Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Error diplomático del presidente mexicano al invitar a Díaz-Canel a fiestas patrias

Noticias de Cuba

Error diplomático del presidente mexicano al invitar a Díaz-Canel a fiestas patrias

A López Obrador se le olvidó su discurso a favor de la democracia

Error diplomático de López Obrador al invitar a Díaz-Canel

López Obrador no habló de democracia ante Díaz-Canel. (Foto: Periódico Cubano)

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador cometió un error diplomático al invitar a su homólogo cubano Miguel Díaz-Canel a los festejos oficiales por el Día de la Independencia del país azteca.

No era el momento adecuado, ni necesario para mostrar a su gobierno como un amigo de un régimen con poco futuro por delante.

López Obrador tiene el derecho de establecer las relaciones internacionales que mejor le parezcan para su proyecto de nación, pero también debe tomar en cuenta el contexto actual antes de presumir esas amistades.

Hay momentos para un saludo de manos ante miles de cámaras y también los hay para solo evidenciar la amistad de una manera no tan llamativa, algo mesurado, como una publicación en redes sociales y no más.

Es inaceptable que en un festejo por el aniversario de una lucha con fines de libertad estuviera presente como invitado de honor un mandatario que obliga a los cubanos en la Isla a depender de un sistema comunista para sobrevivir.

No era el momento de aparecer junto a uno de los responsables de una fuerte represión contra manifestantes pacíficos que el pasado 11 de julio protestaron contra la continuidad del castrismo y exigieron la democratización del país.

Miles de cubanos arrestados y golpeados, miles de cubanos acusados sin pruebas, miles de cubanos tratados como delincuentes por exigir derechos fundamentales en una época en la que la diversidad gana terreno en todos los contextos, desde lo social hasta lo político.

En vez de invitar a Díaz-Canel a un evento netamente mexicano, López Obrador debió mostrar ese maderismo que tanto pregona en sus mañaneras para aparentar su figura democrática.

Francisco I. Madero inició la revolución mexicana bajo el lema “sufragio efectivo, no reelección”, que puso fin a una dictadura y con el paso de los años, con sus altibajos, estableció la democracia que hoy existe en la nación.

Es muy contradictorio que López Obrador ostente a este personaje histórico en la imagen de su gobierno y a la vez defienda a un régimen que subsiste castigando a personas por solo portar ideas democráticas.

Al mandatario mexicano se le olvidó su maderismo, lo hizo a un lado de la manera más descabellada, borró a Francisco I. Madero de su escudo para caminar al lado de Díaz-Canel, un líder no elegido por su propio pueblo.

López Obrador cometió un error diplomático al presentar al continuador del castrismo en el aniversario del Día de la Independencia y hablar del embargo estadounidense; lo más certero era hablar de libertad y democracia al mundo por respeto a este fecha tan importante para México.

El gobierno cubano necesita amigos que le digan sus verdades, no que defiendan sus atrocidades, el dirigente mexicano pudo ser esa amistad desde su supuesto maderismo, pero desaprovechó esta oportunidad que lo iba a posicionar mejor en el actual contexto mundial.

 

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top