coronavirus-cuba
Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

¿Cómo es una cena de Fin de Año en Cuba?

Noticias de Cuba

¿Cómo es una cena de Fin de Año en Cuba?

Ha existido siempre una división entre los que prefieren el arroz congrí o los moros y cristianos

Cena de fin de año en Cuba

Ha existido siempre una división entre los que prefieren el arroz congrí o los moros y cristianos.

Las costumbres culinarias, como la vida, han evolucionado con el paso del tiempo.

El periodo de fiestas navideñas, que en Cuba comienza con la Nochebuena el 24 de diciembre (pues no se celebra Acción de Gracias en noviembre) y llega hasta la fiesta de fin de año y año nuevo, han tenido, más allá de evocaciones religiosas, marcadas tradiciones y características típicas del país.

Aunque no difieren mucho entre sí, las cenas del 24 y el 31 se distinguen en cuanto a cantidad y calidad. Para festejar el fin de año, por lo general, las familias en Cuba suelen dejar lo mejor.

En épocas antañas, las elaboraciones que se consumían eran muy distintas. Hace varios siglos, por ejemplo, era muy popular el Agualoja o agua de loja, bebida refrescante para el calor, que fue catalogada por Don Fernando Ortiz, etnólogo y antropólogo, como la cerveza de los negros y se prepara a base de miel, agua, azúcar cruda o prieta y especias (clavos de olor, pimienta negra y canela molida).

En cuanto a los postres, siempre han competido por la predilección de los comensales las mermeladas y frutas en almíbar con queso y los buñuelos (masa de harina a base de agua, leche, huevo o levadura que se fríe y puede llevar un relleno).

Por estas fechas, los aperitivos suelen ser chicharrones, hechos de la piel del cerdo con o sin carne, fritos en su propia grasa.

A la usanza y tradición española, a las doce de la noche se consumían (o se consume para aquel que pueda) doce uvas. Del viejo continente también se mantuvo la costumbre de los frutos secos, turrones y sidras.

En los pueblos del interior del país ‒aunque por las migraciones se ha extendido a toda la nación‒, existe la costumbre de aprovechar todo del animal, en este caso el cerdo (puerco, cochino, marrano, macho, …). Con los sesos se hacen frituras y con las patas y la cabeza, caldosa.

Ha existido siempre una división entre los que prefieren el arroz congrí o los moros y cristianos, cuya única diferencia radica en el tipo de frijol empleado en la elaboración: colorados en el primero y negros en el segundo.

De más reciente invención se ha extendido, un plato nombrado Cubitey, que es una mezcla de congrís y paella, un arroz mar y montaña, que lleva mariscos como camarones y langosta, pollo, pavo, frijoles, entre otros ingredientes.
Una de las elaboraciones que ha perdurado en el tiempo y ha sido consumida por generaciones de cubanos es el cerdo asado relleno de arroz congrí. En esta, a medida que se asa el cerdo, ya sea en púa o a la parrilla, el arroz también se va cocinando.

Un elemento indispensable, que no es un alimento específicamente, es el carbón. Las carnes y demás comidas hechas a las brasas obtienen un sabor y aroma distintivo que pueden convertirte, solo por el olor, en la envidia del barrio.

Desde siglos anteriores, de las comidas navideñas han perdurado varias costumbres: alimentos con un alto contenido de grasas y, recalentar y comer con lo que sobre durante los días siguientes.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete a nuestra web.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Lo más leído en la semana

Advertisement

Últimas Noticias

Advertisement
To Top