Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

El Granma aborda la unificación monetaria, pero los especialistas no ofrecen soluciones

Noticias de Cuba

El Granma aborda la unificación monetaria, pero los especialistas no ofrecen soluciones

La política monetaria puede generar escasez (inflación reprimida), excesos de liquidez (ahorro forzoso) y mayor protagonismo de los mercados informales

En la década de los años 90 con la caída de la Unión Soviética principal sustento de Cuba, la Isla se vio envuelta en una severa crisis económica que “generó el desabastecimiento de productos en los mercados minoristas y desató fuertes desequilibrios monetarios” explica al diario Granma Mercedes Yolanda García Armenteros, directora de Estudios Económicos del Banco Central de Cuba. La intervención de la funcionaria y otros dos trabajadores del BCC se produce para tratar de justificar la invención de la doble moneda en Cuba y el futuro de esta política monetaria que ha traído importantes deformaciones a la economía local.

Según García Armenteros, el panorama de los años 90 “generó un proceso de inflación reprimida, en el cual el dinero en manos de la ciudadanía superó la capacidad para ofertar bienes y servicios, cuyos precios no subían, lo que agravó el desabastecimiento de los mercados”, algo que, aunque no lo reconozcan también está sucediendo en la actualidad. Basta ver las interminables colas en las tiendas en dólares que se suceden a diario para adquirir productos que ya tiene un sobreprecio promedio de 240%.

El Granma aborda la unificación monetaria, pero los especialistas no ofrecen soluciones

El Granma aborda la unificación monetaria, pero los especialistas no ofrecen soluciones. (Foto: Periódico Cubano)

Sobre el proceso de dolarización que se vivió a partir de la despenalización del dólar en los años 1993 y 1994 la funcionaria comenta que “la dolarización nunca alcanzó la totalidad de la economía, pues los salarios, la seguridad y asistencia social, los servicios, los productos normados y muchas otras actividades se continuaron realizando en pesos cubanos”.

Después de todos esos años donde ocurrió la entrada en circulación del CUC y la posterior penalización a la circulación del dólar con un gravamen del 10% que fue eliminado recientemente, Cuba se enfrenta a un escenario muy complejo que requiere la eliminación de la dualidad monetaria, sin embargo se introduce la dolarización parcial de la economía.

Ian Pedro Carbonell Karell, especialista de la Dirección General de Políticas Económicas del BBC, explica que el fenómeno de la dualidad tiene problemas subyacentes que deben solucionarse con urgencia.

Uno de ellos es la dualidad monetaria en sí, y otro es la dualidad cambiaria, que establece tipos de cambio diferentes entre las monedas nacionales, y entre ellas y las divisas extranjeras, lo cual genera distorsiones en el sector empresarial y en la forma en que la población interactúa con él.

En el sector empresarial existen un tipo de cambio (de 1 CUP igual a 1 CUC igual a 1 USD), mientras para la población se establece el 24 CUP por 1 USD, por lo que se presenta el fenómeno de la sobrevaluación.

García Armenteros indica que “asociado a la dualidad también se produce en muchos casos la desconexión interna entre el precio minorista y el precio mayorista”.

Por su parte, Karina Cruz Simón, especialista de la Dirección de Estudios Económicos, indica que la clave para que el dinero cumpla sus funciones y lograr estabilidad es “garantizar que los procesos de emisión de dinero se correspondan con la evolución de la economía real o productiva”, lo cual -aunque no lo dice la especialista- es imposible en Cuba donde la ineficiencia de la empresa estatal es un hecho.

Cruz Simón añade que “pueden producirse” procesos inflacionarios, que ocurren cuando existe demasiado dinero en circulación y cuando se elevan los precios, lo que afecta el poder adquisitivo de la moneda y su credibilidad.

También se puede generar escasez (inflación reprimida), excesos de liquidez (ahorro forzoso) y mayor protagonismo de los mercados informales, todo lo cual también daña la estabilidad y poder adquisitivo de la moneda.

Al final de todos los planteamientos recogidos por el diario Granma ninguno de los especialistas en materia económica expresa una hoja de ruta a considerar por parte de los dirigentes que toman las decisiones políticas en el país, por lo tanto, la anhelada unificación monetaria -planteada en el congreso del Partido Comunista en 2011- de momento no se vislumbra. La solución, en lugar de eliminar una moneda, fue poner en circulación otra: el dólar estadounidense.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias Relevantes

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Suscríbete GRATIS y recibe noticias

To Top