Fincimex anuncia el cierre de 407 oficinas de Western Union
Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Empeora la salud del activista cubano con cáncer que quedó varado en México

Mundo

Empeora la salud del activista cubano con cáncer que quedó varado en México

Ramón Arboláez Abreu necesita ingresar a los EEUU para recibir un mejor tratamiento

Continúan las peticiones de visa humanitaria para activista cubano varado en México

El activista cubano Ramón Arboláez Abreu necesita una visa humanitaria (Foto: Guillermo del Sol – Facebook)

El activista cubano Ramón Arboláez Abreu sigue luchando contra un cáncer que lo consume lentamente, mientras se encuentra varado en México a la espera de una visa humanitaria que le permita entrar a Estados Unidos para recibir un mejor tratamiento.

Por el momento, el opositor y padre de familia se encuentra en una cama de una pensión de la ciudad fronteriza de Reynosa, acompañado de su esposa e hijos.

Arboláez Abreu está recibiendo ayuda del abogado cubanoamericano Jason Poblete, presidente de la organización Global Liberty Alliance, que trabaja sin fines de lucro para ayudar a sufragar honorarios legales y gastos asociados a la defensa de la persecución política y otros casos.

Poblete envió una carta a Kenneth T. Cuccinelli II, subsecretario interino de Estado de EEUU, donde suplica ayuda para salvar la vida del cubano.

Desde hace 11 meses, Arboláez Abreu presenta un cáncer de lengua que ya le afecta mandíbula y garganta, debido a que no recibió el tratamiento necesario para detener el avance de la enfermedad.

En mayo de este año, el activista abandonó Tapachula encaminándose a la ciudad de Monterrey con el objetivo de encontrar una mejor atención médica, pero la pandemia del coronavirus Covid-19 evitó que pudiera encontrar espacio en algún centro de salud.

Arboláez abreu solo recibió paracetamol como medicamento durante unos cuatro meses en los que comía sopas de sobres ante lo doloroso que era para el masticar alimentos sólidos.

El activista también trató de encontrar ayuda en las oficinas locales del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y únicamente le otorgaron papel sanitario, jabón, nasobucos y una botella de gel antibacterial.

El activista y su familia abandonaron la ciudad de Monterrey porque una noche los agentes de la inteligencia cubana lograron contactarlos vía llamada telefónica y les dijeron varias amenazas.

“Que no habláramos más con los medios, que nos quedáramos callados y que, si no cumplíamos, nuestros hijos serían secuestrados y nosotros asesinados. Que no merecíamos más por ser unos traidores”, comentó su esposa Yaneisy Santana Hurtado.

En Reynosa estaban viviendo en las calles hasta que la hermana Catalina Carmona Librado, integrante de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, los llevó a un hostal.

Este grupo religioso le ha dado ayuda psicosocial y apoyo médico para sobrellevar el cáncer en lo que llega la visa humanitaria que le fue negada el pasado 27 de julio sin derecho a apelación.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top