Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Liberan al agresor sexual de una niña en La Habana por su “avanzada edad”

Noticias de Cuba

Liberan al agresor sexual de una niña en La Habana por su “avanzada edad”

“¿Cómo van a proteger a un agresor que no merece nada?”, cuestionó la abuela de la víctima

Policía Nacional Revolucionaria

Policía Nacional Revolucionaria (Foto: MININT)

El pasado 26 de febrero un hombre de 67 años, residente en la calle Monte, de la Habana Vieja, intentó agredir sexualmente a una menor de edad. A pesar de que el individuo tiene múltiples condenas por “abuso lascivo”, aún se encuentra en libertad condicional desde mayo.

Así lo hizo saber la abuela y la madre de la víctima, de tan solo siete años, quienes temen por la integridad de la pequeña y continúan demandando justicia.

De acuerdo con reportes del portal Cubanet, el agresor fue exonerado por las autoridades en medio de la crisis sanitaria desatada por el coronavirus, debido a su “avanzada edad”, mientras que la familia de la niña comenzó a recibir amenazas.

Los “mensajes de alerta” llegaron de parte de la capitana Marbelia, instructora a cargo del caso registrado bajo el número 3238, en el Departamento de Investigación Criminal (DITICO).

“Realizamos la denuncia en la unidad policial de Cuba y Chacón y al día siguiente mi hija recibió una citación (…) Pero fue para decirnos que ese señor tenía que regresar a su casa y que, si nos metíamos con él, las que podíamos ir presas éramos nosotras”, declaró Luz Divina Wilson, abuela de la menor.

“Le pregunté a la capitana Marbelia cómo era posible si nosotras estábamos haciendo lo correcto. No le hemos dicho nada al padre de la niña ni a los hombres de la familia para evitar una desgracia; si está la Policía es para que actúe como debe ser”.

Amenazas a la familia

Tras el arresto del agresor, Wilson y su hija llamaron más de cinco veces a la Fiscalía Provincial de La Habana para saber en qué estado estaba el caso. Sin embargo, la familia no obtuvo información actualizada ni pudieron presentarse a la sede de ese órgano de justicia por las restricciones sanitarias que en ese momento imperaban. El verdadero calvario comenzó tres meses más tarde, cuando el agresor fue liberado.

“Le preguntaron a mi nieta si había sido tocada. Después hicieron verificaciones con la directora y la maestra de la escuela para saber si la teníamos cuidada. En la acusación aparecen los antecedentes penales de mi hija, como si estuvieran buscando una justificación para lo que le pasó a mi nieta. ¿Quién es el acusado?”, lamenta la abuela.

“Ese hombre vive a cuatro puertas de mi casa y está como si nada, lo he cogido varias veces mirando para adentro de mi casa. ¿Buscándome a mí? No, buscando a mi nieta”.

Durante una de las tantas llamadas a la Fiscalía Provincial —ubicada en las calles F y 25, Vedado—, la fiscal Gladys le explicó que el sujeto había sido excarcelado porque su vida corría peligro al estar dentro del grupo de riesgo por coronavirus.

“Lo tuvieron detenido hasta el 21 de mayo, pero el día anterior la misma capitana fue a casa de mi hija para volverla a amenazar con que no le podía pasar nada a ese señor”, detalló Wilson.

“El jefe de sector vino a decirme: ‘Como tú no escarmientas tienes que ir al sector de la Policía’. Me hizo una advertencia porque le creen más al acusado que a mí. Me dijo que si los problemas seguían me iba a hacer un expediente de peligrosidad social predelictiva, porque yo soy colera”.

Violaciones y feminicidios en Cuba ¿Por qué esperar?

“Yo lo que estoy es indignada. No aguanto más. Mi hija está amenazada. Estamos siendo chantajeadas. Mi nieta ha confundido la noche con el día, prefiere dormir durante el día y a veces no se le puede decir nada porque está agresiva. Y ella no era así. La cogí en una oportunidad con un cuchillo en las manos. No quiere salir ni al pasillo. ¿Qué tenemos que esperar para que actúen, que me la desgracien como le pasó a la niña de Santiago de Cuba? (….) Gracias que mi nieta se mandó a correr, porque él no le tocó el pelo ni el brazo, él le tocó sus partes íntimas. ¿Qué más tenemos que esperar?”, preguntó.

La abuela de la menor también se presentó en la Unidad Policial de Cuba y Chacón y se entrevistó con el mayor Víctor, jefe del Departamento de Menores. El militar le dijo que el agresor solo estaba jugando con ella y que la pequeña “no tiene atención”. Como último recurso, Wilson entregó al Comité Central del Partido Comunista una petición dirigida al gobernante designado Miguel Díaz-Canel e intentó presentar una queja contra Yamila Peña Ojeda, fiscal general de la República de Cuba. No obstante, ninguno de los documentos fueron recibidos.

Leyes ambiguas en Cuba

Varias activistas se han pronunciado con respecto a la ambigüedad de las leyes cubanas con respeto a la protección y salvaguarda de las niñas. Asimismo, amparados por la situación especial de la cuarentena, las autoridades han aplicado el artículo 8 del Código Penal que faculta a la Policía para imponer multas a los violadores de la ley, en lugar de remitirlos a los tribunales.

“Están yéndose por ahí, y las víctimas no tienen ni siquiera la posibilidad de oponerse porque no tienen acceso al proceso penal”, señaló la abogada Laritza Diversent, directora de Cubalex.

Lamentablemente, lo sucedido a esta niña de 7 años no es un caso aislado. En lo que va de año se ha visto un patrón recurrente de “perpetrador liberado”, “víctima coaccionada” y “autoridades cómplices”.

“Va pasando el tiempo (…) Eso fue en febrero, ya estamos en octubre. Yo he ido por los canales correspondientes y aún me pregunto: ¿Cómo van a dejar a mi niña desprotegida y van a proteger a un agresor que no merece nada?”, concluyó Wilson.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias Relevantes

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

To Top