Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Las dos Cuba ante el 11 de julio

Noticias de Cuba

Las dos Cuba ante el 11 de julio

A solo horas de la fecha histórica vale recordar que el destino de un país corresponde solo al que lo habita

11 de julio- pueblo de Cuba

En Cuba los mismos opresores son los oprimidos por la dictadura al pasar hambre y miseria (Foto: collage Andy Vázquez – Facebook y Radio Martí)

La Cuba actual se divide en dos, se siente como dos, se vive como dos a solo horas del 11 de julio, una fecha que marcó un cambio y que, por más que lo niegue el régimen, los aterroriza.

A medida que el séptimo mes del año se aproximaba, el ambiente se tensó. Una tensión que no solo implica el fuerte despliegue policial o los dispositivos de la seguridad del estado movilizados para vigilar cada cuadra o persona “conflictiva” para los intereses de la dictadura.

La agitación o más que eso, el miedo, se percibe a cada paso en los rostros alargados, las miradas perdidas en todas las edades de cubanos.

En la división provocada y convocada por la presidencia se encuentran en un bando los opresores, esos que no han dudado en “camuflarse” en parques y avenidas para solicitar identificaciones o simplemente preguntar ¿qué hace por aquí?, así como dueños de la gente y de un país.

Esos represores son consientes de que con su simple presencia infunden el temor necesario para mantener las cabezas gachas, para no permitir un ápice de discrepancia entre la manada de ovejas en la que se ha convertido la nación.

El opresor, que lo mismo ha resultado un empleado de oficina a un oficial con grados, hace trinchera en los centros de trabajo con palos y piedras y en unidades policiales. Listo para enfrentar a sus hermanos, justo como hicieron en 2021 convocados por Miguel Díaz-Canel.

Por otro lado, el oprimido, con tantas carencias y miseria como su contraparte, siente latir en su pecho la necesidad de promover un cambio definitivo, pero también teme, instinto puro de supervivencia.

No se trata de ser valiente o políticamente opuesto al comunismo, se trata de haber agotado hasta la última reserva de paciencia con la repetida consigna “resistiremos”.

El cubano de a pie, no quiere “muelas” o a un presidente de circo que se empeña en el show de hacerse el pelotero o el campesino que empuña el azadón, mientras luce más limpio que su propia conciencia.

Tampoco le importa que la esposa del presidente, como loca desenfrenada en su cuenta de Twitter, lo mismo haga un tuit burlándose de las necesidades del pueblo o que en pleno ejercicio de “la chancleta revolucionaria”, diga que es el dictador de su corazón.

Más que nunca, urge un cambio que remueva los cimientos y derrumbe el gobierno, pero más que eso que se derrumbe la mentalidad de tanta gente estancada en su ciclo de miseria y apatismo.

¿Qué pasará el 11 de julio en Cuba?

Aunque pueda parecer pesimista, los aires que soplan en estos momentos se encaminan al cambio real que tanto anhela un gran por ciento del pueblo cubano.

Si bien la llama está prendida, persiste el temor colectivo, ese bichito inoculado de manera premeditada y maquiavélica por el régimen desde su mismo surgimiento hace más de seis décadas.

Por más hambre, miseria y carencias generales que tengamos, se prefiere aguantar con los dientes apretados a salir del inmovilismo que nos distingue como pueblo.

Nadie “de afuera” vendrá a cambiar la realidad cubana, dolorosa y gris, por más panfletos que digan lo contrario, o aunque internacionalmente se realice la máxima presión por parte del exilio y frente a los organismos internacionales.

El destino de un país corresponde solo al que lo habita.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisement

Noticias de Impacto

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Escándalos en la Farándula

To Top