Encuéntranos en

Periódico Cubano

En Cuba hay que ser mago y tener padrino

Noticias de Cuba

En Cuba hay que ser mago y tener padrino

“El que tiene padrino se bautiza”, así dice un refrán popular

“El que tiene padrino se bautiza”, así dice un refrán popular.

Hortensia tiene un padrino que viste de blanco y no es un babalawo. Este se graduó de Ciencias Médicas y trabaja en un policlínico. Sus consultas son gratis pero algunos pacientes como ella lo dotan de ciertos privilegios. Es entendible, el galeno sabe cómo tratarlos y siempre está dispuesto a la ayuda, un presente a modo de agradecimiento no es un delito.

Lo negativo del asunto radica cuando la buena y rápida atención depende de una relación afectiva o material, especialmente cuando afecta a otros que solo vienen con la palabra Gracias.

Mientras Hortensia recibe las indicaciones de su doctor, luego de evitar una extensa cola, algunos como Alberto dedican el día entero para ser atendidos. Si Alberto, que ya es un anciano, tuviera un padrino o madrina en el centro donde trata sus dolencias, no madrugaría para ser el uno en la lista, ni llegaría a su casa luego del mediodía.

Carlitos es un niño de cuatro años, todavía era oscuro cuando llegó a la consulta de oftalmología. Para él siempre era de noche porque llevaba los ojos vendados. Tuvo que despertarse muy temprano para salir lo más rápido posible de aquella situación, sin embargo el mediodía lo atrapó aun sentado encima de su madre a la espera del llamado. Carlitos hizo el tres en los turnos, pero él y su progenitora debían entender que los “ahijados” están primero.

Un toque en la puerta, y un cartel que dice: Por favor espere su turno. Luego la voz que asiente desde el interior: -Pase-. En pocos segundos se desata el diálogo:

-Buen día Jose, ya estoy acá con mami.
-Sí, tranquila Mercedita, cuando termine este casito te mando a entrar.

Mercedita se aparta del salón de espera porque sabe que en cualquier momento resolverá parte de su problema. Pedro es el médico que “le tira los cabos” cuando de hospitales se trata. Por eso ella siempre le tiene reservada una buena botella de Ron o una “facturita” de viandas y vegetales.

Pero el fenómeno del “apadrinaje” no se manifiesta únicamente en el sector de la salud, que ya sabemos los tamaños dolores de cabeza a los que se enfrenta. Los padrinos y madrinas están en todos lados, sobre todo en aquellos lugares que se especializan en brindar servicios a la población.

Entonces no pretendas comprar un buen producto, que además esté en falta, si no tienes un buen “socito” detrás del mostrador. No cometas el error de iniciar un trámite de vivienda si no tienes quien te de una “manito” en ese departamento, envejecerás sin haber resuelto nada. No te esperances con un trabajo cotizado si no tienes un “santo protector”.

Tal vez esta visión peca de negativa y hasta de pesimista, pero tristemente es la realidad de una sociedad que muy pocas luces ve al final del camino. Disculpas a los médicos, si sirvieron de ejemplo para ilustrar tan complejo fenómeno, todavía existen los que “tiran el cabito” sin afectar a otros.

 

 

 

1 Comentario

1 Comment

  1. Mario Clavero Rodríguez

    26 enero, 2018 at 10:26 pm

    Que gran verdad eso nos ha afectado a todos y en todos los sectores incluyendo en la Policía, Tribunales y Funerarias. Hasta en la recolecta de basura, conclusión. Ningún servicio escapa de esto. ESTO SE LLAMA REVOLUCIÓN.

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Noticias de Cuba

Advertisement

Suscríbete a la web

Recibirás gratis las últimas noticias
* = campo obligatorio

Facebook

Advertisement

Noticias más leídas

Advertisement

Últimas Noticias

Advertisement

Columna de Opinión

Advertisement

Suscríbete a la web

Recibirás gratis las últimas noticias
* = campo obligatorio

Facebook

Advertisement
To Top