¡ÚLTIMAS HORAS! TRIPLE Cubacel: 1500 CUP para Cuba
Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Fracasa la primera planta de nasobucos en Cuba, ¿qué pasó?

Noticias de Cuba

Fracasa la primera planta de nasobucos en Cuba, ¿qué pasó?

Una de las causas para que no se haya comercializado el primer nabosuco es el ordenamiento monetario que obliga a venderlos en MLC

Fracasa la primera planta de nasobucos en Cuba, ¿qué pasó?

Fracasa la primera planta de mascarillas en Cuba, ¿qué pasó? (Collage: Girón)

El proceso de puesta en marcha y la comercialización de las producciones de la primera fábrica de mascarillas en Cuba, ha sido un total fracaso a más de tres meses de haberse dado la noticia de su entrada en funcionamiento.

Un extenso reporte del diario oficialista de la provincia de Matanzas, el periódico Girón, intenta descubrir todos los entuertos del proyecto que ha tenido que pasar por la burocracia socialista, la mala práctica laboral, y las consecuencias del ordenamiento monetario en vigor desde el 1 de enero de 2021.

El pasado mes de abril se anunciaba con “bombos y platillos” que la empresa de confecciones textiles Unymoda, perteneciente al grupo empresarial Gardis, había gestionado la inversión de una fábrica de nasobucos con tecnología extranjera para la producción de este vital elemento recomendado como medida de control sanitaria para evitar los contagios por COVID-19.

El proyecto de la fábrica de nasobucos se origina en marzo de 2020, cuando coinciden Lway Aboradan, un ciudadano sirio radicado en Cuba y el Grupo Empresarial Gardis.

“Fue en Matanzas por casualidad. Nosotros estábamos aquí en la Feria del Libro y conocimos al grupo Gardis. Vimos que tienen un trabajo vinculado con los textiles. Cuando llegó la pandemia, lo primero que se nos ocurrió fue hacerle una propuesta para la fábrica de mascarillas. Ellos tuvieron mucho empeño y le dieron seguimiento”, explica Aboradan.

Al momento de concretar el negocio que se concibió como una Asociación Económica Internacional, la burocracia cubana retrasó el proyecto y ante la urgencia de producir mascarillas para la pandemia el empresario sirio ofreció actuar solo como proveedor de la maquinaria y de la materia prima.

“Muchísimos, muchísimos obstáculos y el proceso es tan largo que si hubiéramos ido por el camino de la asociación aún no hubiéramos tenido la fábrica”, confesó el ciudadano sirio.

El comerciante euroasiático se relaciona con la Isla desde hace 30 años. Aquí estudió Licenciatura en Farmacia y su esposa es cubana y confiesa que su deuda con el país es inmensa, por ello las condiciones tan ventajosas que ofreció para el negocio.

Se comprometió a ofrecer la materia prima en consignación, es decir cobraría a la medida en que se vendieran los productos (hasta ahora él no ha recibido aún el primer pago). Además, al vender una maquinaria regaló la otra para aumentar la producción.

Una vez que la maquinaria pudo ser importada, mediante la empresa importadora estatal Consumimport, comenzaron los otros problemas.

La mala manipulación y el no seguimiento de los manuales del fabricante llevaron a una mala instalación de la maquinaria. Por ejemplo, estuvieron expuestas al polvo pues se desembalaron en medio de la construcción del local donde sería ubicadas. Además, no se instaló la climatización que requería.

Pudiera alegarse que la falta de capacitación es la causa de las continuas paradas, impidiendo que las líneas de producción alcancen la capacidad máxima de 120 mascarillas por minuto.

La directora de Unymoda, Maribel Rodríguez Argüelles, argumenta que no fue posible la capacitación de los 15 trabajadores que laboran en el lugar. La pandemia impidió que un especialista chino viajara a Cuba para capacitar o que algunos de esos obreros fuera al extranjero a ver el funcionamiento de la maquinaria. Otro error en todo el proceso de puesta en marcha.

Aboradan no está nada satisfecho con la situación pues afirma que “quienes montaron la planta no se guiaron estrictamente por las indicaciones que traía el equipo. La desprogramaron y empezaron a usar una como repuesto de la otra”.

No obstante, a todo eso la fábrica comenzó la producción y aunque no está al máximo de su capacidad ya hay confeccionadas 250 mil mascarillas de las cuales no se ha logrado vender ni una.

El entuerto de la comercialización radica en el ordenamiento monetario iniciado el 1ro de enero de 2021. La fábrica adquiere la materia prima en Moneda Libremente Convertible por lo cual las fichas de costo del producto final indican que deben venderse en MLC en el mercado interno. Por eso no han logrado la primera venta.

“Hicimos nuestros cálculos y hay uno por ciento que podemos venderle a la población, es decir, que cada tres mascarillas que vendamos en MLC podemos venderle una mascarilla a la población”, indica Rodríguez Argüelles.

El ciudadano sirio no entiende como pasan estas cosas en Cuba y su esfuerzo ha quedado en la nada pues fue generoso con el país y ni le han pagado ni se ha cumplido el objeto social de la empresa. Las mascarillas no han llegado al pueblo que más lo necesita.

“Yo di tiempo de pago para que compraran la materia prima, fabricaran, vendieran y después me pagaran. Como empresario extranjero no entiendo, cómo un nivel de producción en medio de un momento de crisis aquí no se vendió, ¿por qué no se vendió?”, confesó a la prensa oficial Aboradan.

La inversión realizada por Unymoda ascendió a más de 5 000 000 de pesos cubanos, la maquinaria se compró antes de la unificación monetaria, y con la compra de diferentes lotes de materia prima se ha ido incrementando el gasto, pues ya se debe adquirir en MLC.

El diario oficialista solo se atreve a concluir que “hay que recordar que el dinero empleado para la compra de las maquinarias y su puesta en funcionamiento, aunque lo maneje Gardis le pertenece al pueblo y, por tanto, su uso debe ser lo más inteligente y cuidadoso posible”.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

4 Comments

4 Comments

  1. reiner

    23 octubre, 2021 at 12:06 am

    la misma mierda de siempre de un sistema que esta acabando con un pueblo por culpa de una mafia que dice que ellos hicieron la revolución mas justa del mundo y que son los únicos dueños de la verdad y ademas si expones tu manera de pensar lo menos que te hacen es darte palos a través de sus grupos paramilitares para reeducarte y que entres por el carrillo quieren orejitas descarrriadas

  2. SILVINO SEBASTIAN

    6 octubre, 2021 at 10:34 am

    HAY TIENEN QUE VER LOS CUBANOS O EXTRANJEROS QUE VAYAN A INVERTIR EN CUBA, AL FINAL ESA CASTA DE DELICUENTE LO QUE HACEN ES ROBAR AL INVERSIONISTA Y LE QUITAN LAS COSAS. NO INVIERTAN NI UN CENTAVO EN CUBA, NO SEAN ANORMALKES, MIRA LO QUE LE PASO AL SIRIO, NINGUNA DEUDA DE GRATITUD SI ESE GOBIERNO NO TIENE DEUDA DE GRATITUD CON NADIR NUNCA

  3. Andre's Costa

    3 octubre, 2021 at 6:56 pm

    Así pasen estos contratiempos yo Se q’ Cuba un dia saldrá adelante.
    Mis mejores deseos a todos en la isla. Ohhh… y lo q’ el mundo no puede hacer como lo hace Cuba, es esa linda Música. Una con otra..!

  4. elaine menocal

    3 octubre, 2021 at 2:49 pm

    Y ahora de seguro le echan la cupa al bloque como siempre. Esos empresarios que quieren hacer negocios con Cuba ojo siempre seran estafados pues a ellos no les importa el pueblo y sus carencias.e

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top