Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Por coronavirus en Cuba el turismo sufrirá la peor caída en su historia

Noticias de Cuba

Por coronavirus en Cuba el turismo sufrirá la peor caída en su historia

El dinero de la llamada “industria sin humo” representa una de las mayores fuentes de ingreso para el gobierno cubano

La crisis económica luego de que se supere la situación sanitaria por el coronavirus será muy notable en todo el mundo, pero en países como Cuba, dependiente en su gran mayoría del turismo, el impacto será histórico. Ya la CEPAL pronosticó una caída del PIB cubano de casi 4%. 

La anterior afirmación es recogida por el diario El Nuevo Herald, que entrevistó al economista cubano Emilio Morales, especializado en análisis de mercado en la Isla y director de The Havana Consulting Group.

Por coronavirus en Cuba el turismo sufrirá la peor caída en su historia

Por coronavirus en Cuba el turismo sufrirá la peor caída en su historia.

“Los principales mercados de la Isla ya estaban en declive antes de la llegada del coronavirus, pero el impacto de la pandemia será demoledor”, explica Morales en referencia al arribo de turistas a la nación caribeña.

Si en las próximas semanas logra frenarse el contagio por el Covid-19 y nuevamente se abren las fronteras y comienza a reanudarse los vuelos comerciales desde Europa y Norteamérica, se prevé en un escenario “optimista” con 1.7 millones de turistas en todo el año 2020.

Esta cifra representa una caída de casi el 60% de la cantidad de visitantes que arribaron el año pasado. Cifras gubernamentales sitúan los ingresos del turismo en $2,184 millones de dólares en 2019.

A eso hay que añadir que los que finalmente se decidan a viajar, seguramente no tendrán el mismo nivel de gastos per cápita que los registrados antes de la pandemia. Es una posición psicológica de ahorro ante la adversidad.

El turismo, la exportación de servicios de salud y las remesas son las principales fuentes de ingreso de la economía cubana, coinciden diversos analistas. A inicios del mes de mayo las estadísticas oficiales indican que el 80% de los hoteles de la isla se encuentran cerrados y los empleados han quedado “disponibles”.

Además de todo esto, relacionado con el Covid-19, en opinión de Morales la industria turística cubana tiene “problemas con la calidad del servicio, la falta de mantenimiento de la infraestructura hotelera, en la relación calidad-precio de los productos turísticos que se ofrecen, dificultades con los alimentos, y una fuerte competencia en la región son algunas de las causas del declive de la industria turística cubana”.

“A esto hay que sumar errores que denotan falta de visión estratégica, como la mala política de precios implementada en la industria y la incidencia de la mala calidad de los servicios que se ofrecen”, agregó Morales que comparte la idea de que la Isla no tiene herramientas para competir con otros destinos caribeños cercanos como México (Cancún-Rivera Maya), República Dominicana (Punta Cana-Bávaro-La Romana), y las Bahamas.

Ejemplo de ello es que, en los últimos tiempos, totalmente ajenos al coronavirus, ya se venía apreciando una fuerte caída del turismo. El número de visitantes de Alemania, Italia, Inglaterra, España y Francia entre 2017-2019 declinó en un 29.20%.

“El mercado canadiense tuvo su primera caída en el 2016, al caer 6.93%. Posteriormente en el 2017 volvió a declinar con 5.93%. En el 2018 el declive continuó con 2.16%. En el 2019 tuvo un ligero crecimiento de 0.9% con respecto al 2018”, recordó Morales.

En cuanto al incentivo del mercado norteamericano, impulsado por el anterior presidente de Estado Unidos, Barack Obama, se vio reflejado en el salto a 453,925 viajeros en 2015, lo cual significó un crecimiento de 20.7% con respecto al 2014 (350,091 visitantes).

En el 2016 la cifra se elevó a 613,982 visitantes y ya en el 2017 el boom tuvo el mayor pico de crecimiento en el período 2014-2018, al alcanzar la cifra de 1,052,419 visitantes, lo cual significó un astronómico crecimiento de 71.4% con respecto al 2016.

Sin embargo, ese “boom” finalizó a partir de los últimos meses de 2017 cuando el número de turistas norteamericanos que llegaban vía aérea decreció y luego en 2019 la Administración Trump prohibió los viajes en crucero a Cuba y también puso fin a los viajes educativos grupales de norteamericanos para castigar a la isla por su apoyo a Maduro, disminuyendo el flujo de turistas hacia Cuba.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Advertisement
To Top