Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Siguen las multas y detenciones arbitrarias en Cuba por el mal uso del nasobuco

Coronavirus en Cuba

Siguen las multas y detenciones arbitrarias en Cuba por el mal uso del nasobuco

Policía cubana arrestó a una mujer por defender a una vecina multada por bajarse la mascarilla para tomar agua

Siguen las multas y detenciones arbitrarias relacionadas con el uso de nasobuco

La ciudadana Angélica Garrido multada con 3.000 pesos (ROGER CUBANO/FACEBOOK)

Policías cubanos siguen imponiendo multas y detenciones relacionadas con el uso de nasobuco como medida de prevención ante la pandemia del coronavirus Covid-19 que en la Isla registra 1.389 casos positivos.

El sábado pasado en el municipio de Quivicán, en Mayabeque, la ciudadana Angélica Garrido Rodríguez estaba haciendo cola para comprar productos de primera necesidad cuando vio a un oficial multando a una vecina por bajarse el nasobuco para tomar agua.

Garrido Rodríguez, madre de dos adolescentes y a cargo de sus padres de edad avanzada, reclamó el proceder del policía, quien la increpó por su intervención y momentos después la arrestó bajo los cargos de desacato y resistencia.

La mujer fue trasladada a la unidad policial del municipio donde la encerraron en una celda sin zapatos y nasobuco, el cual reclamó a gritos e implorando a Dios.

Garrido Rodríguez sospecha que su detención tiene más relación con el caso de su hermana, quien es disidente y colabora con la prensa independiente.

En Facebook, el usuario Roger Cubano señala que Angélica fue multada con 3.000 pesos a pagar en un plazo de diez días hábiles.

La publicación también indica que la señora no dejará pasar este acto arbitrario en su contra y pedirá una revisión ante los órganos competentes.

Policías cubanos, además de “cuidar el orden” en las colas que causa el desabastecimiento de comida en la Isla, también están al pendiente para multar a ciudadanos que se bajan el nasobuco un momento sin importar que sea para tomar agua después de varias horas de espera en las filas.

El viernes pasado, el joven cubano Andy Estévez llevaba ocho horas formado para comprar carne de puerco para su familia y en dado momento llegó su abuela para darle un poco de agua.

Mientras terminaba de beber un oficial se le acercó para arrestarlo por bajarse el nasobuco e “incumplir con medidas sanitarias”.

“En el momento exacto que retiro el pomo de mi boca, frena en seco abruptamente un carro, como si en una película de “Rápidos y Furiosos” estuviésemos, era una patrulla policial, la patrulla # 860. El chofer baja de ella y sin ninguna explicación, con una forma imperante y prepotente, me ordena que debo subirme a ella por incumplir las medidas sanitarias”, relató.

Otros ciudadanos han sido multados por tener mal puesto el nasobuco, incluso uno por bajárselo cuando metía una bicicleta a su casa.

 

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top