Connect with us
PERIÓDICO CUBANO

PERIÓDICO CUBANO

Cuba no parece muy excepcional con respecto al resto del mundo

NOTICIAS DE CUBA

Cuba no parece muy excepcional con respecto al resto del mundo

En el ideario de mi padre, él había estudiado gracias a la Revolución. En mi mente calculadora, él había estudiado gracias a su sacrificio e intelecto.


Viendo las respuestas de este tweet se me antoja recobrar una vieja discusión con mi padre sobre el tema. ¿Hubieses podido ser universitario sin 1959? La respuesta correcta es no lo sé. Pero podemos perder un poco el tiempo discutiendo y teorizando.

La educación universitaria en Cuba es PÚBLICA pero superselectiva. En 1975 cuando mi padre fue a la universidad el 2.4% de la población cubana tenía estudios universitarios. Igual a México, Colombia y Panamá pero muy distante de Estados Unidos, Bélgica, Japón, Argentina y Perú.

La educación universitaria en Cuba

La educación universitaria en Cuba es PÚBLICA pero superselectiva. (Captura de Twitter – Yasset Pérez Riverol)

En el ideario de mi padre, él había estudiado gracias a la Revolución. En mi mente calculadora, él había estudiado gracias a su sacrificio e intelecto. De sus 7 hermanos y 20 primos en total, él fue el único profesional (~5%).

En su caso, como en todos, el componente individual fue importante. Al final fue él quien aprobó los exámenes, estudiada y no el Estado. Si no hubiese sido él, hubiese sido otra persona, pero al final el porciento de universitarios que tenía Cuba en 1975 era similar al de otros países de América Latina.

Yo fui a la universidad en 2000. Ese entonces el porciento de universitarios cubanos era igual al del resto del mundo. Para mí estaba claro, la cantidad disponible para carreras de informática en la entonces provincia Habana era de 18 plazas, había en mi IPVCE 60 alumnos optando por ellas. La provincia tenía mínimo unos 20 preuniversitarios con estudiantes que también aspiraban a ocupar un lugar: 18/1200 = 1.5 % obtendría una.

Porciento igual al resto del mundo

Yo fui a la universidad en 2000. Ese entonces el porciento de universitarios cubanos era igual al del resto del mundo. (Captura de Twitter – Yasset Pérez Riverol)

Es decir, estudiar informática en 2000 era más difícil que otras profesiones (~1.5 < ~5.59). Es por eso que mucha gente talentosa de los preuniversitario no accedieron a la carrera que querían.

Ya en la Universidad de La Habana, de 6 grupos que iniciamos terminaron quedan solo 4. En total un 30-40 % no terminó el nivel superior.

Para 2014, a no ser que nacieras en África o en un país del medio oriente, la probabilidad de ser profesional en Cuba es similar al resto de los países del mundo.

Es muy inferior a los países desarrollados y la mayoría de los países asiáticos, pero a los defensores de la “educación gratuita” jamás se les ocurre compararse con los que están mejor cuando naciste, sino con los que más jodidos estén en ese momento.

La probabilidad de ser profesional habiendo nacido en Cuba, no parece muy excepcional con respecto al resto del mundo. Parece más un logro (como debe ser) del sacrificio individual, que un privilegio derivado del sacrificio colectivo.

Porciento de universitarios en el mundo

A no ser que nacieras en África o en un país del medio oriente, la probabilidad de ser profesional en Cuba es similar al resto de los países del mundo. (Captura de Twitter – Yasset Pérez Riverol)

Algunas consideraciones no matemáticas

El “contrato social” bajo el cual las personas estudian en universidades públicas en Cuba SOLO exige formalmente hacer un servicio social 2/3 años. No fórmula que usted estará en eterna deuda de gratitud y financiera con el estado.
Las cláusulas de ese contrato social son las mismas que le quitaron las propiedades a mi abuelo, pagaron una miseria a mis padres (que no podían ahorrar para pagar la Universidad a sus hijos), prometieron una salud de calidad y un retiro justo después de 35 años de trabajo.

Moralmente, nadie puede exigir a los profesionales cubanos que han cumplido el contrato social eterna gratitud al Estado. Esos profesionales, en cambio, deberían exigir al Estado que cumpla el suyo: un retiro digno, comida, salud de calidad, transporte, una vida decente.

¿No sería una mejor discusión demostrar si el estado, el sistema político y económico cubano ha administrado correctamente todo ese capital humano? Cuanto tiempo y dinero se ha desperdiciado en la formación de personal que después se tira, se margina o segrega.

Suscríbete GRATIS para recibir noticias
Síguenos en Google News y recibe más noticias como esta

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top