Encuéntranos en

Periódico Cubano

Crónica de un viaje a Cuba: Los cubanos y su equipaje

Noticias de Cuba

Crónica de un viaje a Cuba: Los cubanos y su equipaje

Recuerda en el próximo viaje traer la sabanita para el bautizo de tu sobrino.

Foto del autor

La semana pasada me visitó mi amigo José Antonio, cubano residente en Colombia. Decidió pasar unos días de vacaciones en Santa Cruz y por supuesto mi casa fue su casa por esos días. Como es de esperar entre cubanos los temas de conversación siempre terminan en la Isla y las familias. Uno de ellos es el que da pie al título de este trabajo: nuestro equipaje para viajar a Cuba. José Antonio llegó a mi casa con una pequeña maleta que armó la noche anterior, apenas dos horas antes de salir al aeropuerto. En las manos solo los documentos necesarios y nada más, todo el equipaje en la barriga del avión.

Cuando viajamos a Cuba todo es diferente, el equipaje lo comenzamos a armar meses antes. Si vamos a una tienda y vemos un producto en oferta lo compramos, aun cuando el nieto por venir esté en el tercer mes de gestación. Tenemos una lista que va creciendo con los pedidos de otros familiares. Nunca se termina, es infinita.

Somos expertos en armar el equipaje, no dejamos un espacio libre, dentro de los zapatos metemos de todo. Juanita mi vecina me contó que seis meses después de su regreso de Cuba, la familia la llamó con gran alegría, para comentarle que la cadenita de oro con la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre la encontraron en los tenis de la sobrina más pequeña. Fue la primera vez que usó zapatos y descubrieron como una bendición la dichosa cadena.

En las manos llevamos lo inimaginable, el famoso carrito de mano duplica su peso, pero no el volumen. Compactamos la ropa, retiramos los envoltorios, etiquetas y todo lo que ocupe espacio innecesario. Una colega de trabajo, estando de misión en un país latinoamericano le obsequiaron una lámpara con una bella pantalla de tela. Como no pudo guardar la pantalla en el equipaje la llevó en su cabeza como un sombrero ultra moderno.

Además del carrito las mujeres llevan una voluminosa cartera, en ella van toallas, sábanas y cualquier otro objeto que sea permitido llevar consigo. Los hombres no nos quedamos atrás, simulamos que llevamos una enorme laptop en un maletín que va lleno de calzoncillos, medias, pullovers y hasta un par de zapatos.

Cuando al final pasamos la Aduana (otro tema aparte) y somos recibidos por la familia, las horas de preparación del equipaje llegan a un final feliz. A todos les llevamos un pequeño regalo y nuestras maletas se desinflan en cuestión de minutos. En ese momento nos damos cuenta que empezamos el nuevo ciclo, cuando la tía nos dice:

–          Recuerda en el próximo viaje traer la sabanita para el bautizo de tu sobrino. Cuál sobrino, le pregunto.

–          Niño no sabes que María está embarazada de dos meses.

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Noticias de Cuba

Advertisement

Suscríbete a la web

Recibirás gratis las últimas noticias
* = campo obligatorio

Facebook

Advertisement

Noticias más leídas

Advertisement

Últimas Noticias

Advertisement

Columna de Opinión

Advertisement

Suscríbete a la web

Recibirás gratis las últimas noticias
* = campo obligatorio

Facebook

Advertisement
To Top