Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

El ordenamiento sin orden ni diseño, la historia de los precios centralizados

Noticias de Cuba

El ordenamiento sin orden ni diseño, la historia de los precios centralizados

“Todo era tan secreto que solo asistían los directores de los organismos”

El ordenamiento sin orden ni diseño, la historia de los precios centralizados

El ordenamiento sin orden ni diseño, la historia de los precios centralizados. (Foto: Periódico Cubano)

Una nueva publicación sobre el tema económico a propósito de la Tarea Ordenamiento surgió en el diario local de Ciego de Ávila, Invasor, y en sus párrafos se puede advertir -una vez más- que la estrategia que el gobierno cubano elaboró en los últimos 10 años no está ordenada ni diseñada.

El caos inicia con la confesión de Víctor Limia de la Rosa, asesor principal de precios en la dirección provincial de Finanzas y Precios, quien dice abiertamente que por el secretismo habitual los funcionarios de Ciego de Ávila no recibieron la preparación adecuada para la complejidad que exigían las transformaciones de las fichas de costo y con ello el precio final de productos y servicios.

“Todo era tan secreto que solo asistían los directores de los organismos. Y los directivos pueden ser políticamente muy confiables, sin embargo, no son quienes se fajan con los números y sacan las cuentas. En esos espacios hubiera sido muy provechoso que los especialistas participaran y comprendieran cómo debía hacerse, y realizaran los primeros cálculos y fichas”, explica De la Rosa en franco desafío a sus jefes inmediatos y todo el séquito de diseñadores de políticas económicas a nivel nacional.

“Se dice que la Tarea Ordenamiento lleva 10 años preparándose, pero la gente que debe aplicarla hoy no está en sus puestos o son insuficientes o no tienen todo el conocimiento”, confiesa el funcionario que de un momento a otro puede peligrar su puesto laboral.

El trabajo publicado por la periodista oficialista Katia Siberia señala en la actualidad a casi dos meses de iniciada la Tarea Ordenamiento los criterios de los funcionarios provinciales no son claros y se contradicen entre sí, un problema que a su juicio es, en primer lugar, debido a la interpretación.

El asunto es que la información de los precios mayoristas, decididos centralmente por los altos dirigentes sentados detrás de un buró en La Habana que obvian toda la teoría económica, no llegó a tiempo a la provincia y entonces las empresas locales pusieron los precios minoristas más elevados para que no les diera pérdida.

“Hoy, por ejemplo, todavía no sabemos el precio del chícharo, y eso no influye tanto porque no ofertas ese plato en la gastronomía, y ya está. Pero hay otras materias primas que te definen cientos de productos y lo que no hagas y no vendas en un mes”.

La gente se quedó con aquello explicado en la Mesa Redonda de que si el fondo del salario crecía 4,9 veces y los precios (del sector no estatal) se multiplicaban por tres, pues la cuenta daría y podríamos contener la inflación, rememora Limia. “No obstante, para las empresas eso no fue así”, comentó el especialista.

El colmo de los “fallos” fue un gorro de tela comercializado por la empresa de comercio provincial el cual salió al mercado con un precio de 102 pesos. En este caso el precio original, antes del ordenamiento, se multiplicó por 12 (máximo índice permitido por la Resolución 324) sin mayores evaluaciones ni remordimientos.

Sin embargo, “todas las empresas avileñas concluyeron enero con sus indicadores económicos deteriorados”, es decir con pérdidas a pesar de haber elevado exponencialmente sus precios finales.

Los especialistas de finanzas señalan que los precios finales se deben crear sumándole al precio mayorista definido centralmente un 10% del impuesto de las ventas, más el 10 por ciento del margen comercial, además de los costos productivos como la electricidad y el salario a pagar a los trabajadores.

Un ejemplo de la incidencia del alza en los salarios es en la industria pesquera. “El kilogramo de patao está en la actualidad a 96 CUP y cuando analizas sus interioridades te das cuenta de que por haberse subido mucho el salario, ahora ese salario representa el 85% del costo del producto.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias Relevantes

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Suscríbete GRATIS y recibe noticias

To Top