Connect with us
PERIÓDICO CUBANO

PERIÓDICO CUBANO

“Un infierno”, así describe una madre el hospital infantil sur de Santiago de Cuba

NOTICIAS DE CUBA

“Un infierno”, así describe una madre el hospital infantil sur de Santiago de Cuba

Las condiciones del lugar eran poco menos que habitables

Hospital Infantil Sur, conocido como La Colonia, en Santiago de Cuba. (Foto: Cubanos por el Mundo)

Una madre cubana identificada como Mirian Gutiérrez, expuso el lamentable estado en el que se encuentra el Hospital Infantil Sur, conocido como La Colonia, en Santiago de Cuba.

La cubana acudió al cuerpo de guardia de la institución médica, después de que su bebé, de tan solo tres meses, presentara un cuadro agudo de diarreas y fiebre, por lo que fue remitido el pasado día 19 desde su centro de salud en el municipio Songo La Maya, donde reside.

Según refiere la antillana en una publicación del medio independiente Cubanet, “eran como las 11 horas cuando le quité la remisión de las manos a la doctora del policlínico para irme por mi cuenta, porque estaba con el niño desde las ocho y la ambulancia no aparecía”.

A pesar de que por la condición de lactante de su hijo, tuvo prioridad en la “cola”, al ser atendido descubrió que “ese día no había reactivos para realizar hemogramas, ni medicamentos para tratar a los pacientes”.

Ante el desespero de los padres que se encontraban allí con sus pequeños enfermos, Miriam refiere que la doctora solo repetía “no puedo hacer nada más”.

Al valorar el cuadro clínico del infante, se dictaminó que necesitaba con urgencia ser internado “porque podía deshidratarse con facilidad, además, porque esa edad es considerada de alto riesgo”.

La galena le informó que el niño sería trasladado a “la sala de Gastro porque era pequeña, tranquila y tenía todas las condiciones creadas para la estadía de pequeñitos como el suyo”.

Lamentablemente, al llegar a la mencionada estancia, la madre comprobó que las condiciones del lugar eran poco menos que habitables.

“Desde que entré a la sala todo me pareció viejo y sucio. Enseguida, la doctora, me leyó un reglamento en el que me advirtió que no podíamos salir del cubículo porque allí había niños con enfermedades infecciosas que podían complicar a mi hijo”.

En aquel cuarto minúsculo, tendría que pasar los próximos cinco días, pues el bebé necesitaba hacer un ciclo de antibióticos.

Gutiérrez confirmó a medios de prensa independientes que las sábanas parecían más sucias que limpias y el baño, el cual se encontraba ubicado al lado de su habitación, tenía una “pestilencia y suciedad”, que eran casi insoportables.

Del mismo modo, “no había dónde bañar a los niños. Todos los días lo tuve que sostener encima de mí para poder asearlo. Aquello era un verdadero infierno”, expuso esta madre cubana.

Los infantes que tenían que alimentarse con la leche que les proveía el hospital, se enfrentaban a la ruleta rusa de si se echaba a perder o no. La mujer contó que “en tres ocasiones se le cortó la leche que le dieron en la noche”.

El problema, según dice, está dado en que “la preparan en la mañana, y obviamente no puede conservarse por mucho tiempo fuera del refrigerador”.

Los adultos tampoco corrieron mejor suerte, pues en su relato la santiaguera expone que “la comida que daban a los acompañantes allí era asquerosa. Es que solo el olor me provocaba asco”.

Esta es la triste realidad a la que se enfrentan miles de cubanos que se ven en la dolorosa obligación de acudir al cacareado sistema de salud gratuito que tanto promociona la dictadura.

La escasez de comida y medicamentos, unido al resurgir de enfermedades como el dengue hemorrágico y el cólera, han desatado un pandemonio de enfermos en la Isla, donde los médicos trabajan horas interminables y sin recursos, mientras se siguen abriendo nuevos hoteles que nadie visita.

Suscríbete GRATIS para recibir noticias
Síguenos en Google News y recibe más noticias como esta

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top