Connect with us

“Alimentarse en Cuba es un lujo”: Escasez y aumento de precios asfixian a los cubanos

Noticias de Cuba

“Alimentarse en Cuba es un lujo”: Escasez y aumento de precios asfixian a los cubanos

El encarecimiento ha vuelto inaccesible el mercado negro, dejando a los cubanos sin opciones para abastecerse

Escasez de alimentos en Cuba empeora día con día. (Imagen de referencia: Periódico Cubano)

La escasez de alimentos en Cuba continúa empeorando cada día y las tiendas en dólares son insuficientes pues gran parte de la población no cuenta con la moneda, así lo dejan ver testimonios de varios cubanos.

A pesar de la supuesta flexibilidad que recientemente el gobierno ha mostrado para la venta de hortalizas y otros artículos, la producción continúa siendo insuficiente y lo poco que se importa termina en las tiendas en moneda libremente convertible (MLC), a las que la mayoría no tiene acceso.

En entrevista para CubaNet, la cubana Odalis Rafael se quejó de lo difícil que resulta para los habitantes de la Isla conseguir comida.

“Los cubanos nos levantamos pensando en la comida; y solo nosotros sabemos lo que hay que pasar para conseguirla. Es como si cada día te enfrentaras a una batalla donde no siempre puedes ganar. Suena gracioso, pero hoy por hoy en Cuba la comida es un trofeo que hay que ganar en la batalla de las colas”, explicó al portal independiente.

La mujer señaló que las colas se han convertido en el modo de vida de los cubanos, que cuando necesitan comprar algo deben pasar gran parte de su día formados o en su defecto recurrir al mercado negro, donde los precios son de al menos el doble y se arriesgan a ser multados.

“Hay que meterse el día entero en las pocas tiendas que quedan en dinero cubano que, además, están totalmente desabastecidas porque todo lo mandan para las de MLC. Y por supuesto, no siempre alcanzas. Por eso es que a veces es mejor comprar las cosas por fuera (mercado negro), si el dinero te alcanza claro”, sentenció la mujer.

La situación para los cubanos sin acceso a dólares es incluso más compleja, pues tienen que encontrar lo que necesitan en las desabastecidas tiendas estatales, o pagar al doble o más los dólares necesarios para ingresar a las tiendas en esa moneda, “rentando” las tarjetas de quienes las tienen.

Aunque el mercado negro fue mucho tiempo la solución para adquirir lo necesario, el “ordenamiento monetario” y la agudización de la crisis alimentaria, han inflado los precios al grado de volverlos prácticamente impagables, pues ya de por sí son costosos en el mercado formal.

“El puré de tomate, los frijoles, las pastas, el queso ―que ya está en los 2,500 pesos el bloque de tres kilos de queso gouda―… todo viene de las tiendas en MLC porque el Estado ya no lo vende en pesos cubanos. Si tienes el dinero,  no queda más remedio que comprarlo porque no hay de otra manera. Si no tienes dólares, en la actualidad alimentarse en Cuba ya es un lujo”, explicó la mujer.

El incremento de precios derivado de la desaparición del CUC ha alcanzado todos los productos y servicios, agravando la crisis económica de Cuba y volviendo varios alimentos de primera necesidad, inaccesibles.

“A eso súmale que la libra de arroz está costando 40 pesos, eso si encuentras quien te la venda. La carne de puerco 85 y 90, también si la logras encontrar. Como están las cosas no hay quien viva del salario porque, si esperas vivir de lo que te dan en la bodega, te mueres de hambre, esa es la realidad de los cubanos a esta hora”, lamentó Martínez.

En opinión de algunos cubanos, la escasez actual que enfrenta Cuba es incluso peor en que en llamado Periodo Especial, en la década de 1990, tras la caída de la URSS.

“Ahora no hay un boniato, no hay una malanga, no hay nada, y me gustaría saber o que alguien me dijera qué tiene que ver eso con la crisis, si son productos que vienen de la tierra. Únicamente que todos los campesinos hayan cogido la COVID-19 (porque) no hay otra explicación”, sentenció en tono irónico Alberto Rodríguez, otro entrevistado.

Recientemente el gobierno dio a conocer un paquete con 63 medidas para impulsar la producción, el cual a primera vista parece atender algunas de las inquietudes de los campesinos cubanos.

Entre las medidas se incluye la disminución de la tarifa eléctrica y de agua a campesinos y ganaderos, así como reducir el precio de “bioproductos”, y permitir la comercialización de carne bovina y autoconsumo tras cumplir con sus cuotas.

Aunque superficialmente parecen buenas medidas, los campesinos afirman que llegan muy tarde, pues varias cosechas se han perdido y casi no quedan animales de ganado.

En las próximas semanas se definirá si el gobierno de verdad respeta esas medidas o si son condicionadas, y cómo afectan realmente a la crisis alimentaria de Cuba.

La escasez de alimentos y otros productos básicos es exclusiva de Cuba en el continente, por lo que ha llegado a medios internacionales, en los que se reporta como una situación fuera de lo común y casi inconcebible.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias Relevantes

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Videos de Cuba

To Top