Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Reos denuncian COVID-19, ratas y agua contaminada en prisión de Pinar del Río

Coronavirus en Cuba

Reos denuncian COVID-19, ratas y agua contaminada en prisión de Pinar del Río

Los reclusos precisaron que también deben enfrentarse al hacinamiento y a la escasez de medicamentos

Denuncian brote de Covid-19 en prisión provisional de Guantánamo

Los prisioneros indicaron que el alimento que reciben no es suficiente. (Captura de video: Canal Caribe-YouTube)

Presos de la cárcel 5 y Medio, en Pinar del Río, han denunciado las terribles condiciones en las que deben permanecer encerrados en medio de la pandemia de COVID-19.

De acuerdo con Radio Martí, el activista Esteban Ajete fue contactado por un grupo de reos vía telefónica, quienes le han asegurado que las circunstancias de su encarcelamiento son pésimas. Los reclusos dijeron que además de enfrentarse al hacinamiento, deben lidiar con agua contaminada y el peligro constante del coronavirus.

“Me han hecho llegar la información de que las condiciones dentro del penal son pésimas, el agua que les están dando, para tomar y para bañarse, es agua de una represa que está en el kilómetro 7 de la carretera de Luis Lazo y ahí es donde se bañan los animales, defecan y de todo ahí y esa misma agua es la que bombean para el penal […] y es la que utilizan para todo”, declaró el activista durante una llamada con el citado medio.

Los prisioneros también afirmaron que la cantidad de comida que reciben no es suficiente, pues las porciones que les brindan en la mañana y en la tarde caben “en un vasito desechable”.

“El ‘gramaje’ no se corresponde con la cantidad de kilocalorías que debe consumir una persona diariamente. Eso ha traído consigo que muchos de ellos han perdido peso”, dijo el activista.

Los detenidos detallaron las condiciones de hacinamiento a las que están expuestos, con barracas que cuentan hasta con 100 prisioneros, lo cual hace imposible mantener un distanciamiento social.

“Lo más difícil para ellos es la situación del medicamento; no tienen medicamentos”, señaló Ajete.

Añadió que las celdas de castigo son un problema en la vida cotidiana de los presos, pues son enviados a estos lugares ante la menor de las faltas. “Se filtran, tienen humedad y allí hay roedores y diferentes tipos de vectores”, explicó.

El hacinamiento dentro de las cárceles cubanas ha sido denunciado desde el inicio de la pandemia, cuando el gobierno se negaba a reconocer los brotes de COVID-19 que se originaban en estas instalaciones.

En marzo, el activista Emilio González aseguró que un gran número de reclusos dio positivo a COVID-19  debido al hacinamiento en la prisión provincial Las Mangas, en Bayamo. Este brote se extendió a otras cárceles de Granma, como la Veguita 1 en el municipio de Yara.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top