Connect with us
PERIÓDICO CUBANO

PERIÓDICO CUBANO

Cubanos obligados a dormir en la calle para asegurar un poco de pollo

Noticias de Cuba

Cubanos obligados a dormir en la calle para asegurar un poco de pollo

Pese a la pandemia del coronavirus, un grupo de cubanos prefirió tomar el riesgo con tal de asegurar el alimento para sus familias

Cubanos durmiendo frente a la tienda

Cubanos recurren a dormir en la calle para asegurar un poco de pollo (JUVENTUD NACIONALISTA CUBANA/FACEBOOK).

La escasez de productos básicos  en Cuba ha obligado una vez más a sus habitantes a ignorar las medidas de prevención del coronavirus, pues tuvieron que acampar frente a las tiendas para poder comprar.

En redes sociales ya circulan las imágenes de una cola de cubanos que amanecieron frente a una tienda de comestibles para poder adquirir pollo.

Aunque la publicación no especifica el lugar exacto ni la fecha del suceso, se sabe que son fotos recientes porque todos los cubanos durmiendo en el suelo en fila portan nasobuco.

Advertisement

La cubana Yudisnely García indicó en su perfil de Facebook que ella tuvo que dormir afuera de una tienda para poder comprar productos de aseo.

“No es fácil, esto es nuestra Cuba”, aseguró.

Aunque el gobierno de la Isla sigue reiterando su petición hacia los cubanos de permanecer en casa y evitar aglomeraciones, también permanece incapaz de garantizar el abasto de al menos los productos básicos a toda su población.

Advertisement

Las colas en Cuba se vuelven interminables debido a que cada vez que los cubanos se forman por horas frente a alguna tienda solo pueden adquirir una pieza de lo que vayan buscando, debido al estricto racionamiento que de por sí imponen las autoridades y que se agudizó ante la pandemia.

Uno de estos ejemplos trascendió el lunes, cuando decenas de personas hicieron cola en la tienda de Línea y L, en el capitalino Vedado, para comprar una botella de aceite y un paquete de chícharos por persona.

Mismo caso el de los productos de aseo, escasos desde finales de enero y cuyas enormes colas solo sirven para adquirir una barra de jabón y un pomo de detergente por cliente.

Advertisement

Los cubanos son sometidos a enormes filas para poder comprar alimentos y otros productos de primera necesidad, pese a que las autoridades exigen una “cuarentena estricta”.

Publicación de los cubanos durmiendo en la calle

Cubanos recurren a dormir en la calle para asegurar un poco de pollo (JUVENTUD NACIONALISTA CUBANA/FACEBOOK).

Escasez y COVID-19 en Cuba

El desabastecimiento de alimentos y otros productos básicos ha sido denunciado incontables ocasiones por los cubanos en redes sociales.

Apenas esta semana, los habitantes de Camagüey hicieron caso omiso a las medidas de prevención tras el anuncio de la llegada de pollo a una  de las tiendas, lo que los reunió en una abultada cola.

Advertisement

También se reportaron enormes colas en la tienda El Tulipán, de Boyeros, donde se registró una gran concentración también para comprar pollo.

Aunque para evitar el riesgo de contagio en las colas la cadena estatal Tiendas Caribe impuso medidas como la apertura de siete nuevas tiendas virtuales en La Habana, siguen sin poder garantizar alimentos.

Los largos tiempos de espera y la falta de ciertos productos que quizá al presentarse en tiendas y formarse sí podrían alcanzar, lleva a los cubanos a preferir las colas sobre las tiendas en línea.

Advertisement

La cadena estatal también aumentó el número de locales en los barrios, con 145 más para un total de 719, pero la escasez sigue siendo el problema pues su inventario ya existente solo se reparte entre más sucursales, por lo que no es una verdadera solución.

Ignorando estas carencias, el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel afirmó que solo con represión y multas no se evitará la propagación del coronavirus en Cuba, culpando así a los cubanos por no seguir las recomendaciones, como si fuera su culpa no tener comida o enseres básicos necesarios.

Asimismo, pareció ignorar la magnitud de la escasez en la Isla, cuyas colas aun sin el distanciamiento suelen ser kilométricas.

Advertisement

“En las colas hay que mantener disciplina también, hay que mantener la distancia”, dijo. “¿Qué trabajo nos cuenta estar a más de un metro de la persona que está delante de mí y exigirle al que está atrás de mí que se aleje más de un metro?”, sentenció.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top