Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Cada día más cuentapropistas cubanos se quejan del intenso acoso policial

Noticias de Cuba

Cada día más cuentapropistas cubanos se quejan del intenso acoso policial

Las multas son hasta de 1.000 pesos

El capitán Abad está identificado como el principal acosador. (OBSERVATORIO CUBANO)

Los trabajadores privados de La Habana Vieja cada vez son más acosados por la Policía y los inspectores, ya que el gobierno cubano ha intensificado el acoso contra los trabajadores que buscan ganarse el sustento por cuenta propia, como transportistas privados, vendedores ambulantes de productos agrícolas (“carretilleros”), y los bicitaxistas.

Cada vez son más las denuncias de los cuentapropistas, que afirman que en vez de tener más facilidades, por el contrario, aumentan las prohibiciones, a través de topes de precios, confiscaciones de mercancías y equipos, regulaciones, confiscación de productos, así como la prohibición de circular por determinadas áreas

En agosto pasado, más de 17 vendedores identificaron al capitán Abad, como el agente principal de estar al frente de la operación, ya que al parecer su objetivo es multar a los trabajadores privados, por lo que patrulla las calles levantando multas y decomisando mercancía e implementos de trabajo.

Las multas para los “cuentapropistas” en La Habana Vieja pueden ser hasta de 1.000 pesos

Yosué Guerra vende pasteles caseros a cinco pesos y su venta de estos servirá prácticamente para pagar la multa de 1.000 pesos que le puso la Policía en La Habana Vieja.

“¿A las buenas, ¿cuántas veces yo te he cogido?”, le preguntó el oficial que lo abordó cerca del Capitolio y lo amenazó con agredirlo si no le enseñaba los papeles. ¿El motivo? Estar parado en un lugar fijo.

Pese a que Yosué Guerra entregó todos los documentos que le permiten “trabajar por cuenta propia”, aun así, estuvo varias horas detenido.

“Yo tengo licencia y estoy legal en La Habana. Vivo con mi esposa y mis hijos, y lo que hago es trabajar, y este Policía me ha puesto una multa de 1.000 pesos por gusto, porque no quieren que el vendedor se detenga para despachar”, declaró Yosué.

Froilán Céspedes, bicitaxista, fue multado en septiembre y obligado a pagar también 1.000 pesos (40 dólares), por lo que dijo que el hecho fue una injusticia, ya que con haberlo requerido solamente, el problema pudo haberse resuelto.

“Pero se ensañaron, comentó Froilán, 1.000 pesos para la multa, más el dinero que tenemos que trabajar para la casa, y no es fácil buscarlo como está la situación en estos momentos”, se lamentó el bicitaxista.

El vendedor ambulante, Lester Alex, también fue multado por el capitán Abad con otros 1.000 pesos, sólo por haberse estacionado en la calle Cárdenas para descansar unos minutos.

“Las leyes en Cuba son injustas, el tiempo de la esclavitud se acabó hace muchos años, es ilógico que yo tenga que estar caminando todo el tiempo, no quieren que uno se detenga ni para despacharle al cliente”, manifestó Lester indignado.

Por todo lo anterior, los vendedores que día tras día luchan y trabajan fuertemente para llevar el sustento a su familia piden al gobierno menos impuestos, menos inspecciones y licencias más fáciles.

Para el economista Yoel Vizquerra, el acoso al sector privado por parte del gobierno cubano no es casual, ya que de acuerdo con el especialista es con el fin de desalentar al sector emprendedor ya que lo culpa de las cuantiosas pérdidas de la economía estatal, por los desvíos que van a parar a manos de los privados a través del mercado negro.

 

 

 

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete a nuestra web.

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top