Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

A falta de pollo y cerdo, planean criar patos en Santiago de Cuba

Noticias de Cuba

A falta de pollo y cerdo, planean criar patos en Santiago de Cuba

Debido a la falta de otras fuentes de proteína, los productores avícolas se han visto orillados a criar también codornices

A falta de pollo y cerdo, planean criar patos en Santiago de Cuba

A falta de pollo y cerdo, planean criar patos en Santiago de Cuba. (Foto ilustrativa: Cristián Arriagada-Flickr)

Ante la falta de pollo y cerdo, productores avícolas de Cuba han optado por recurrir a la crianza de pato, con 4,800 de estas aves destinadas a cubrir la demanda de proteína de los cubanos de la Isla.

La aguda escasea alimentaria que atraviesa la Isla mantiene la carne de cerdo desaparecida de tiendas y mercados, mientras que el pollo es casi un lujo, que sale de vez en cuando y por el que los cubanos deben esperar horas para obtener un poco.

Mientras la falta de comida sigue acabando poco a poco con los cubanos, el régimen sigue escudándose en el bloqueo estadounidense y la pandemia, aunque ninguna de estas excusas le impidió surtir correctamente las nuevas tiendas en dólares.

De acuerdo con el medio oficialista Sierra Maestra, además de los patos, los productores de Santiago de Cuba criarán codornices, para así aprovechar también la producción de huevos.

No se ha aclarado, sin embargo, si ambas aves son más baratas o fáciles de criar, ni por qué este plan sí debería resultar, pues no se conoce si sucederá lo mismo que con el pollo y el cerdo y simplemente escasearán eventualmente también.

Problemas en la producción alimentaria de Cuba

La falta de apoyo a los productores alimentarios ha sido una constante denunciada por estos y por los ciudadanos, pues entorpece el abastecimiento de tiendas y mercados.

Tanto con criadores de cerdos y pollos, como con campesinos, el problema ha sido la falta de apoyo económico y material, como fertilizantes y alimento para los animales dependiendo el caso.

A esto se le suma el impedimento para dictar sus propios precios y comerciar su producto libremente, pues son las autoridades las que recogen, distribuyen y venden los alimentos.

Sin embargo, muchas veces se atrasan, lo que en el caso de las hortalizas culmina con la merma del producto, mientras que en otros casos simplemente quedan a deber a los productores, una deuda que se puede extender por meses, por años o incluso nunca llegar a ser liquidada.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top