarse los laboratorios SUMA (Sistema Ultramicroanalítico), ambiental y de química, para concentrar en la planta baja la microbiología en pacientes”, recuerda la doctora Yasmín Hernández Carpio, quien dirigió el bacteriológico por casi 20 años.

Así mismo, añade que la propuesta con los requisitos de seguridad fue hecha “al Gobierno municipal y más tarde al del territorio. Sin embargo, no fue aprobado, pues prevalecía la idea de instalar el laboratorio de microbiología provincial en Mariel o San Antonio de los Baños”, refiere la doctora.

Una de las mayores complejidades se presenta en el área del Departamento de Tuberculosis 1, un cuarto herméticamente cerrado al cual le sustrajeron el aire acondicionado en 2013 y aún permanece vacío el hoyo en la pared, según refiere el medio oficialista.

Con la COVID-19 la situación se complicó aún más, pues el laboratorio se quedó sin implementos para hacer exudados nasales en el momento que más se necesitaba, confirmó Adilis Palacios Cristi, actual directora del centro.

Irónicamente, el Laboratorio de Microbiología es el centro encargado de hacer ese tipo de analíticas en la provincia y como es usual en Cuba, si no se hay pan se come casabe. Así que, en lugar de hacer hisopados o procesar pruebas bacteriológicas, se ha enfocado en hacer exámenes sobre fertilidad, embarazos o exámenes para niños.

Actualmente, el laboratorio tiene cobertura en los municipios de Artemisa, Caimito, Guanajay y Mariel, incluida la Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM) donde procesan “urocultivos, heces fecales y realizamos el análisis de aguas y alimentos, enfermedades diarreicas agudas, de transmisión sexual, vigilancia sanitaria, tuberculosis y sífilis”, reveló la funcionaria.

Aunque se prevé que este año sigan las labores de “reparación” gracias a una donación de una empresa francesa cuyo nombre no fue revelado por el diario oficialista, el bacteriológico de Artemisa es otra muestra más de un estado fallido que prefiere levantar hoteles a los que nadie va, mientras sus centros de salud se caen a pedazos y exponen a sus propios trabajadores a la inseguridad de enfermedades contagiosas.

Síguenos GRATIS en WhatsApp y Telegram para contenidos exclusivos

SUSCRÍBETE y recibe noticias GRATIS
Suscritos Widget

Comentar noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias de Impacto

Lo más leído en la semana

Escándalos de la Farádula

Arriba