Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Salario cubano no alcanza ni para pintura, menos para reparar una vivienda

Noticias de Cuba

Salario cubano no alcanza ni para pintura, menos para reparar una vivienda

“Que una mujer que trabaja no pueda restaurar lo mínimo su apartamento es vergonzoso y no admite justificación alguna”

Venta en dólares de materiales de la construcción recauda más de 5 mil USD

Elevados precios de los materiales de construcción impiden reparación de viviendas en Cuba. (Foto: Periódico Cubano)

Los altos precios de los materiales de construcción tras el ordenamiento monetario hacen prácticamente imposible para los cubanos reparar sus viviendas.

De acuerdo con un reportaje de Diario de Cuba, los ciudadanos están al tanto de la situación, a pesar de los intentos de la prensa oficialista por disimular los altísimos precios y culpar a la “falta” de materiales de las construcciones inconclusas.

Omar Sánchez declaró a este medio que durante más de cuatro años intentó ahorrar para pintar su apartamento de dos cuartos, donde vive con su esposa y su sobrina. El hombre labora como custodio de un parqueo del Estado, donde apenas gana 2.200 pesos mensuales, contando con la chequera de su esposa, de unos 1.600 pesos.

“Tenía esperanza en que con el reordenamiento monetario algunas cosas podrían mejorar, y al menos con el salario poder comprarme un poco de pintura vinyl. Una manito de pintura a veces te da la sensación de que tienes una casa nueva”, expresó.

No obstante, los nuevos precios emitidos por el Ministerio de Comercio Interior (Minci) hicieron aún más difícil su meta, con aumentos que van desde el doble hasta 10 veces más en los insumos de construcción, incluyendo las pinturas.

Sánchez no cuenta con familiares en el extranjero, por lo que no tiene acceso a tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC), ni tampoco ingresos extra.

“Lo peor del asunto es que el Estado no vende pintura que valga la pena desde hace mucho, y los precios en el mercado negro son de ciencia ficción. La tanqueta de vinyl blanco más barata cuesta 2.500 pesos y la más cara 5.000. Si la compro, nos morimos de hambre los tres en el mes. Ese el resultado de trabajar 30 años: que con tu salario no puedas siquiera darle una mano de pintura a tu apartamentico”, lamentó.

La reparación de viviendas siempre ha dependido de los cubanos que las habitan, pues el Estado ignora las solicitudes de sus ciudadanos, incluso cuando las reparaciones son vitales, como en el caso de las viviendas en riesgo de derrumbe.

Asimismo, tampoco se construyen edificaciones nuevas, ya que el gobierno no ha cumplido ni la mitad de su plan de vivienda y mantiene la mitad de las obras que ha iniciado inconclusas.

Los cubanos poco pueden hacer para mejorar su situación, pues los bajos salarios y el aumento de precios, no solo de los materiales, sino de todos los productos y servicios, impiden que la mayoría pueda ahorrar para algo así.

“¿A través de cuál aberración se llega a la suposición de que debo usar mi salario íntegro de un mes para cambiar mis dos ventanas, que están sostenidas desde hace años por el propio comején? Mi salario es de 2.300 pesos y cada ventana galvanizada doble de 1.40 x 1.20 m cuesta 1.135 pesos”, contó al mismo medio Ibis Acanda, cuadro del Partido Comunista (PCC) en su centro de trabajo.

“¿Y después qué hago, me como a mis dos hijos, o ellos me comen a mí? Ya ni siquiera se trata de ser revolucionaria, se trata de que la propia Revolución le vira la espalda a los trabajadores que la apoyamos produciendo lo poco que hay y defendiendo el proyecto socialista. Que una mujer que trabaja y con dos hijos no pueda restaurar lo mínimo su apartamento es vergonzoso y no admite justificación alguna”, sentenció.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top