Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

La Aduana de Cuba y su lucha contra la “creatividad”

Noticias de Cuba

La Aduana de Cuba y su lucha contra la “creatividad”

Casi 60 años después de la llegada de Fidel Castro al poder, aunque la situación en la isla es distinta, los controles aduaneros siguen siendo rigurosos.

Tomada de elnuevoherald.com

Ernesto Machado jamás olvidará la fría mañana de 1968 en el Aeropuerto José Martí de La Habana. Una oficial de Migración le decomisó los anillos de oro de boda de sus padres, al tiempo que le rompía el pasaporte. “Esto es propiedad del gobierno revolucionario”, le dijo la mujer vestida de miliciana antes que saliera de Cuba para nunca regresar.

Casi 60 años después de la llegada de Fidel Castro al poder, aunque la situación en la isla es distinta, los controles aduaneros siguen siendo rigurosos. Y hay personas que se arriesgan al decomiso, e incluso la cárcel, en sus intentos por burlar las estrictas normas de entrada y salida de bienes y valores del país, en su mayoría en busca de beneficios económicos.

“Viajo cada 15 días a Cuba. Me dedico a llevar medicinas, alimentos y dinero a cualquier parte de la isla”, dice un cubano que vive en Miami, a quien llamaremos Juan para proteger su identidad.

La misión de Juan es encontrar cubanos con pasaporte español o con residencia en Estados Unidos que mantengan “los derechos en Cuba”, es decir, con el estatus de residentes permanentes en la isla. Juan entrega $300 al viajero, que le cede a cambio su derecho —por ser residente en Cuba— a pagar en moneda nacional la entrada de 160 libras anuales de artículos. Juan tiene en Miami una agencia de envíos a Cuba.

“Todo el mundo gana con este negocio. La persona, porque va a Cuba a ver a sus familiares o, si vive en la isla, se gana una platica, y la agencia, porque ese es nuestro negocio, enviar cosas y dinero”, explica.

En el caso del dinero, una agencia como la de Juan puede cobrar hasta un 6 por ciento de comisión sobre montos superiores a los $20,000. Asegura que hace varios envíos al mes porque “hay mucha gente comprando propiedades en Cuba”. Zonas como La Habana Vieja y Miramar se están cotizando muy bien, dice.

En la página digital revolico.com, la mayor plataforma de ventas en internet en la isla, se venden casas desde $10,000 o $20,000 en áreas populares, y hasta $270,000 en las zonas de Miramar y Siboney, en La Habana, o en la ciudad colonial de Trinidad.

Las leyes cubanas estipulan que se puede importar libremente hasta $5,000 estadounidensespor persona y que para montos mayores se debe llenar una declaración en la Aduana, sin que esto implique el pago de impuestos. En la mayoría de los países se puede importar hasta $10,000 sin necesidad de declararlos.

A Juan no le importa el origen del dinero que envía a Cuba ni sigue los mecanismos para declarar ese efectivo en Miami ni en La Habana. “Normalmente lo enviamos con varias personas, distribuimos el dinero para evitar la barrera de los $5,000. A veces mando a alguna persona de confianza para que lleve un poco más, arriesgándose, claro”, asegura.

Un reportaje publicado en la prensa oficial daba cuenta que en lo que va de año la Aduana cubana ha registrado 384 violaciones de entrada y salida de divisas del país.

El diario relata algunos de los casos, como una mujer que escondió 5,000 francos suizos en condones introducidos en la vagina y un hombre que tenía 32,550 euros pegados al cuerpo.

“Muchos son principiantes en este negocio o intentan hacer las cosas sin ayudar a otros. Hay que vivir y dejar vivir”, dice Juan, quien según su testimonio soborna con relativa frecuencia a funcionarios aduanales cubanos.

“Uno lleva tiempo en el negocio. A mi gente siempre se les conoce porque compartimos códigos. Normalmente cuando alguien llega al aeropuerto te ofrecen ayuda y si la aceptas las cosas siempre te irán bien”, cuenta.

“En Cuba existen negocios que necesitan sacar el dinero del país. Para nadie es un secreto que la mayor parte de los productos que se compran en las paladares vienen del mercado negro. Si los dueños caen [en una operación de la policía] quieren tener una tierrita del otro lado, para quedarse con algo”, explica.

Según los datos oficiales, este año la Aduana ha decomisado 165,816 CUC, 61,660 CUP, 875 euros, 15,150 rublos, 73,822 dólares y 386 objetos de valor (crucifijos, monedas y barras plateadas), que los viajeros intentaban sacar del país.

El Banco Central de Cuba permite que cada persona saque libremente del país hasta $5,000. Para montos superiores se necesita una autorización del presidente del banco después de comprobar que el dinero ha sido ganado lícitamente en territorio nacional.

Comprar divisas dentro de Cuba antes de viajar al extranjero es una tarea complicada, aunque la ley lo permite. Los bancos exigen que el cliente muestre una visa y un boleto de avión vinculados con el país de la moneda solicitada, e incluso así sólo se venden pequeñas cantidades de divisas.

Siempre se puede recurrir al mercado informal, pero ahí se vende el dólar a un precio que oscila entre los 92 y 97 centavos de CUC, por encima de la tasa oficial de 87 centavos.

La exportación de divisas o moneda nacional también está regulada por ley, así como la salida de oro, plata, diamantes y otros materiales preciosos. Este año la Aduana de Cuba ha decomisado anillos de oro blanco con diamantes de 1.9 quilates, cadenas, dijes y crucifijos. Cuba mantiene prohibida la exportación de metales y piedras preciosas por parte de cubanos y residentes permanentes que emigren definitivamente del país.

En cambio, está totalmente prohibido sacar del país cualquier cantidad de CUC, el peso convertible, que por lo demás no tiene ningún valor fuera de la isla. Tampoco sirve en el extranjero la moneda nacional, pero se pueden sacar hasta 2,000 pesos.

Hace unas semanas, la bloguera estadounidense Jaime Morrison, corresponsal de viajes del portal digital de BravoTV, fue detenida por las autoridades cubanas, que le decomisaron unos 800 CUC que llevaba cuando se disponía a salir del país.

“Rompí esta regla y casi voy a la cárcel; no dejes que te pase a ti”, contó la periodista en su relato sobre su experiencia en La Habana. Después de un largo interrogatorio pudo salir del país, pero tuvo que dejar los chavitos en el aeropuerto.

 

Tomado de: elnuevoherald.com

 

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Noticias de Cuba

Advertisement

Suscríbete a la web

Recibirás gratis las últimas noticias
* = campo obligatorio

Noticias más leídas

Advertisement

Noticias de Cuba

Advertisement

Últimas Noticias

Advertisement

Fotos y Videos

Advertisement

Farádula

Advertisement

Obituario

Advertisement

Cocina

Advertisement

Opinión

Advertisement

Ciencia y Tecnología

Advertisement

Mundo

Advertisement

EE.UU

Advertisement

Suscríbete a la web

Recibirás gratis las últimas noticias
* = campo obligatorio
Advertisement
To Top