Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Indisciplina en Cuatro Caminos se explica por una “inflación reprimida”

Noticias de Cuba

Indisciplina en Cuatro Caminos se explica por una “inflación reprimida”

La Corporación Cimex SA anunció el cierre del mercado recién inaugurado para arreglar los destrozos causados

La indisciplina en Cuatro Caminos se explica por una “inflación reprimida”

La indisciplina en Cuatro Caminos se explica por una “inflación reprimida”. (ACN)

La gran afluencia de público al recién inaugurado mercado de Cuatro Caminos en La Habana para comprar productos básicos altamente demandados se debe a una “inflación reprimida” generada por la baja oferta y precios 25 veces más altos que la moneda en la cual cobra un obrero cubano.

Así lo consideró el reconocido economista cubano Pedro Monreal, quien en sus habituales hilos de Twitter explicó que “en una economía con persistente exceso de demanda respecto a la oferta, los precios tienden a crecer”. “Si eso se impide, lo que ocurre es escasez y expansión del mercado informal”, escribió.

“Los controles de precios pueden ser racionales en una serie de circunstancias y cuando se aplican de manera limitada, pero un esquema generalizado de precios ‘administrados crea más problemas que los que intenta resolver. Cuando los planificadores generalizan los precios ‘administrados’, estos realmente no logran eliminar la inflación, sino que pretenden que lo han hecho. La inflación cambia su forma de manifestarse”.

Ante esta problemática hay una sola solución y es “el incremento de la oferta, especialmente la producción interna. Es eso a lo que se le llama en Cuba ‘liberar fuerzas productivas’, pero eso no está sucediendo: el agro es un ejemplo típico”.

La corporación estatal CIMEX justificó el cierre del mercado pues “necesita ajustes propios de la puesta en marcha”. Los mismos serán tomados en cuenta para controlar la “masividad de público” que llegó al lugar.

Videos tomados en el lugar mostraron una inusual y masiva concentración de consumidores, que se abalanzaron (en ocasiones con violencia) sobre los productos ofertados. Según varias crónicas del suceso, hubo empujones, brazos fracturados, puertas destrozadas por la multitud, estantes arrasados y múltiples quejas de la población.

 

1 Comentario

1 Comment

  1. Avatar

    Mariluz Quiala Duret

    18 noviembre, 2019 at 2:54 pm

    Que pena

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top