Encuéntranos en

Periódico Cubano

Objetivo: el turismo en Cuba

Noticias de Cuba

Objetivo: el turismo en Cuba

Cuba deberá “mostrar” que está lista.

Foto: Girón.cu

En los años 60 el Departamento de Estado elaboró un documento en el que reflejaba la estrategia para seguir en Cuba, decía que de forma sutil debían provocar hambre, miseria y desesperación entre la gente para empujarlos a rebelarse y derrocar al gobierno.

Esa ha sido la guía de la política estadounidense desde Eisenhower hasta la fecha. Primero dejaron de comprar el azúcar, después se negaron a venderle petróleo, más tarde vino el Embargo y después su internacionalización, con una ley que castiga a empresas de terceros países.

Dos presidentes se percataron de que solo haciendo algo diferente se podría obtener un resultado distinto. En los períodos de James Carter y Barack Obama se construyeron puentes para avanzar hacia unas relaciones más normales entre las dos naciones.

Lo que vino después de ellos –Ronald y Donald- fue una violenta corrección del rumbo redirigiendo los esfuerzos a atacar la economía del cubano de a pie, para que este haga lo que la oposición armada, la invasión organizada por la CIA y la disidencia no han sido capaces de hacer.

Cada vez que Cuba encuentra formas de financiamiento comienzan las campañas para destruirle sus fuentes de ingresos, el sabotaje al trabajo de los médicos cubanos contratados por otros países es un buen ejemplo, incluso se les ofrecían visas-express para tentarlos.

Ahora el objetivo parece ser el turismo, una locomotora que puede arrastrar a otros sectores económicos y que avanza a gran velocidad. En junio Trump prohibía hacer negocios “con los militares” y no es casual, es en la industria turística donde el GAE tiene su mayor peso.

Pasado el huracán Irma el Departamento de Estado lanzó una alerta de viaje, recomendando a los ciudadanos de EEUU no visitar la isla debido, supuestamente, a peligrosas situaciones sanitarias que viviría el país, problemas con el agua y los cortes eléctricos.

Tal recomendación debería ser motivo de burla cuando la recuperación eléctrica de Cuba fue más rápida que la de La Florida y Puerto Rico, el agua potable llegó a los hogares junto con la luz y el sistema de salud es el mejor entrenado para enfrentar desastres naturales.

El siguiente paso fue advertir a los visitantes que algunos turistas estadounidenses habrían sufrido “ataques acústicos”, es decir que el gobierno cubano se estaría pegando un tiro en su propio pie, provocando acciones para frenar el crecimiento del turismo a la isla.

Los famosos ataques acústicos denunciados por los agentes de la CIA en La Habana no tienen ni pie ni cabeza, no presentan nombres de las víctimas, no enseñan partes médicos y se realizaron con un arma fantástica que viola todas las leyes de la física, según The New York Times.

El plan parece ser generar incertidumbre, para que esta provoque temor y el miedo reduzca el número de turistas estadounidenses, el cual era el grupo de más rápido crecimiento. El mercado de EEUU podría haber duplicado el número total de visitantes en pocos años.

Escribió Eduardo Galeano hace décadas que “Se juzga a Cuba como si no estuviera padeciendo, desde hace más de 30 años, una continua situación de emergencia. Astuto enemigo, sin duda, que condena las consecuencias de sus propios actos”.

Sin embargo, de las autoridades cubanas sí depende encontrar grietas en ese bloqueo y formas de responder eficazmente al acoso, reduciendo al mínimo posible el nivel de daños. ¿Lo están haciendo hoy? ¿Responderá el Ministerio del Turismo (Mintur) inteligentemente al sabotaje?

Una persona vinculada al servicio de inteligencia cubano me dijo hace pocos días que los “ataques acústicos” eran totalmente falsos pero, agregó, que la campaña los tomó por sorpresa. El ataque a la industria turística es tan evidente que no debería sorprender a nadie.

El Mintur debe estar dedicado a la reactivación de todos los polos turísticos antes del inicio de la temporada alta pero no bastará eso para llenar los hoteles. Con una campaña en contra desde Washington, Cuba deberá “mostrar” que está lista y dicen que vista hace fe.

Hace 15 días estuve en Varadero y prácticamente no se nota el paso de Irma. La Habana, como Ave Fénix que resurge de los huracanes, tiene todos sus servicios activados. El malecón volvió a ser sofá de enamorados y borda de pescadores. Y La Habana Vieja anda más joven que nunca.

Incluso el huracán multiplicó la cantidad de arena de las playas cubanas, pero todo esto hay que “mostrarlo” al mundo de forma que las imágenes de la resurrección derriben la campaña de Washington para crucificar el turismo en Cuba.

Tomado de: Blog Cartas desde Cuba. Autor: Fernando Ravsberg

 

 

Continuar leyendo
Advertisement
Te puede interesar...
1 Comentario

1 Comment

  1. Pedro

    14 octubre, 2017 at 7:25 pm

    Copio algunas citas del escrito anterior y voy respondiendo:
    “Tal recomendación debería ser motivo de burla cuando la recuperación eléctrica de Cuba fue más rápida que la de La Florida y Puerto Rico, el agua potable llegó a los hogares junto con la luz y el sistema de salud es el mejor entrenado para enfrentar desastres naturales.”
    Cuba no se ha recuperado siquiera del paso de huracanes anteriores y, muestra de ello es la cantidad de cubanos aún albergados, damnificados de dichos fenómenos meteorológicos. ¿De cuál agua potable estamos hablando? ¿de la que llega a la casa de mis padres aún en tiempos sin ciclones y que el color del chocolate es lo más parecido? Si mal no recuerdo, acá en Miami en ningún momento se cortó el servicio de agua mientras el huracán hacía de las suyas. Y sí, estoy de acuerdo en que por algunos días hubo gente acá que sufrió la falta de electricidad (entre ellos me cuento), entre otras cosas, debido a la caída de árboles sobre el tendido eléctrico -por cierto, que me ha llamado mucho la atención, que de niños nos enseñaban allá en Cuba, en la escuela, que en los Estados Unidos ni árboles se sembraba, que no se cuidaba del medio ambiente y… nada más que hay que darse un paseíto por Coral Gables, por ejemplo-, pero también es muy cierto que el gobierno mediante ciertos programas, está ayudando a la gente con efectivo y bonos de alimento, que no se los han vendido a los afectados. No como en Cuba, que las donaciones son vendidas a quienes lo han perdido todo o casi todo.
    Ah! que yo recuerde, aquí nadie salió a manifestarse (ni la policía a reprimir) porque le estaba faltando la electricidad en su casa. Llama la atención que apenas un rato después que el pueblo se “botó” a la Calzada de Diez de octubre (eso lo pusieron en las noticias allí?), les restablecieron el servicio eléctrico.

    “Ahora el objetivo parece ser el turismo, una locomotora que puede arrastrar a otros sectores económicos y que avanza a gran velocidad. En junio Trump prohibía hacer negocios “con los militares” y no es casual, es en la industria turística donde el GAE tiene su mayor peso.”
    El turismo en Cuba es sin dudas una locomotora que lejos de favorecer al pueblo cubano (no nos creamos el cuento del cartel que hay a la entrada de Varadero: Lo que se recauda aquí es para el pueblo), lo que hace es favorecer a la clase dirigente del país. Que la industria turística en Cuba es guiada en su mayoría, por las fuerzas armadas, no es secreto, como casi todo el país. Cuba es un país militarizado.

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Noticias de Cuba

Advertisement

Suscríbete a la web

Recibirás gratis las últimas noticias
* = campo obligatorio

Facebook

Advertisement

Noticias más leídas

Advertisement

Últimas Noticias

Advertisement

Columna de Opinión

Advertisement

Suscríbete a la web

Recibirás gratis las últimas noticias
* = campo obligatorio

Facebook

Advertisement
To Top