Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Gobierno cubano busca un asiento en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Mundo

Gobierno cubano busca un asiento en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

El canciller cubano aprovechó para intentar culpar a EEUU de los problemas del transporte público, la educación, la salud y la alimentación

Ignorando todas las formas en que se violan los derechos humanos de los cubanos en la Isla, el gobierno de Miguel Díaz-Canel aspira a volver a ocupar uno de los 47 asientos con los que cuenta el Consejo de Derechos Humanos de la Naciones Unidas.

El anuncio fue difundido el martes por el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, a través de su cuenta de Twitter.

Durante su intervención en un foro de la ONU, el ministro reafirmó “el apoyo de Cuba a este Consejo” y anunció que ha decidido “presentar su candidatura a miembro para el periodo 2021-2023”. “Puedo asegurarles que seguiremos actuando aquí con voz propia y constructiva”, dijo.

El gobierno cubano formó parte de esta instancia intergubernamental en dos periodos consecutivos (2014-2016 y 2017-2019), tras lo cual el reglamento no permitía una reelección consecutiva.

El régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, principal aliado de Cuba, volvió recientemente al Consejo de Derechos Humanos. La elección generó condenas por parte de Estados Unidos y de otros países occidentales, así como de prestigiosas ONG internacionales.

La mayor crítica era que se da un asiento en el Consejo a un régimen acusado de usar la represión, tortura y la violencia selectiva contra opositores, así como de haber llevado a su población a una grave crisis humanitaria.

Estas acusaciones son las mismas que aplicarían al Gobierno cubano, que aunque no ha declarado una crisis como en Venezuela, es cierto que la mayor parte de la población ni tiene recursos suficientes, comida o servicios básicos.

El canciller Rodríguez Parrilla denunció en su discurso ante el Consejo las medidas con las que el Gobierno estadounidense ha endurecido en los últimos meses el embargo al régimen en la isla y que afectando sobre todo su acceso al combustible.

“El endurecimiento del bloqueo (embargo) contra Cuba es un acto de genocidio, una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos”, declaró.

Añadió que el reforzamiento de las sanciones ha sido “cualitativo” y pidió al mundo que no permanezca “inerte ante la amenaza estadounidense de aplastar a Venezuela, desestabilizar a Nicaragua o destruir a otras naciones”.

Parrilla reconoció que las sanciones de EEUU han conseguido “dañar cada ámbito de la vida cotidiana” de la gente.

Intentó culpar de esa situación a EEUU, adjudicándole las fallas que tiene Cuba en cuanto al transporte público, la educación, la salud y la alimentación.

A las restricciones de diésel y gasolina se suma la escasez de gas licuado de petróleo (GLP), lo que afecta directamente a 1.7 millones de familias, según datos del régimen.

La delicada situación financiera también se ha reflejado en otros ámbitos, causando desabasto de productos de aseo, higiene y medicamentos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

To Top