fbpx
Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Cubanos prefieren morir en la selva que vivir en su país: “El susto mío era quedarme en Cuba”

Mundo

Cubanos prefieren morir en la selva que vivir en su país: “El susto mío era quedarme en Cuba”

Migrantes cubanos en el Darién son propensos a robos, violaciones y trata de personas, pero se arriesgan por una vida mejor

Migrantes arriesgan su vida en la selva del Darién.(Imagen de referencia Steeleman204-Flickr).

Migrantes arriesgan su vida en la selva del Darién.(Imagen de referencia: Steeleman204-Flickr)

La crisis económica y humanitaria de Cuba ha ocasionado que miles de personas se vean obligadas a arriesgar sus vidas en una larga travesía que incluye el paso migratorio más peligroso del planeta: la selva del Darién.

Cada año, cientos de cubanos prefieren exponerse a robos, violaciones, secuestros e incluso la muerte, antes que permanecer en su país, sabiendo que nunca podrán llevar una vida digna, libre de apuros económicos y con alimentos suficientes.

“Un cubano nunca tiene nervios. El susto mío era quedarme en Cuba pasando hambre”, dijo a la agencia española EFE un joven cubano que atraviesa Capurganá, Colombia.

La selva del Darién, que une a Colombia con Panamá, es considerada una de las fronteras más peligrosas del planeta, lo que no impide que cientos de migrantes intenten transitarla diariamente.

“Lo más arriesgado de una de las selvas más inexploradas del mundo son las mismas personas; ni las víboras ni otros animales”, asegura Juan Carlos, un migrante venezolano, al mismo medio.

Él viajó con 70 haitianos, entre los que había 10 bebés de brazos, aferrados a sus madres. Lamenta que la situación en sus países los obligue a realizar la travesía.

En la selva encuentran las pertenencias abandonadas de quienes se perdieron en el camino, pero también restos humanos, tanto cuerpos recientes como varios de muchos años.

“Puedes ver huesos humanos, cráneos que ya llevan diez años ahí y quién sabe de quién serán”, relata este joven.

Una vez en Panamá, supo que su experiencia no fue la peor, pues encontró hombres que habían sido violados, mujeres abusadas y gente que se quedó en el camino.

“Se perdieron diez, y se perdieron y ya, hay que seguir avanzando, y se perdieron y a nadie le interesa, y se perdieron y se perdieron pues”, repite frustrado.

La gran mayoría de las víctimas mortales del paso del Darién permanecen en el anonimato, pues ni siquiera existen cifras oficiales sobre el número de muertos y desaparecidos.

Este año el Gobierno panameño contabiliza “aproximadamente” 12 muertes, por eso le pide a Colombia más información para saber más, pero este país no lleva un control sobre la frontera.

Según Panamá, alrededor de 17.000 migrantes llegaron desde Colombia entre enero y abril, un aumento respecto a otros años, pero Colombia apenas registró el paso de 4.200.

Hasta Capurganá el trayecto es “fácil”: los migrantes, la mayoría haitianos, llegan desde Brasil o Chile remontando en autobuses; atraviesan Colombia por carretera hasta el norte, a Necoclí, y de ahí un barco, el mismo que utilizan los turistas, les lleva al otro lado del golfo de Urabá.

Al puerto de Capurganá llegan casi todas las mañanas entre 200 o 300 migrantes.

“Son sujetos de robo, de extorsión, de trata de personas por parte de organizaciones delincuenciales que están y que tienen una estructura en la misma selva”, explica Luis Lanza, coordinador en Panamá del Consejo Noruego de Refugiados (NRC, sigla en inglés).

Relata que recientemente una pareja de cubanos se arrepintió y desistió de seguir por la selva.

“Por aquí no vayan a pasar, hermanos”, les dijeron por WhatsApp a unos compañeros que venían detrás.

“A nosotros nos mataron a los guías de un tiro en la cabeza y nos dejaron a la deriva. Nos quitaron la plata. A las mujeres las violaron a todas (…) Te matan, loco, por aquí no pases”, describía el mensaje.

Organizaciones de derechos humanos han denunciado la peligrosidad de la ruta y la inacción de las autoridades colombianas, pero la necesidad económica de sus propios países y la promesa de un futuro mejor del otro lado, sigue impulsando a miles de migrantes a arriesgar su vida a través de la selva.

Danos Me Gusta en Facebook y mantente informado

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top