Connect with us
PERIÓDICO CUBANO

PERIÓDICO CUBANO

Ni políticos ni médicos: la comunidad cubana que solo tiene fe en el agua

NOTICIAS DE CUBA

Ni políticos ni médicos: la comunidad cubana que solo tiene fe en el agua

Para las autoridades de la época Antoñica era una rebelde

Río con piedras en el agua

Los Acuáticos, como se les conoce, son un grupo de familias que creen posible sanar el cuerpo y el espíritu solo con las propiedades del agua. (Foto de referencia: Periódico Cubano)

¿Te imaginas no ir al médico cuando enfermas, sin importar la gravedad del padecimiento o cuán intenso sea el dolor? Aunque parezca una locura, existe una comunidad escondida en las montañas de Pinar del Río que, durante más de 80 años, ha desarrollado un estilo de vida alrededor de los poderes curativos del agua.

Los Acuáticos, como se les conoce, son un grupo de familias que creen posible sanar el cuerpo y el espíritu solo con las propiedades del agua, una práctica que inició Antoñica Lorenzo a finales de los años 30 del siglo XX en los Cayos de San Felipe.

Cuenta la historia que el menor de los siete hijos de Antoñica nació con los pulmones débiles y a los dos años enfermó gravemente con fiebres altas. Su situación económica no les permitía pagar los servicios médicos. En medio de la desesperanza, el 8 de enero de 1936, la madre tuvo una revelación de la Virgen María, quien le recomendó bañar a su hijo en el arroyo más cercano. De regreso a casa, las fiebres desaparecieron y el pequeño logró recuperarse.

A partir de ese momento, Antoñica creyó fervientemente que había sido bendecida para curar con agua a todos los enfermos del mundo, sin cobrar ni un centavo u obtener otro beneficio a cambio. Era el sacrificio divino al que debía entregarse para agradecer la salud de su hijo.

Además, a petición de la Virgen, tenía que alejarse de los vicios, no revelarse contra el gobierno, aislarse de la actividad política, no participar en los censos electorales o votar y no recibir educación en las escuelas porque el sistema enseñaba a explotar al hombre.

La noticia se extendió rápidamente entre los campesinos de Occidente. Los enfermos comenzaron a llegar a su hogar en busca de un “milagro”. Quienes no conseguían curar las dolencias con tratamientos médicos y sí con el agua de Antoñica, se convirtieron en fieles creyentes.

Con el tiempo algunas familias se asentaron en los alrededores de su casa, pero los terrenos eran propiedad privada y fueron expulsados. Aunque son pocos los Acuáticos que existen en la actualidad, aún podemos encontrarlos en dos zonas principalmente: en San Cristóbal, Artemisa, y en la Sierra del Infierno, ubicada en el Valle de Viñales.

Algunos miembros todavía mantienen el ideal del agua como única forma de curación. El ritual consiste en tres baños diarios, siempre antes de las comidas: al amanecer, al mediodía y al atardecer. Los enjuagues se realizan en frecuencias impares tantas veces como se deseé. Esta liturgia debe acompañarse con un rezo en nombre de Dios y María Santísima, en el que se pide el restablecimiento de la salud.

Para las autoridades de la época, Antoñica era una rebelde que desobedecía las leyes del Gobierno y motivaba la desobediencia entre los pobladores de su clase, razón por la que fue enviada al hospital psiquiátrico de La Habana “Comandante Dr. Eduardo Bernabé Ordaz Ducunge”, conocido como Mazorra.  Allí estuvo hasta el final de sus días en 1945.

Suscríbete GRATIS para recibir noticias
Síguenos en Google News y recibe más noticias como esta

Continue Reading
You may also like...
1 Comment

1 Comment

  1. Ma. Antonia Organes Duro

    2 enero, 2023 at 10:12 pm

    En el cuartón La Rufina, Barrio Arroyo Blanco del Sur, Central Cristino Naranjo, Holguin, en la década de los 60, tambien habia un pequeño grupo de personas que se curaban solamente con agua. Conoci de un caso, el del sr. Juan Lopez, vecino prominente de esa zona, que se le introdujo dentro del oido un pequeñito tallo de una planta. No admitio antibiotico ni medicacion alguna. Su fe o las propiedades del agua o las dos cosas o algo mas que yo no supiera que utilizaban, favorecio su lenta curacion cuando los presagios eran poco esperanzadores. Personas del lugar tambien compartian similares creencias sobre el poder curativo del agua.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top