Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

El contundente mensaje de Sor Nadiezka Almeida, una monja en Cuba

Noticias de Cuba

El contundente mensaje de Sor Nadiezka Almeida, una monja en Cuba

“Queremos vivir la vida con todos sus derechos, es lo que deseamos y lo que merecemos”

Anteriormente, la hermana Nadiezka ya ha sido amenazada por sus denuncias y su labor por parte de funcionaros del gobierno cubano. Foto: Pensemos Juntos-Facebook

La Madre Superiora en Cuba de la congregación religiosa Hijas de la Caridad, Sor Nadiezka Almeida, ha publicado en su cuenta de Facebook, un mensaje conmovedor y a la vez aplastante en su significado.

“¿Nos merecemos esto?” Así se pregunta la religiosa al hacer referencia a la situación actual del país, donde aparte del hambre y las carencias extremas, se ha ido perdiendo el respeto por la vida y por las personas.

“Llevo varios días con un sufrimiento interno, de esos que te desvelan y que por más que quieres callar, no puedes…” Se puede leer en su red social donde la superiora ha estallado, debido al espectáculo presenciado en el fallecimiento de un miembro de la comunidad.

Ante el dolor de la pérdida, familiares y amigos tuvieron que sufrir además, las lamentables condiciones del ataúd. Al respecto, la religiosa comentó: “Aunque no es el primero que veo en condiciones horribles, sí es posiblemente el peor que he visto en toda mi vida. Era algo así como un pallet de madera, donde hay una tablita sí y otra no, forrado con la tela que ya todos conocemos, sin el cartón del fondo. ¿Cuál es mi dolor? Ver cómo la tela de abajo se soltó y colgaba como si nada pasara. Yo solo miraba y me hacía la pregunta con la que empiezo este compartir: ¿Nos merecemos esto?”

A decir de la Madre Superiora, la situación en el cementerio no era mucho mejor. Pudo apreciar tumbas abandonadas y llenas de basura porque “la barren y la tiran ahí”, explicaba.

Sorprendida ante el hecho de que aquello pareciera normal Sor se respondió a sí misma “¡No nos merecemos esto! No podemos seguir acostumbrándonos a lo mal hecho, a que nadie es responsable, a que esto es lo que nos tocó, a que esto no tiene cambio ni habrá quién lo cambie, lo cual es peor aún”.

Y es que el tratar de sobrevivir cada día sin electricidad, sin comida, ha hecho que la gente se convierta en autómatas que solo aspiran a llegar a la noche para “descansar” y volver a empezar mañana con la esperanza del milagro.

“No, no podemos seguir dejando que el tiempo pase sin expresar una y otra vez que esto no es lo normal. No es normal que la vida a este pueblo se le esté yendo en las colas buscando qué poner en la mesa. No es normal vivir con tediosos y largos apagones en los que se echan a perder los escasos alimentos que se compran, no se puede descansar y, aun así, al día siguiente hay que volver a empezar”

Sor Nadiezka ha hecho referencia en su mensaje también a las encarcelaciones y multas que actualmente son la moneda de cambio dentro de Cuba, exclusivamente por el hecho de expresar la verdad en un país que se cae a pedazos.

“No nos merecemos que, por decir verdades, quien quiera que las diga, se le difame, se le cite a una estación de policía, se adentren sin su permiso en su vida personal y lo desacrediten públicamente, haciendo creer, o lo que es peor, queriendo tapar las deficiencias del sistema, (…) Como si levantar la voz, reclamar, decir que es inaguantable este modo de vivir no fuera el derecho de cada ser humano”.

La Superiora pidió además que dejen de manipular a unos pocos para que “hagan escuchas de llamadas, actos de repudio y vigilen casas”, afirmó.

También hizo referencia el éxodo masivo que ocurre en Cuba, el cual ha roto cualquier récord histórico. “Es muy triste seguir sufriendo la emigración de los más jóvenes porque son los que pueden abrirse un futuro”, declaraba.

“No queremos más discursos, ¡hemos escuchado tantos!; no queremos programas difamatorios, ni más mentiras en el noticiero, ni periodistas que se presten para el juego” expresa la religiosa.

Sor Nadieszka preside actualmente la Conferencia de Religiosos de Cuba (CONCUR) y es cubana. Lleva veintiocho años de Vida Consagrada y ha expresado sentirse feliz por “ser hija de esta Iglesia y de este pueblo”.

El carisma de esta congregación religiosa se basa precisamente en servir a los más necesitados, así que si alguien conoce de cerca la pobreza son estas monjitas. Anteriormente, la hermana Nadiezka ya ha sido amenazada por sus denuncias y su labor por parte de funcionaros del gobierno cubano.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top