coronavirus-cuba
Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Cubanos varados en el aeropuerto de Montevideo por retraso de aerolínea

Mundo

Cubanos varados en el aeropuerto de Montevideo por retraso de aerolínea

El vuelo de Avianca se retrasó por cuestiones del clima, la aerolínea no se ha hecho cargo de la estancia, la alimentación, a pesar de los reclamos de los 30 isleños

en espera del vuelo (EL OBSERVADOR)

El avión de Avianca los llevaría hasta Lima, para hacer conexión con La Habana, pero se retrasó (EL OBSERVADOR)

Un grupo de cubanos que están en Montevideo, Uruguay, por diversos motivos, como Alcibiade Gómez y su esposa, Yasinelys Alfonso, llegaron cinco horas antes al aeropuerto para evitar cualquier contratiempo y poder viajar a Cuba, pero no lo lograron, reportó el portal El Observador.

Alfonso y Gómez  tenían vencido el permiso cubano de residencia en el exterior, por lo que no los dejaron abordar y como ese día era feriado (viernes) en Cuba, tuvieron que esperar tres días, hasta que se abriera nuevamente la embajada. Pagaron 100 dólares de multa para cambiar el pasaje, durmieron en el suelo, debajo de una escalera en el cuarto de otro compatriota, hasta que les aprobaron sus documentos. 

Tampoco les sirvió llegar con anticipación al aeropuerto de Carrasco, a los otros 30 isleños, porque el avión de la aerolínea de Avianca que iba a llevarlos hasta Lima, para hacer conexión con La Habana, se retrasó por razones climáticas y ya no pudieron viajar. 

Les dijeron que no iban a alcanzar el vuelo que partía de la capital peruana a la cubana y que por ser de Cuba no les podían expedir una visa de residencia en Lima, para que esperen el próximo avión, y quedarse en Montevideo. 

No les dieron alojamiento, tampoco comida, y el siguiente avión al que sí podrán subirse partirá el siguiente viernes. 

“Esto es un abuso”, lamentó Gómez al mediodía de ayer, mientras abría los brazos. Su rabia,  la de su mujer, así como la de Leonardo Vargas, Roberto Arzola, José Manuel Robert, José Luis Bonnet, y alrededor de tres 20 cubanos, es con Avianca, por su falta de respuesta  y la forma cómo fueron atendidos. 

“Vino una supervisora, nos reunió y nos dijo que teníamos que irnos, que ellos no tenían nada que ver con lo ocurrido”, lamentó Gómez y el resto de los cubanos se acercaron para compartir su historia. 

Horas antes, según comentaron, la policía los rodeó, pensaron que los desalojarían, pero los funcionarios entendieron su situación y hasta se pusieron de su lado: los dejaron en paz, a ellos y a sus decenas de maletas. 

La situación es similar en casi todos: se vuelven para visitar a sus familiares – porque extrañan o por una madre enferma – , y no lo hacen con licencia laboral, sino por semanas o meses, así que varios tuvieron que renunciar a sus trabajos. 

Tienen poco dinero -calcularon los gastos teniendo en cuenta que hoy estarían en La Habana- y, lo peor, ya pagaron el último día de pensión y el cuarto fue ocupado. 

El Observador intentó contactar con la compañía aérea, pero la respuesta que se recibió fue que las autoridades en Uruguay no tienen autorización para hablar con periodistas. Horas más tarde, explicaron que según sus datos los pasajeros eran 17 y que no correspondía otra solución que no fuera reubicarlos en un nuevo vuelo, ya que los problemas se debieron a una “situación externa” de la aerolínea. 

Eduardo Rodríguez, inspector de tránsito aéreo comercial del aeropuerto de Carrasco, señala que no son frecuentes estos problemas. Un hecho parecido ocurrió a mediados de enero del presente año, cuando se rompieron los radares durante “dos o tres días”, cuando la terminal albergó a cerca de 2 mil 500 pasajeros a los que las aerolíneas tampoco les dieron dinero de cobertura. 

La posición de las aerolíneas en ese y este caso es clara, explicó Rodríguez: las normas intencionales las obligan a dar solución de alojamiento y alimentación para aquellos pasajeros que quedan varados por su responsabilidad – porque un avión se descompuso o hubo un retraso por causas propias. 

Pero el inconveniente se produjo por razones que no tienen garantía como los problemas climáticos o la avería de radares, de las que no se hacen cargo. 

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete a nuestra web.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top