Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

¡Se veía venir!: Cubadebate publica recetas de “tripa y mondongo”

Noticias de Cuba

¡Se veía venir!: Cubadebate publica recetas de “tripa y mondongo”

Bajo el título “Sabor y Tradición: Recetas de tripas o mondongo”, el artículo explica de mil maneras que las tripas de res y cerdo sí son comestibles

¡Se veía venir!: Cubadebate publica recetas de “tripa y mondongo”

¡Se veía venir!: Cubadebate publica recetas de “tripa y mondongo”. (Foto ilustrativa: Tnarik Innael-Flickr)

“Se veía venir”, así reaccionaron usuarios en Twitter cuando la mañana de este miércoles el portal oficialista Cubadebate publicó un artículo culinario con el que invita a comer las “tripas” que mencionó la semana pasada el titular de la Industria Alimenticia, Manuel Sobrino Martínez.

El ministro encendió la polémica cuando declaró en la Mesa Redonda que Cuba cuenta con 2 millones de metros de tripas de res y cerdo destinadas a la alimentación del pueblo. Aprovechando el alcance mediático que tuvieron “las tripas”, Cubadebate decidió comenzar a promover su consumo, en formato de recetas de cocina y de la mano de la ingeniera agrónoma Silvia Gómez Fariñas.

Bajo el título “Sabor y Tradición: Recetas de tripas o mondongo”, el artículo explica de mil maneras que las tripas de res y cerdo sí son comestibles. La autora, en un rebuscado trabajo de recopilación, menciona recetas complicadas y completamente fuera del alcance de la mayoría de los cubanos.

¡Se veía venir!: Cubadebate publica recetas de “tripa y mondongo”

¡Se veía venir!: Cubadebate publica recetas de “tripa y mondongo”. (Captura de pantalla: Cubadebate)

Aunque todas son a base de tripa de cerdo, estas no son el único ingrediente y los demás, aunque sencillos de conseguir en el resto de los países del continente, en Cuba no son asequibles.

Desde puré de tomate, hasta aceitunas y vino tinto, la cantidad de dinero que representaría preparar uno solo de los platillos presentados por Gómez Fariñas, sumado a la cantidad de tiempo que se gastaría en las filas para adquirirlos, hacen nada factible la realización de alguno de ellos como opción alimenticia.

En un país en el que hasta conseguir sal o aceite requiere formarse en una fila por horas, la redactora oficialista sugiere elaborar la longaniza con tripa de cerdo y lomo “embuchado” con el intestino grueso del animal, ignorando que la carne lleva meses desaparecida de tiendas y mercados.

Para su receta de longaniza, “tal y como las elabora” la propia autora, se necesitan cuatro tazas de picadillo de puerco, una de dados pequeños de carne de puerco, 2 tazas de dados de manteca de puerco, 2 tripas de puerco limpias, entre otros ingredientes.

Para la gandinga enlista “el corazón, hígado, 2 pedazos de tripa y 2 riñones de puerco”, todos órganos imposibles de comprar de una sola vez, tanto por la falta de disponibilidad, como por la propia regulación del régimen que impide a los compradores llevar más de lo estrictamente necesario.

A esto se añaden “2 cucharaditas de vinagre, ½ taza de vino tinto, ½ taza de puré de tomate, ½ taza de aceitunas, 2 hojas de orégano, 1 cebolla, 6 dientes de ajo, 1 ají pimiento, ½ cucharadita de comino, 2 cucharadas de manteca o aceite, pimienta y sal a gusto”, todo escaso y a horas de cola de distancia.

En Latinoamérica, países como Argentina y México en los que el consumo de chorizo y longaniza es habitual, esta se compra en tiendas y mercados ya elaborada, no se fabrica en casa por la complejidad innecesaria de un embutido económico que ya viene empacado como el jamón o las salchichas.

Esta no es la primera vez que el gobierno publica recetas para elaborar con los paupérrimos recursos a los que puede acceder su población, siempre intentando exaltar lo que intente venderles en el momento como ocurrió con el yogurt de soya y las clarias.

Este caso recuerda también a cuando la prensa oficial recomendó a los cubanos “dejar de gastar tanto en internet y más en comida”, recomendado “desayunos saludables” sugiriendo que si los cubanos no comen saludable es por elección y no por necesidad y mostrando recetas con varios ingredientes escasos, costosos o inexistentes en las tiendas y mercados de la Isla.

Ahora que las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC) han demostrado ser prioridad del régimen y estar surtidas con productos únicos en Cuba es posible que cuenten con  la mayoría de los ingredientes, solo habría que recordarle a las autoridades que menos del 10% de su población cuenta con dólares para acceder a ellas.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top