Connect with us
PERIÓDICO CUBANO

PERIÓDICO CUBANO

¿Padece Boncó Quiñongo una extraña enfermedad?

FARÁNDULA

¿Padece Boncó Quiñongo una extraña enfermedad?

“A mí hay que matarme”, aseguró el humorista cubano

La Diosa compartió la imagen junto al humorista, quien luce prácticamente igual que hace 20 años. (Foto: La Diosa-Instagram)

Recientemente, La Diosa de Cuba compartía en sus redes sociales una foto de hace dos décadas, en la cual se la ve junto al humorista Boncó Quiñongo. Tras analizar bien la instantánea, algunos usuarios descubrieron un detalle alarmante sobre el comediante cubano.

Los primeros en notarlo serían los Pichy Boys, quienes comentaron la publicación de la cantante con un mensaje donde se puede leer “Boncó Quiñongo se veía más viejo hace 20 años que ahora, es Benjamin Botton”, a lo que el artista respondió “A mí hay que matarme”.

Y es que, bromas aparte, Conrado Cogle, verdadero nombre del también músico antillano, luce a sus 51 años, físicamente muy parecido a su época de juventud, cuando el público de la Isla disfrutaba con sus ocurrencias en el popular programa televisivo Sabadazo.

Advertisement

Al igual que el personaje del filme dirigido por David Fincher e interpretado por Brad Pitt, con el paso de los años el actor ha conservado alarmantemente bien su lozanía, amén de haber ganado algunas libras en comparación a cómo lucía durante los 90, época conocida como “periodo especial” en la Mayor de las Antillas, debido a la escasez imperante.

Los primeros pasos en el humor los daría con el grupo Pagola la Paga, junto a quienes pasó a formar parte del Centro Promotor del Humor en 1992. Sería aquí donde conocería a quien, a día de hoy, es uno de sus más grandes amigos, su colega Geonel Martínez, recordado por su personaje de “Gustavito”.

Ambos formarían parte del programa conducido por Carlos Otero los sábados en la noche y el cual consolidó a Boncó dentro del panorama humorístico antillano agracias a su personaje, al que le debe el nombre con el que es conocido hasta el día de hoy.

Advertisement

Se trata de la representación del tipo “guapo”, proveniente de un estrato social humilde, quien habla casi en un “dialecto” confundiendo y omitiendo parte de los sonidos.  De este espacio salieron otras figuras como Osvaldo Doimeadiós, Ángel García y Ulises Toirac.

Aunque emigró a España en 1999, no sería hasta su llegada a Estados Unidos en el año 2005, donde relanzaría su carrera y volvería a formar parte de importantes programas como El Happy Hour o TN3, donde trabajó junto a su amigo Carlos Otero.

“Me fui de Cuba, dejé a mi familia y a mis hijas para buscar un mejor futuro en España, y ahí pasé muchísimas necesidades, lloré incontables noches, pero resistí porque no quería regresar a Cuba con una mano adelante y la otra atrás, y, peor aún, sin dinero”, expresó el artista en una entrevista ofrecida al Diario de las Américas.

Advertisement

“En la época en la que yo llegué a Miami no existían las redes sociales, sin embargo, fui uno de los primeros artistas de mi generación que denuncié y asumí una postura desde que me establecí en esta ciudad”, explicó al medio de prensa.

“Por eso me ilusioné tanto cuando vi el estallido social del 11 de julio. Creo que hay esperanza y yo seguiré aportando mi grano de arena como artista porque quiero que las cosas cambien en Cuba. Quiero volver a trabajar en mi país recorriendo los estadios y los teatros de oriente a occidente”, aseguró.

Reza un viejo tango que 20 años no son nada, pero para algunos el tiempo es como un ave de paso que no deja mella en su cuerpo ni en su alma. Sin dudas este es el caso del talentoso cubano, quien compite con su coterránea Irela Bravo a ver cuál de los dos despista más al almanaque.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top