Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Rescatistas cubanos revelan detalles de la pesadilla que vivieron tras el tornado en La Habana

Noticias de Cuba

Rescatistas cubanos revelan detalles de la pesadilla que vivieron tras el tornado en La Habana

«Estuvimos más de cinco horas trabajando, en condiciones muy adversas, prácticamente en total oscuridad»

Hijas de galicia

Rescate en el hospital materno Hijas de Galicia (JORGE ESTADELLA/FACEBOOK)

El capitán Wilmer Yumar Mendoza, jefe del Grupo de Rescate y Salvamento en La Habana, jura que en sus 20 años de servicio no había visto cosa igual. “Ni cuando el terremoto de Ecuador”, declaró el también ‘colaborador’ cubano al diario oficialista Granma.

Se refirió, por su puesto, a la fatídica noche del 27 de enero pasado, cuando un poderoso tornado de categoría EF4, con rachas de viento de más de 300 kilómetros por hora, arrasó con varios barrios de la capital, dejando un saldo de seis muertos y casi 200 heridos.

Mendoza recuerda con detalle el caótico momento en el que recibió la orden de acudir con sus hombres al hospital materno Hijas de Galicia. Recién había escarbado en los escombros para sacar a una señora mayor y su esposo de las ruinas que fue su casa.

“Al llegar a la entrada del hospital me aborda un médico residente con varias lesiones, heridas visibles. Le dije: “mira, a ti hay que tratarte”, y él respondió que no. “Ven para acá dentro que tengo tres personas graves”, me dijo.

En medio del tornado en La Habana, una historia de amor y dignidad

Minutos después del tornado en La Habana, la pobladora Lizy Uranga dio a la luz a su pequeño. No había electricidad, era un momento difícil, pero todo salió bien.Una historia de amor y esperanza. Así nos lo cuenta el periodista Julio Acanda.

Posted by Agencia Cubana de Noticias on Monday, February 4, 2019

El mayor Alexander Santillano, jefe del Comando Especial Número Uno, coincide en que en sus 25 años de servicio no encuentra, con esa noche, punto de comparación. Tuvo que reunirse con todos los técnicos de Rescate, los del Comando 25, los del suyo propio, y acordaron crear tres grupos de exploración. Todo ello en minutos.

“En el cuerpo de guardia había una muchacha con cuatro costillas fracturadas, una mujer muy mayor sentada en una silla con quemaduras de tercer grado por fricción con la calle, porque todo esto la cogió fuera de su casa y la arrastró; otro muchacho en una silla de ruedas con golpes por dondequiera, heridas de puntos todas… Ahí yo le solicito al comando Uno que envíe tres ambulancias y es cuando realmente nos damos cuenta de que la situación es muy grave”, relató Wilmer.

La orden era mantener la comunicación a través del equipo de radio, y desde el primer contacto comienzan los muchachos a pedir ambulancias, rememora.

Para entonces, ya no era solo el hospital, sino también las viviendas que estaban próximas: “había gente con lesiones, algunas en la cabeza, fracturas… estábamos casi a 50 metros de un policlínico que hay en la calzada de Luyanó, y ahí también había heridos”.

En el medio del caos, la decisión primera que se tomó fue dirigir la mayor parte de las acciones hacia el hospital. “Allí había un total de 82 mujeres embarazadas y 14 neonatos, y dentro de estos niños había dos que estaban en estado grave”, explicó.

El rescatista contó que empezaron a acercarse autoridades del Gobierno, del Servicio Integrado de Urgencias Médicas, de la Cruz Roja, la Policía… “Todos desempeñaron un papel fundamental en que se desencadenara con éxito la estrategia de evacuación”, dijo.

“De ese hospital teníamos que sacar a todo el mundo con vida. Estuvimos más de cinco horas trabajando, en condiciones muy adversas, prácticamente en total oscuridad, y con las calles obstruidas los carros no podían acceder al lugar”, explicó por su parte el mayor Santillano.

Cuando Wilmer subió a la tercera planta del hospital, donde están los neonatos, comprobó que a pesar de ser la única área de la institución donde se mantuvo el servicio eléctrico, el panorama era desolador.

“Había que compartirse las tareas. Un grupo se hizo cargo de la evacuación de la sala de Neonatología, el otro de la sala de preparto y un tercero de la sala de las embarazadas normales. Por último, bajamos las tres cesareadas, que tenían poco tiempo de intervenidas; incluso sus bebés se trasladaron primero”

El subteniente Aniel León narra que una muchacha comenzó con dolores de parto justo cuando él y sus compañeros la bajaban por las escaleras. “Con mucha cautela la llevamos hasta la ambulancia y después supimos que estaba dando a luz allí mismo”.

Los rescatistas creen que el tornado entró por el tercer piso del hospital, y “de arriba para abajo fue acabando con todo lo que encontraba al paso”. “Hubo momentos críticos, añade”, dijo el mayor Even Gato.

“Mujeres embarazadas que se quisieron ir para su casa y hubo que conversar con ellas, calmarlas… Fue un momento tenso, pero la población colaboró”, añadió.

Por su parte, Santillano admitió además que sin preparación diaria y el sentido de pertenencia que se le inculca al Cuerpo de Bomberos no hubiesen podido. “Disciplina, honor y valor”, esa es la clave, dijo.

 

2 Comentarios

2 Comentarios

  1. Avatar

    Mario Clavero

    6 febrero, 2019 at 8:02 pm

    Gracias por su gran valor y eficacia, que Dios y Jesús les bendiga

  2. Avatar

    Niris

    5 febrero, 2019 at 11:56 am

    Bravo por esos trabajadores, que pudieron hacer lo mejor posible para salvar esas personas??

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Noticias de Cuba

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Advertisement

Estados Unidos

¿Qué le depara su Horóscopo para hoy?

To Top