Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Joven afroamericano es baleado 7 veces por la policía de Wisconsin

Estados Unidos

Joven afroamericano es baleado 7 veces por la policía de Wisconsin

Los tres hijos de la víctima presenciaron cómo el oficial le disparó a su padre

Jacob Blake recibe 7 disparos en la espalda

Jacob Blake recibe 7 disparos en la espalda (Foto: Captura de pantalla-CBS Youtube)

Un nuevo caso de racismo institucional en Estados Unidos ha vuelto a despertar las protestas masivas contra la autoridad policial. En esta ocasión la víctima, identificada como Jacob Blake, de 29 años, recibió siete tiros por parte de un oficial del estado de Wisconsin.

Los hechos tuvieron lugar el pasado domingo, en la ciudad de Kenosha, cerca de las 5:00 p.m (hora local). Los agentes arribaron a la escena luego de ser llamados por un “incidente doméstico”.

Testigos aseguran que Jacob estaba intentando separar una pelea entre dos mujeres. Sin embargo, las cosas escalaron de tal forma que terminaron tres policías apuntando sus armas contra el joven.

Gracias a un video, más tarde divulgado en las redes sociales, se puede ver cómo uno de los oficiales agarra a la víctima de su camiseta, mientras este intenta abordar su auto, y le termina disparando siete veces consecutivas por la espalda.

El destacado abogado de derechos civiles Ben Crump, al que acudió la familia del ciudadano, dijo que los tres hijos de Blake estaban en el vehículo cuando le dispararon. “Vieron a un policía disparar contra su padre”, alegó.

Por el momento, se desconocen muchos detalles alrededor del hecho. Aún no ha quedado claro quién llamó a la policía o por qué el agente terminó abriendo fuego. Tampoco se ha hecho público los nombres de los oficiales involucrados.

No obstante, el Departamento de Justicia de Wisconsin dijo haber iniciado una investigación. La familia de Jacob explicó que el joven de 29 años fue trasladado a un hospital cercano donde recibió cirugía y ahora se encuentra “estable” en cuidados intensivos.

Toque de queda tras protestas

El incidente, registrado solo tres meses después de la muerte de George Floyd, hizo que volvieran a desarrollarse protestas masivas, obligando a las autoridades a emitir un toque de queda. Esto no impidió que cientos de manifestantes se reunieran frente al juzgado de la localidad, mientras que otros intentaron entrar por la fuerza en el edificio de seguridad pública de Kenosha para exigir el arresto de los oficiales responsables del tiroteo.

El gobernador del estado, Tony Evers, pidió una “movilización limitada” de la Guardia Nacional para ayudar a la policía local y “proteger la infraestructura crítica”.

“Todas las personas deberían poder expresar su enojo y frustración ejerciendo sus derechos de la Primera Enmienda e informar sobre estos llamados a la acción sin temor a ser inseguros”, dijo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

To Top