Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Miguel Díaz-Canel, un presidente designado para proteger a la revolución, no al pueblo

Noticias de Cuba

Miguel Díaz-Canel, un presidente designado para proteger a la revolución, no al pueblo

Díaz-Canel respondió a las protestas, como un defensor de la familia Castro, no como presidente

Miguel Díaz-Canel, un presidente designado para proteger la revolución, no al pueblo

Díaz-Canel no fue presidente ante las protestas masivas en Cuba (Foto: Presidencia de Cuba)

Miguel Díaz-Canel es un presidente designado para proteger a la revolución, no al pueblo cubano, es un designado para que el castrismo continúe, no para asegurar un futuro mejor a la Isla.

Estas ideas las reflejó la locutora Laritza Camacho al escribir una carta al mandatario tras las protestas masivas e inéditas que sacudieron a la Isla el 11 de julio bajo una sola idea ¡el fin del castrismo!

En vez de presentarse como un presidente, Díaz-Canel entró a la escena como un defensor de la familia Castro y llamó al combate entre cubanos, no al diálogo, ni a la tranquilidad, como suelen hacer otros mandatarios en ese tipo de crisis.

Díaz-Canel no falló para lo que fue designado, su orden desató una brutal represión a través de la Policía Nacional Revolucionaria, Boinas Negras y Agentes de la Seguridad del Estado.

Más de 700 detenidos o desaparecidos y la revolución continuando en su decadencia. Tal como dice Camacho, muchos se quedaron esperando las disculpas y la dimisión tras la violencia por una orden completamente errónea, pero Díaz-Canel no está designado para eso.

La locutora cuestiona en la carta la actitud del mandatario y al preguntar ¿Qué le toca a un presidente?, responde para lo que Díaz-Canel no fue designado:

“¿Qué le toca a un presidente? Responder a los intereses de su pueblo, sumar amigos en los países del mundo, levantar la economía, resolver las crisis”.

Al parecer, su petición de diálogo en la carta demostró también que Díaz-Canel no está designado para ello. En redes sociales circula que habría sido despedida de su trabajo por pedir al presidente que la escuchara unos 15 o 20 minutos.

La locutora propuso al mandatario, que si no quiere hablar con ella, escuchara por unos minutos a alguien del pueblo.

Ese cubano de a pie que no anda en Mercedes seguramente le diría a Díaz-Canel lo mismo que menciona la locutora para cerrar su carta.

La falta de realidad en las noticias oficialistas, la censura y la desaparición de artistas por pensar y mejorar la economía hundida por el robo, la corrupción y la poca producción por estar en sistema cerrado.

El cubano de a pie también diría sus ganas de vivir por su trabajo, no por las remesas que tanto interesa al gobierno, y pediría respeto a la labor y opinión de los médicos.

“En tiempos de pandemia nos hemos dado el lujo de sacar de las aulas a estudiantes de medicina por su manera de pensar, igual ha pasado con algunos médicos. Anote esa y rectifique, regréselos a su lugar que las consultas no son reuniones del partido y los necesitamos para salvar vidas”

Pero Díaz-Canel no está designado para dialogar, ni hablar con su pueblo, él está designado para proteger la revolución y al Partido Comunista que, como dice Camacho, tiene en sus filas a militantes deseosos de salir de la Isla e irse a un lugar mejor.

 

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top