Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Madre cubana pide “un poquito de comodidad” para que su hijo discapacitado pueda ser feliz

Noticias de Cuba

Madre cubana pide “un poquito de comodidad” para que su hijo discapacitado pueda ser feliz

“Yo no tenía refrigerador, no tenía nada, no tenía condiciones de vida”

Madre cubana de niño enfermo desesperada por falta de apoyo del Gobierno. (Captura de Video: CubaNet-Youtube)

Roxana Martínez Romero, una madre cubana que pidió ayuda en redes sociales para su hijo Jonathan David, un niño discapacitado de 9 años, se encuentra desesperada ante su precaria situación.

La mujer, quien reside en la calle D entre 5ta y Final, en el municipio de Guanabacoa, contó a CubaNet la difícil situación que afronta desde que su hijo, con apenas un mes de nacido, fue intervenido quirúrgicamente a causa de una mielomeningocele que lastimó su columna impidiéndole caminar.

“No es justo que a pesar de que está en esas condiciones no tenga un poquito de comodidad, la que necesita un niño para ser feliz”, se lamenta, mientras en su casa falta el mobiliario necesario para el buen desarrollo del menor en sus condiciones.

“En el momento en que un niño nace con este problema (mielomeningocele) o con cualquier otro tipo de problemas se le debe mandar a una comisión de médicos. Ellos mismos se encargan de inscribirlo en Bienestar Social y de darle la atención y todo lo que lleva. Pero conmigo eso nunca fue así”, explicó Roxana.

Asegura que, gracias al asesoramiento de una amiga, comenzó los trámites ante Seguridad Social para intentar obtener algún apoyo del Gobierno.

“Una persona me recomendó ir a Bienestar Social a explicar mi caso. Fui allá, me expliqué e inscribieron al niño. Me entregaron una chequera de 158 pesos y más nada. Nunca me visitaron, nunca fueron a ver las condiciones del niño, nunca hicieron nada”, explicó.

“Yo no tenía refrigerador, no tenía nada, no tenía condiciones de vida, así que fui nuevamente a Bienestar Social y allí conversé con Madeleine, subdirectora municipal, que bien mal que me trató”, dijo.

Roxana continuó gestionando hasta que finalmente pudo contactar a la subdirectora provincial de Seguridad Social que, según cuenta, fue la única que intentó ayudarla.

“Nos dirigimos a la Dirección Provincial de Seguridad Social y allí vimos a la subdirectora Milagro, que fue la que se compadeció ante el llanto mío. Ella fue a la casa y vio la situación del niño. Decidió que había que darle refrigerador, lavadora, batidora, aire acondicionado y televisor, pero todo quedó ahí”, detalló.

Tras esto envió una carta al Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) pidiendo que le proporcionaran pañales desechables para su hijo y que enviaran a una maestra a impartirle clases al pequeño en casa.

“Ellos me dieron la respuesta a través del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Me dijeron que los pañales desechables no eran recomendables por las escaras que tenía el niño y que lo más recomendable era ingresarlo”, explicó.

“Pero nunca llegué a ingresarlo, porque de contra que él está así, con la situación que él tiene, si lo ingreso en un hospital puede coger una bacteria o miles de enfermedades. La atención de él tiene que ser aquí en la casa”, añadió.

Gracias a su insistencia, finalmente logró que le asignaran una maestra, pero solo le imparte clases al niño una hora cada jueves, por lo que a pesar de que el pequeño ya tiene nueve años, aún no sabe escribir su nombre.

“El niño no aprende nada, yo me he tenido que volver su maestra para que aprenda algo”, expresó.

Además de todo, la silla de ruedas que tiene el niño actualmente está en muy mal estado; le fue vendida por el Gobierno sin tener en cuenta su precaria situación económica y solo pudo adquirirla con ayuda de su padre.

“La trabajadora social que me tiene que atender vive a dos cuadras de aquí y ni ella viene a mi casa. No me dan ni los medicamentos para atender las escaras del niño”, lamentó.

Con desesperación, Roxana publicó un video en redes sociales pidiendo ayuda para ella y su pequeño, con el que algunos amigos se han solidarizado y le han enviado ciertas donaciones que le han alcanzado para comprar pañales para su hijo.

Sobre la alimentación del pequeño, la madre también explicó que el Gobierno cubano solo le oferta como dieta adicional una bolsa de leche en polvo y una libra de pollo al mes.

“A él no me le dan carne, no le dan nada, lo único que él tiene es la dieta de pollo y una bolsita de leche para un mes”, denunció Roxana, que dijo sentirse desamparada.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

1 Comment

1 Comment

  1. marta mendoza

    17 junio, 2020 at 4:23 pm

    Hola,mi nombre es Marta Mendoza,,,debo de abmitir que me quede muy triste por la situación de esta madre cubana,y sus hijos,,deseo ayudarlos en lo que mas pueda,,pronto viajare a cuba y me encantaria visitarlos y así poder apoyarlos, necesito información y como contactarlos,,GRACIAS

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top