Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Decenas de migrantes cubanos mueren ahogados por la crecida de un río en el Darién

Mundo

Decenas de migrantes cubanos mueren ahogados por la crecida de un río en el Darién

Delegado de los Derechos Humanos en Costa Rica pide apoyo a comunidad internacional para reconocer a los desaparecidos

Migrante cubana cruzó la selva del Darién con un hijo pequeño en brazos

Decenas de cubanos atraviesan la selva en su camino a EEUU. (CUBANOS POR EL MUNDO)

Luis Guerrero Anaya, delegado de la Asociación de Derechos Humanos de Costa Rica ha confirmado el deceso y desaparición de decenas de cubanos luego de que se produjera la creciente del río Darién en Panamá por las intensas lluvias desde el pasado 23 de abril.

El delegado de los Derechos Humanos ha lanzado una alerta en redes sociales en la que se solicita a los cubanos de todo el mundo que si saben de que algún familiar formaba parte de alguna caravana migrante, que reporten si alguno de sus seres queridos no les responde para poder dar parte a las autoridades sobre las desapariciones ya que «del 23 al 25 de abril, en el sector de Almira-Panamá, una creciente del río Darién se llevó decenas de tiendas de campaña de emigrantes».

Guerrero Anaya comentó que saben de la identidad de algunos de los fallecidos pero que “por respeto a los familiares, y en atención a los protocolos para estos casos” ha dejado que las autoridades correspondientes den parte a sus seres queridos de las lamentables pérdidas.

Para que el protocolo de asistencia se pueda dar, el delegado comenta que debe existir una confirmación de la desaparición por medio de una denuncia. El segundo paso es contactar a las autoridades, en este caso panameñas, para que inicien las labores de investigación. Como siguiente paso, se solicita una foto actualizada de la persona desaparecida y la emisión de un dictamen de ADN del familiar certificado por la cancillería del país.

Después de que la documentación se encuentra en regla «se envían al organismo de investigación judicial, ellos coordinan con el Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT) y el grupo de rescate. Si el SENAFRONT de Panamá ha recuperado los cuerpos y fueron enterrados, se coteja la información enviada, con la recolectada por las autoridades panameñas».

La última fase del proceso es el ingreso del familiar a Panamá para que en compañía de un juez se exhume “el cadáver para después ser cremado, y las cenizas son repatriadas o llevadas al lugar designado por los dolientes”.

Para concluir, Luis Guerrero Anaya pide apoyo para que se difunde el siguiente mensaje: «A los familiares de migrantes cubanos o de otras nacionalidades que hayan salido de Colombia, a mediados de abril, con el fin de cruzar la selva del Darién y debieron haber llegado después del 27 de abril a Panamá Centro, que se comuniquen con la Asociación de Derechos Humanos de Costa Rica».

Entre la creciente y los sueños

Néstor Ferrer Sánchez, es un migrante cubano, que fue miembro de la caravana migrante que se quedó varada en Trinidad y Tobago por más de dos años y que después pudieron llegar a tierras colombianas para continuar su travesía por la selva panameña, lo que significó un error que pagarían caro.

El Tapón de Darién es una selva que se extiende entre Panamá y Colombia y se considera uno de los lugares con mayor biodiversidad del mundo, algo que la convierte en un enorme bloque prácticamente intransitable y también propicio para que cuadrillas de narcotraficantes se resguarden de las autoridades policiales.

Entre los días y las noches, Ferrer caminaba junto con su esposa y un pequeño grupo de migrantes con la esperanza de poder llegar a los EEUU y empezar a vivir en libertad y tranquilidad. Para el 23 de abril se habían pronosticado cielos nublados con posibilidad de chubascos en la región selvática fronteriza. Néstor se acostó junto a su esposa con las suelas húmedas, pasando un poco de hambre, pero con los sueños intactos.

Fue en la madrugada cuando a lo lejos se oye «¡Cuidado con el río, cuidado con el río!». Néstor se levantó de pronto junto con su esposa, sin tiempo de poder tomar sus pocas pertenencias. Al poder estar más tranquilo y a salvo solo pudo visualizar como la creciente del río arrastraba la pequeña carpa que les cubrió de las inclemencias, así como sus pertenencias; pero muy por dentro sabía que ahí también iban los cuerpos de las personas que los habían acompañado durante la travesía y que no pudieron salvarse.

Poco después de llegar a Costa Rica, Néstor se enteró de que 57 de sus compañeros habían fallecido durante la creciente del río. Junto a su esposa, supo en ese momento que aquellos compañeros habían encontrado su destino en una fosa común en la localidad panameña de Bajo Chiquito, mientras que, para él, la historia continuaría sin saber si la creciente del río los alcanzará algún día.

 

 

Con información de Diario de Cuba

 

Suscríbete GRATIS para recibir noticias

3 Comentarios

3 Comentarios

  1. Avatar

    Joel sanjur

    10 junio, 2019 at 11:07 am

    soy panameño y e visitado esos poblados x medio d amistades pertenencientes a la etnia indigena q alli vive. Deben hacer un movimiento d prevencion a finales del mes marzo cuando inicia la temporada d lluvias en panama estos rios cuando estan a bajos niveles parecen ser tranquilos pero una vez inician las lluvias pueden tornarse infernales los campamentos debem estar minimo 300 mts lejos del rio y mientras mas bajen hacia panama mas lejos deben acampar xq el rio se vuelve mas grande

  2. Avatar

    osmany santos

    7 junio, 2019 at 3:18 pm

    que desastre…!!! waoooo

  3. Avatar

    Daimer

    7 junio, 2019 at 2:28 pm

    Hace un mes no se de una amiga se llama vilma matos rivero. Por favor si alguien la ha visto contactar. Una mujer de 46 años de edad de piel blanca pelo negro.ojos pardos

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias de Cuba

To Top