Connect with us
PERIÓDICO CUBANO

PERIÓDICO CUBANO

Cuando los Reyes Magos regresaron a Cuba y enfurecieron a Fidel Castro

NOTICIAS DE CUBA

Cuando los Reyes Magos regresaron a Cuba y enfurecieron a Fidel Castro

La prensa local tildó al desfile de la Epifanía de “payasos, magos de pacotilla”, de querer “dar limosnas” a los niños

Paseo del Prado en Cuba

El personal de la embajada española se disfrazó de los Reyes Magos y montados en carrozas repartieron caramelos entre los residentes sorprendidos y niños emocionados que transitaban por el Paseo del Prado, en plena Habana Vieja. (Foto de referencia: Periódico Cubano)

En enero de 2001, en medio de relaciones un poco tensas con el cuarto presidente del Gobierno de España, José María Aznar López; el Centro Cultural de la nación ibérica en La Habana con el apoyo de la embajada, organizó la primera cabalgata de Reyes Magos en la Isla luego de varias décadas sin celebrarse.

Con el permiso de las autoridades cubanas y el resguardo de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) —que puso a disposición del evento sus mejores patrullas y agentes motorizados—, el personal de la embajada española se disfrazó de los Reyes Magos y montados en carrozas repartieron caramelos entre los residentes sorprendidos y niños emocionados que transitaban por el Paseo del Prado, en plena Habana Vieja.

De ahí desfilaron a la sede del Centro Cultural de España y regresaron repartiendo dulces. Horas después, cuando los medios oficialistas locales divulgaron la noticia, el hecho fue mostrado como una “lamentable y peligrosa arrebatiña” de “monarcas importados”, indiferente e insensible de la alegría y fantasía infantil que se pretendía transmitir.

La prensa local tildó al desfile de la Epifanía de “payasos, magos de pacotilla”, de querer “dar limosnas” a los niños del país. El periódico Juventud Rebelde cuestionó: “¿Con qué derecho humillan a nuestros niños, lanzándoles caramelos al pavimento o al fango, según la puntería de los mamarrachos?”.

¿Cómo reaccionó el dictador?

En medio de esta tormenta ideológica, Fidel Castro —presto siempre a la polémica y la victimización de la “Cuba agredida”—, declaró al periódico Granma y los noticieros estatales que no quería “echar leña al fuego de las relaciones con España, pero que nadie dude de que toda grosería, toda provocación, todo insulto tendrá adecuada respuesta”.

El fallecido mandatario cubano, siempre acusó a la administración de José María Aznar de aliarse a los EEUU, de no apoyar suficientemente al gobierno cubano y de intentar interferir en los asuntos internos de Cuba.

La expulsión de los Reyes Magos de Cuba

En Cuba y hasta inicios de la década de los años 60, la Navidad y los Reyes Magos eran festejados sobre todo por la influencia cristiana y católica de la Isla, pero con la llegada de Fidel Castro se implementaron medidas políticas y de carácter ideológico que afectaron la forma en que la gente celebraba la Navidad, los bautizos y los Reyes Magos.

Se dejaron de producir o importar accesorios para las celebraciones, lo que fue en gran medida la eliminación total del ambiente navideño. Los árboles de Navidad y nacimientos de Jesús, desaparecieron casi por completos de la vida cotidiana, tan solo en los recintos religiosos se mantuvieron en parte esas tradiciones.

Ser religioso o creer en un Dios, sería incompatible con los principios revolucionarios y el marxismo-leninismo hasta finales de los años 80.

La visita del papa Juan Pablo II a Cuba en 1998, convirtiéndose en el primer papa en visitar el país desde que se estableció el gobierno comunista en 1959, fue vista como una oportunidad para mejorar las relaciones entre la Iglesia Católica y el gobierno cubano.

Durante su visita, Juan Pablo II se reunió con el líder cubano Fidel Castro y otros funcionarios del gobierno, y también se encontró con miles de católicos cubanos en varias ocasiones.

Aunque la visita de Juan Pablo II a Cuba no tuvo un impacto inmediato en la política del país, se consideró un paso importante en la dirección de una mayor apertura y diálogo entre la Iglesia y el gobierno cubano; que se materializó en una mayor afluencia de feligreses a las iglesias y el retorno a las tradiciones católicas y Navideñas.

Posteriormente, los siguientes sucesores Benedicto XVI y Francisco I visitarían la Isla reforzando la tendencia cristiana de celebración.

Suscríbete GRATIS para recibir noticias
Síguenos en Google News y recibe más noticias como esta

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top