Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Cocaine Cowboys: Willie Falcon y Sal Magluta dominaron el mercado de drogas en Miami

Farándula

Cocaine Cowboys: Willie Falcon y Sal Magluta dominaron el mercado de drogas en Miami

Se convirtieron en leyendas por ser los narcotraficantes más prolíficos de EEUU y burlar a la justicia por años

Willy y Sal, los Cocaine Cowboys que dominaron Miami. (Foto: Netflix)

Willy y Sal, los Cocaine Cowboys que dominaron Miami. (Foto: Netflix)

En los años 80, Willie Falcon y Sal Magluta llegaron a ser conocido como los Cocaine Cowboys, pues llegaron a crear uno de los más grandes imperios de drogas en la historia de Estados Unidos.

Estos criminales, ambos exiliados cubanos, lograron meter la mayor cantidad de cocaína a Miami, por lo que su historia fue llevada a la pantalla en un documental de Netflix que muestra el auge y caída de su negocio.

Estos traficantes del sur de Florida fueron los principales distribuidores de dos de los cárteles más grandes de Colombia, y por esto llegaron a ser tratados como celebridades.

Augusto “Willy” Falcon y Salvador “Sal” Magluta, metieron más de 75 toneladas de cocaína a los EEUU en la década de 1980 y llegaron a construir un imperio de 2,000 millones de dólares, compartiendo su riqueza, y ganándose el cariño y admiración de la gente.

El imperio de los Cocaine Cowboys

Antes de ser los Cocaine Cowboys, Willy y Sal eran estudiantes de secundaria comunes. Se conocían desde la infancia y, cuando necesitaron un poco de dinero extra, decidieron empezar a vender drogas en secreto.

Tan solo 10 años después, Falcon y Magluta ya manejaban uno de las organizaciones de contrabando más grandes de la Costa Este y del mundo, siendo los encargados de mover la cocaína de Colombia a Miami, en una operación que incluía barcos, aviones, buzos, pilotos y hasta banqueros importantes de la ciudad.

Su mercado, sin embargo, no solo se limitó a Miami, sino que también llevaban sus cargamentos a Nueva York y Washington.

Willy y Sal fueron acusados oficialmente de 17 cargos de tráfico en octubre de 1991, después de años evadiendo a la policía.

¿Cómo los atraparon?

La policía tenía mucha información y pistas sobre el imperio de los Cocaine Cowboys, pero una pieza clave fue Marilyn Bonachera, novia de Sal.

Ella aceptó testificar en el juicio después de que la policía la encontró con documentos de la operación de drogas de los Cowboys en la cajuela de su coche.

Después de eso, ella y su hijo se unieron al programa de protección de testigos y perdieron el contacto con el resto de su familia y amigos.

Willy y Sal cayeron ante la justicia y luego de un juicio largo y complicado, fueron absueltos de los cargos en 1996, en parte porque tres testigos que iban a testificar contra ellos fueron asesinados misteriosamente, y también porque el jurado fue sobornado.

En 2003, Willy Falcon se declaró culpable por el cargo de lavado de dinero y fue enviado a prisión, pero fue liberado en 2017 y deportado a República Dominicana por pedido de sus abogados.

Su presencia ahí no fue muy bien recibida, así que salió del país poco después y nadie lo volvió a ver.

Sal, por su parte, se declaró inocente de todos los cargos, pero fue juzgado nuevamente en 2002 por lavado de dinero y sobornos, y aunque fue absuelto por los asesinatos de los testigos años atrás, el juez le dio una condena de más de 200 años en una prisión de máxima seguridad en el condado de Marion, Illinois.

El resto de sus cómplices fueron encarcelados por diferentes cargos, con condenas que fueron desde 8 hasta 19 años de prisión.

Solo Gustavo Falcon, hermano de Willy, estuvo fugitivo por 26 años, y fue detenido hasta 2017 cuando lo arrestaron en Kissimmee, Florida, mientras daba un paseo con su esposa, a quien conoció bajo una nueva identidad.

Gustavo se declaró culpable y fue condenado a 11 años de prisión.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top