Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Gobierno critica a cubanos que tienen familiares emigrados en “la libreta”

Noticias de Cuba

Gobierno critica a cubanos que tienen familiares emigrados en “la libreta”

A pesar de la mala calidad de los productos y las pequeñas raciones, el subsidio continúa siendo la principal vía de suministro de alimentos para muchos en la Isla

Régimen cubano se queja de los cubanos que tienen a familiares fallecidos o emigrados en “la libreta” (CANAL CARIBE/YOUTUBE).

La Oficina de Registro de Consumidores (OFICODA), una entidad estatal que controla los núcleos familiares y su composición, se quejó de que los cubanos no dan de baja en ese registro a los fallecidos ni a los emigrados, por lo que siguen recibiendo productos racionados a través de la cartilla popularmente conocida como “la libreta”.

La directora de ventas minoristas del Ministerio de Comercio Interior, Marpessa Portal de Villiers, dijo a la Televisión Cubana que OFICODA colabora con el Registro Civil y otras entidades estatales para actualizarse sobre los fallecidos y quienes viajan por razones de trabajo.

Recordó, sin embargo, que es “responsabilidad fundamental del jefe de núcleo” dar de baja a quienes permanecen por más de tres meses fuera del domicilio, algo que los cubanos están “incumpliendo”.

La prensa oficial señaló que gracias a eso “hay familias recibiendo un recurso que no les corresponde”, aunque no mencionó que aún con ese ingreso “extra”, los alimentos no son suficientes para cubrir las necesidades.

La ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz, informó en diciembre pasado que el Gobierno está analizando retirar el derecho a recibir la cuota mensual de alimentos distribuida a través de “la libreta” a los ciudadanos que permanezcan fuera del país por largos periodos, para ahorrarle gastos al Estado.

Sin embargo, este subsidio es imprescindible para la mayoría de los cubanos, pues pese a la mala calidad de muchos de los productos y lo reducido de las raciones para cada persona, en innumerables casos es la principal vía de suministro constante de alimentos.

Según el Gobierno, muchos de los miles de emigrados cubanos dejan su “libreta” a sus familiares o amigos en la Isla, quienes siguen adquiriendo los productos correspondientes a personas que ya no se encuentran en el país.

Betsy Díaz explicó que se deben emitir nuevas normas que definan el periodo mínimo para “causar baja” en el “registro de consumidores”, lo que ya ha sido evaluado con anterioridad.

“Hay quien sale de ‘misión’ y no siempre es por motivos recreativos”, dijo aludiendo a los miles de profesionales que La Habana envía a trabajar a otras naciones y cuyos salarios son la fuente principal de divisas del gobierno.

Asimismo, pese a que el régimen considera que esta medida ahorraría muchos recursos en medio de una de las crisis económicas más severas de las últimas dos décadas, son precisamente los emigrados cubanos con residencia parcial en el exterior una de sus principales fuentes de ingresos de divisas.

La “libreta” de por sí no debería representar una gran inversión tras las reformas económicas impulsadas por Raúl Castro para “actualizar el modelo socialista cubano”.

Dichas modificaciones redujeron considerablemente el contenido y hoy solo se puede comprar con la “libreta” ínfimas cantidades de frijoles, azúcar, pollo, huevos, arroz, aceite, sal, pastas y pan, a un costo total que no llega a los dos dólares por persona.

En 2011, el gobierno propuso su eliminación ordenada argumentando que esta favorecía “tanto al ciudadano necesitado como al no necesitado”, a la vez que propiciaba “prácticas de trueque y reventa” y “un mercado subterráneo”.

Sin embargo, Raúl Castro decidió al final que la desaparición de la libreta fuera “gradual”, aunque por el momento se mantiene.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete a nuestra web.

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top