Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Polémica entre Cuba y Sudáfrica por el pago del Interferón Alfa 2b vendido al Ejército

Noticias de Cuba

Polémica entre Cuba y Sudáfrica por el pago del Interferón Alfa 2b vendido al Ejército

En todo el trato se presume corrupción y negligencia entre las partes involucradas

Polémica entre Cuba y Sudáfrica por el pago del Interferón Alfa 2b vendido al Ejército

Polémica entre Cuba y Sudáfrica por el pago del Interferón Alfa 2b vendido al Ejército. (Foto: Granma)

Una posible crisis diplomática se está gestando entre los gobiernos de Cuba y Sudáfrica, pues las autoridades antillanas exigen el pago de 214 millones de rands (alrededor de 14 millones de dólares según el tipo de cambio vigente) por la venta al Ejército sudafricano del fármaco Interferón Alfa 2b.

Dicho medicamento fue vendido hace unos meses por la Isla para su uso en el tratamiento contra COVID-19, pero la nueva ministra de Defensa, Gladys Kudjoe, que asumió el control de la cartera recientemente, se niega a pagar con fondos de la institución lo pactado por sus antecesores.

Kudjoe argumenta que la compra realizada por el Ejército sudafricano fue ilegal, ya que el medicamento no cuenta con la aprobación de la Autoridad Reguladora de Productos Sanitarios de Sudáfrica (SAHPRA, por sus siglas en inglés) y, en consecuencia, el Ministerio de Salud tampoco lo puede utilizar.

La misma opinión es compartida por Kobus Marais, líder de la opositora Alianza Democrática (DA, por sus siglas en inglés), quien expresó en el Parlamento Nacional que el Departamento de Defensa “no debería haber celebrado un acuerdo de suministro de medicamentos sin un certificado de aprobación de SAHPRA”.

Marais instó a las nuevas autoridades de Defensa a que detengan el pago pendiente de 180 millones de rands, apoyándose en la “cláusula de rescisión del contrato”. No obstante, el medio de prensa local Politics Web, asegura que La Habana no aceptará la cancelación y en cambio exigirá el pago de la totalidad del dinero.

Lo cierto es que el asunto es de orden interno, pues lo que está en escrutinio es la violación de “las leyes de contratación pública y los reglamentos de importación de Sudáfrica, ya que el Departamento de Defensa aún no ha proporcionado pruebas de si solicitó una exención del Tesoro y del Departamento de Comercio e Industria para la compra exclusiva del medicamento”.

“Las cabezas no solo deben rodar por aquellos que estuvieron involucrados en este espantoso abuso de los recursos públicos, sino que también deben rendir cuentas. Poco después de la presentación del informe ministerial en tres semanas, como prometió el ministro, el fiscal del distrito presentará cargos penales contra todos los implicados”, explicó Marais.

La política sudafricana recalcó que el Interferón Alfa 2b no ha recibido ni tan siquiera la Certificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un medicamento que ayude a combatir el COVID-19.

Según las autoridades sanitarias cubanas que administraron el Interferón Alfa 2b Humano Recombinante en la población de Wuhan, donde surgió el virus, los resultados fueron satisfactorios.

Uno de los artículos científicos más recientes se refiere a un estudio realizado en esa ciudad china, cuando el medicamento fue suministrado al personal médico. De los individuos incluidos en la investigación, 2.944 recibieron el fármaco y 3.387 no. El 50 % de los no tratados contrajeron la enfermedad, en tanto no hubo ninguno entre los beneficiados con la medicina.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top